X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Gas Natural cambia su nombre por Naturgy

Adopta una marca más internacional sin el sesgo del gas La simplicidad marcará también el plan que presenta este jueves en Londres

Nueva imagen de Gas Natural Fenosa, ahora Naturgy

La junta general de accionistas Gas Natural Fenosa aprobó este miércoles el cambio del objeto y la denominación social de la compañía, tal como figuraba en el orden del día publicado hace un mes. La marca de sociedad, que trasladó su sede de Barcelona a Madrid el otoño pasado, ha sido bautizada como Naturgy Energy Group.

Según su presidente, Francisco Reynés, el nuevo nombre responde a la necesidad de “adaptarse a un nuevo entorno, a un nuevo mundo”. Una imagen “más sencilla y entendible”, que aspira a recoger la internacionalización de la compañía y que se reconozca que es una energética más allá del gas.

Tanto al cliente de gas como de electricidad recibe sus facturas de Gas Natural Fenosa y a partir de ahora las recibirá con el membrete de Naturgy. No obstante, queda por ver si las principales filiales cambian su nombre o mantienen el actual (la distribuidora eléctrica es aún Unión Fenosa).

Según indicó en una nota de prensa, la nueva marca “está enfocada a la innovación, digitalización, simplicidad y globalidad de la nueva etapa”. Será la marca internacional en los 40 países en que la compañía está presente.

La compañía nació hace 175 años en Barcelona como Sociedad Catalana para el Alumbrado, con seis millones de reales de capital y 9.000 puntos de alumbrado en la ciudad. Tras muchas fusiones, la última con la eléctrica Unión Fenosa en 2007, hoy tiene 22.000 millones de capitalización; 47.000 millones en activos y 18 millones de clientes en todo el mundo.

Francisco Reynes, se enfrentó este miércoles su primera junta general como máximo ejecutivo de la compañía en la que relevó en la presidencia el pasado febrero a Isidro Fainé y en las funciones ejecutivas al hasta entonces consejero delegado, Rafael Villaseca. Para Gas Natural, se trataba, asimismo, de su primera asamblea en Madrid, tras el traslado de la sede desde Barcelona a raíz del referéndum independentista.

En una rueda de prensa previa a la asamblea, Reynés avanzó que el beneficio neto no recurrente de la compañía hasta mayo asciende a 481 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 34%. En el caso del Ebitda no recurrente, el crecimiento ha sido del 11%, hasta 1.823 millones de euros. Dado que no es habitual ofrecer datos de cinco meses, Reynés quiso dejar claro que no es por “pretenciosidad” y no quiso adjudicarse esos resultados. ”Lo hacemos por transparencia ante el accionista”, subrayó.

Una vez aprobada por la junta la renovación del consejo de administración (que se reduce de 17 a 13), el máximo órgano de gobierno acordó el nuevo plan estratégico a cinco años que se presenta este jueves en Londres. A su llegada, Reynés se encontró con las líneas maestras de un plan elaborado por el equipo anterior para cinco años. El nuevo presidente le ha dado la vuelta y se ha marcado un plazo más ambicioso.

Respecto a la nueva estrategia, el presidente de la nueva Naturgy, solo apuntó los grandes ejes: una simplificación de la gestión, para lo que ha dado los primeros pasos con el organigrama aprobado hace varias semanas y ha avanzado una reducción del número de sociedades del grupo (actualmente, 200); se centrará en la creación de valor, en negocios y países que se traduzcan en rentabilidad; eficiencia en las inversiones y desinversiones y los costes de operación con una estructura sencilla, con plena autonomía de cada negocio, a cambio de exigir responsabilidad a sus directivo. Además, el plan aspira a la disciplina financiera y a un crecimiento orgánico, aunque no se descartan compras pero “sin emborracharnos con objetivos de valor”.

Reynés no ha querido opinar sobre el nuevo equipo de Gobierno de Pedro Sánchez (“nunca hablo de política”, subrayó), pese a que buena parte del negocio de la compañía es regulado. Una actividad a la que apenas hizo referencia (solo a las redes o infraestructuras”, pero no a los mercados de gas y luz. Preguntado por el futuro de las plantas de carbón de la compañía, el presidente señaló que solo se invertirá en ellas si resultan rentables. Precisamente, Gas Natural anunció este miércoles la venta de la mina de carbón que poseía en Sudáfrica y la central de fuel de Kenia, por un total de 77 millones de euros.

Gas Natural repartirá 1.000 millones de dividendos (1 euros por acción), el complementario la próxima semana. El accionista ha visto un 13% de rentabilidad en lo que va de año, recordó Reynés.

 

Archivado en:

Outbrain