X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Trump da a Harley-Davidson una excusa para salir a la carretera

Su decisión de sacar fabricación de EE UU es una reprimenda simbólica pero pragmática a los miopes aranceles del presidente

Bandera de EE UU sobre una Harley-Davidson, en una concentración en Hamburgo.

Harley-Davidson ha lanzado una llave de acero inoxidable sobre los engranajes de los aranceles de Donald Trump. Las consecuencias del equivocado nacionalismo económico del presidente de EE UU han llevado al icono estadounidense de las motos a trasladar al extranjero la producción estadounidense de sus motos con destino a la UE. Es una respuesta racional a una política estúpida, y es útil para los intereses a largo plazo de Harley.

El año pasado, la compañía de Wisconsin vendió casi 40.000 motos en Europa. Es su mayor mercado extranjero y las ventas en la región de Europa, Oriente Próximo y África aumentaron casi un 7% en los primeros tres meses de año. Y todas se fabrican en las cuatro plantas de la empresa en EE UU. El crecimiento en el extranjero es necesario para compensar las ventas nacionales, que cayeron en picado más del 12% en el primer trimestre después de una desaceleración del 8,5% en 2017.

La ironía es que las guerras comerciales de Trump están poniendo en riesgo algunos de los empleos locales de Harley. Los aranceles en represalia de la UE, que entraron en vigor el viernes pasado, incrementarán en 2.200 dólares los costes de cada moto enviada a Europa, calcula la compañía, que ha decidido absorber los 100 millones de costes anuales, en lugar de cobrárselos a los clientes, durante los 18 meses que necesita para trasladar el 16% –o más– de su producción a Brasil, India o Tailandia.

El objetivo declarado de Trump es alentar a las empresas para que creen más empleos en EE UU. Pocas compañías están tan entrelazadas con la cultura estadounidense como Harley. Su decisión es una reprimenda simbólica, si bien pragmática, a la miope política comercial del presidente.

Ciertamente, a los inversores no les ha entusiasmado. La acción cayó casi un 7% el lunes. Eso indica que prevén una caída de unos 45 millones de dólares en ganancias en 2019, según las estimaciones de los analistas. Pero será más barato fabricar motos en el extranjero. Con el tiempo, eso debería superar el sufrimiento a corto plazo. Es posible que Trump le haya dado involuntariamente a Harley la excusa necesaria para salir a la carretera.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Archivado en:

Outbrain