X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

El coste de destopar la cotización: 470 euros al año para los sueldos de 55.000

Empresarios y empleados ingresarían 4.500 millones más a la Seguridad Social Más de 3,4 millones de trabajadores cobrarían menos

De izquierda a derecha: Unai Sordo (CC OO), Pepe Álvarez (UGT), Pedro Sánchez, presidente del Gobierno; Magdalena Valerio, ministra de Trabajo; Juan Rosell (CEOE) y Antonio Garamendi (Cepyme).

La eliminación del tope máximo de las cotizaciones sociales supondría incrementar aproximadamente un 25% los costes laborales de los trabajadores que ahora ganan más de 45.000 euros anuales, que es el nivel salarial en el que está fijado hoy la base máxima de cotización (3.751 euros al mes).

Esta medida es una de las que quiere adoptar el Gobierno socialista para aumentar los ingresos de la Seguridad Social y supondría que los tipos de cotización por contingencias comunes (del 28,30%) que pagan empresarios y trabajadores se aplicarían también a la parte del salario que superase los 45.000 euros anuales, ahora exento de cotización.

La mayoría de este sobrecoste la pagarían los propios empresarios, ya que este tipo de cotización se reparte entre el 23,6% del salario del trabajador que el empresario ingresa en la Seguridad Social cada mes y el 4,70% de ese mismo salario que se detrae al trabajador, también para financiar el sistema de pensiones.

Según esto, los casi 4.500 millones de recaudación adicional para el sistema de pensiones que supondría eliminar los topes de las bases máximas de cotización correrían, en su mayoría, a cargo de los empresarios que abonarían a la Seguridad Social unos 3.735 millones de euros, mientras que los 765 millones restantes los pagarían los trabajadores.

Este incremento de los costes empresariales ha llevado a los líderes de las patronales CEOE y Cepyme a rechazar tajantemente la medida. Además sugirieron que tendría consecuencias, como mínimo en el alza salarial de estos trabajadores, ya que dañaría la productividad y la competitividad a la que se han comprometido a ligar una parte del alza retributiva en el pacto alcanzado el lunes con los sindicatos. Es más, fuentes empresariales apuntan que el aumento de costes podría también propiciar ajustes de empleo.

Para conocer a cuántos trabajadores afectaría esta medida y cual sería su rebaja salarial, así como cuánto costaría a los empresarios, se puede utilizar la Encuesta anual de estructura salarial, del Instituto Nacional de Estadística (INE) y cuyos últimos resultados completos corresponden a 2016. Según esta muestra habría más de 3,4 millones de trabajadores que cobran más de 45.000 euros brutos anuales, lo que equivale a alrededor del 19% de los ocupados de aquel ejercicio. Estos datos podrían variar en el presente pero no de forma significativa, según los expertos.

Así, con los datos de esta encuesta del INE, estos son algunos ejemplos del impacto de quitar el tope máximo de las cotizaciones sociales:

  • Si apenas se superan los 45.000 euros al año. Los trabajadores que cobran unos 46.000 euros anuales –cerca de 1.000 euros más que la barrera que ahora marca dejar de cotizar por una parte del salario– serían lógicamente los que menos lo notarían. Verían su salario reducido en alrededor de cuatro euros mensuales (47 euros menos al año). Mientras que el empresario que los emplea pasaría a pagar unos 230 euros más al año en cotizaciones por ellos (casi 20 euros más al mes).
  • De 55.000 a 65.000 euros. Los más de 700.000 trabajadores que reciben un salario anual bruto en el entorno de los 55.000 euros, cobrarían unos 39 euros menos al mes (470 euros menos al año). Los empleadores de este colectivo pagarían 2.360 euros al año más por las cuotas de estos trabajadores, rozando los 200 euros más al mes. El recorte salarial se elvaría a los 78 euros al mes menos o unos 940 euros anuales menos en el caso de los trabajadores con sueldos de unos 65.000 euros al año. Y los empresarios de este grupo, formado por casi medio millón de t rabajadores, tendrían que pagar a la Seguridad Social 4.720 euros más al año.
  • De 73.400 a 100.000 euros. En la franja de 73.400 euros (de 7 a 8 veces el Salario Mínimo en 2016, según el INE) o más, hay más de 600.000 trabajadores. La merma salarial mínima que experimentarían estos ocupados sería de unos 1.330 euros anuales o 111 euros menos al mes. Mientras que su empleador tendría que pagar 6.700 euros más por cada trabajador al año (o 558 euros más al mes).
  • Más de 150.000. El impacto para los trabajadores de mayor cualificación y nivel profesional será el mayor. Aquellos con ganancias superiores a 150.000 euros anuales verían mermado su sueldo mensual en unos 400 euros (o casi 5.000 euros menos a año). Los empresarios que emplean a este colectivo, deberían pagar 24.800 euros anuales más a la Seguridad Social.

Archivado en:

Outbrain