X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Repsol se convierte en operadora eléctrica: compra activos de Viesgo por 750 millones

Las centrales de carbón quedan excluidas del acuerdo Adquiere 700 MW en hidroeléctricas y dos de ciclo combinado

De izquierda a derecha, el director ejecutivo de Macquarie Infrastructure and Real Assets, Juan Caño; el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz; el presidente y consejero delegado de Viesgo, Miguel Antoñanzas; la directora general de Downstream de Repsol, Maria Victoria Zingoni y el vicepresidente ejecutivo de Wren House Infrastructure, Piotr Sochocki.

Repsol ya no es solo una petrolera. Es también una eléctrica. La petrolera española ha cerrado la compra de parte del negocio de Viesgo en generación de electricidad y de distribución de gas y electricidad. Desembolsará 750 millones al fondo norteamericano Macquarie y a una subsidiaria del soberano de Kuwait (KIA), Wren House Infraestructure, según ha informado este miércoles a la CNMV. Las dos centrales de carbón de Viesgo quedan excluidas del acuerdo.

Gracias a este acuerdo, Repsol adquirirá 2.350 megavatios de capacidad de generación de electricidad. De ellos, 700 corresponden con tres centrales hidroeléctricas situadas en el norte de España. Y otros 1.650 MW a dos centrales de ciclo combinado de gas, las de Algeciras (Cádiz) y de Escatrón (Zaragoza). Todo ello se suma a los 600 MW de capacidad que le brindan a Repsol sus actuales plantas de cogeneración para alcanzar una capacidad total de generación de energía de 2.950 MW.

El consorcio formado por Macquaire y KIA mantendrá la propiedad del negocio regulado de Viesgo. En concreto, la red de distribución de electricidad, de 31.150 kilómetros. Además de las citadas centrales de carbón, retendrá 23 parques eólicos y 25 MW en pequeñas plantas hidroeléctricas.

Esto supone que Repsol irrumpa en el mercado minorista de distribución de gas y electricidad en España. Copará un 2% de la cuota de este mercado, lo que se traduce en la incorporación de 750.000 nuevos clientes.

La compañía pilotada por Josu Jon Imaz prevé que la compra se complete en el cuarto trimestre del año, siempre y cuando obtenga el visto bueno de los reguladores pertinentes. Y espera que tenga efectos económicos a partir del 1 de enero de 2018.

La adquisición de estos activos de Viesgo supone un primer paso en el cumplimiento de los objetivos fijados el mes pasado en la actualización del plan estratégico de la compañía. Entonces la petrolera estableció su intención de contar en 2025 con al menos el 5% de la cuota del mercado minorista de gas y electricidad en España, 2,5 millones de clientes y unos 4,5 gigavatios en capacidad de generación.

El objetivo de Repsol está en rotar a activos de menor huella de carbono y en pos de la transición energética. En el plan estratégico, estableció inversiones por 2.500 millones en este ámbito. Utilizará para ello los 3.800 millones que se obtuvo tras la venta del 20% que controlaba en Gas Natural a un consorcio formado por CVC y Corporación Financiera Alba. En esta operación se embolsó 900 millones en plusvalías.

Viegso, por su lado, sufre el enésimo cambio de manos de su historia. En los años 90 recaló en Endesa y después, derivada de la guerra de opas por la eléctrica española, recaló primero en la alemana Enel en 2002 y en la italiana Eon en 2008. Esta fue la que la vendió en 2015 al consorcio de fondos que hasta ahora son sus propietarios.

Los orígenes de Viesgo se hunden a principios de siglo. Nace en 1906 como Eléctrica de Viesgo, asociada a este municipio cántabro y a la línea eléctrica de 25 kilómetros que la une con Santander. Según sus cuentas de 2017 depositadas en Insight View, registró ventas por 980 millones y pérdidas por 84,5 millones, sumando también el negocio de carbón, que queda fuera de esta operación. 

Archivado en:

Outbrain