X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

El Tesoro coloca 7.000 millones de un bono sindicado a 10 años

Recibe demanda por más de 24.000 millones de euros y marca distancias respecto a Italia en la primera emisión sindicada del Gobierno de Sánchez Compite además con éxito con otra colocación sindicada de Francia de bonos verdes

El Tesoro quiso dejar claro que España no es Italia. Con las tensiones del Gobierno italiano contenidas y el fin del rescate a Grecia la semana pasada, España aprovechó el respiro que los inversores están dando al mercado de deuda para captar financiación y sacar el máximo partido a los bajos tipos de interés. La fórmula escogida para ello fue una emisión sindicada a 10 años, la tercera de este tipo en lo que va de 2018 y la primera en la era Pedro Sánchez.

El Tesoro colocó ayer 7.000 millones a un tipo de interés de 55 puntos básicos sobre midswap (el tipo de interés a ese plazo libre de riesgo), lo que implica una rentabilidad del 1,457%. El cupón alcanza el 1,4%, el mismo que en la emisión del 23 de enero. En la apertura de libros la demanda comenzó en 11.500 millones, cantidad que fue aumentando a medida que trascurrían las horas, para cerrarse finalmente en los 24.160 millones, lo que permitió rebajar en dos puntos básicos el precio inicial. Aunque este importen evidencia el apetito que los inversores tienen por el papel español, se sitúa por debajo del récord de 43.000 millones registrados en la colocación sindicada a 10 años de comienzos del ejercicio. Fuentes de mercado quieren dejar claro que la menor demanda no obedece a la incertidumbre política. “La situación política en España es un factor en el resultado de las emisiones del Tesoro, pero pesan mucho más los fundamentales macroeconómicos” subrayan.

La colocación se adjudicó entre 290 cuentas. El interés de los no residentes quedó reflejado en la adjudicación. El 81,2% del total fue a parar a manos de inversores extranjeros. Por nacionalidades el 29,3% de la emisión recayó en inversores de Reino Unido e Irlanda. Le singuen los alemanes, austriacos y suizos, con el 15,9% mientras Francia e Italia aglutinan el 12,2% y los países nórdicos, el 7,1%.

Significativo es el interés que despertó la emisión entre inversores asiáticos, que se adjudicaron el 6,9% del total, marcando cota más alta en términos absolutos desde enero de 2012. Aunque no se desglosan por países esto coincide con el atractivo que despierta en los últimos meses la deuda española entre inversores japoneses.

Desde la mejora de la calificación por parte de las agencias de calificación y, especialmente desde que S&P elevara el rating a A-, los inversores nipones han ido elevando su peso en deuda de España. Según datos del Banco de Japón en abril las compras de bonos españoles revalidaron los niveles de marzo con el registro de un nuevo récord: los inversores japoneses adquirieron deuda española por importe de 2.700 millones de euros.

En lo que a tipología de inversores respecta la mayor participación corrió a cargo de gestoras de fondos (37,2%) superando a los bancos (30,1%), las aseguradoras y fondos de pensiones (11,6%), los bancos centrales e instituciones oficiales (10,4%) y los fondos apalancados (6%).

La emisión del Tesoro español compitió con éxito con la colocación sindicada que también ha realizado el Tesoro francés. Francia vendió 4.000 millones en un bono verde a 21 años, tras recibir una demanda de 13.750 millones de euros. El tipo de interés fue de midswap menos 8,1 puntos básicos. “Ha sido un día en el que el mercado de deuda de la Eurozona ha mostrado su enorme flexibilidad y profundidad. La sindicación española ha ocurrido el mismo día que una sindicación francesa y una subasta italiana; y las tres emisiones se han resuelto sin sobresaltos”, señalan fuentes del mercado.

Barclays, BNP Paribas, BBVA, HSBC, JP Morgan y Santander acturaron como directores de la emisión para llevar a buen puerto la operación.

El 23 de enero el Tesoro colocó 10.000 millones de euros en una emisión sindicada a 10 años en la que la demanda se superó los 43.000 millones, récord hasta la fecha. Días después, y aprovechando la mejora de la calificación por parte de Ficth (la primera de las tres agencias que elevó la nota de España a A-), el 20 de febrero el Tesoro colocó 6.000 millones en deuda a 30 años.

Las emisiones sindicadas son una estrategia a la que ha recurrido el Tesoro en los últimos años para los plazos de 10 años o más. Esto ha permitido alargar la vida de media de la deuda en circulación hasta los 7,51 año a cierre de mayo, lo que ayuda a aumentar la resistencia del Tesoro y reducir el riesgo ante una subida de tipos. Con los 7.000 millones captados este martes, el Tesoro ha cumplido el 62,2% de su objetivo de emisión a medio y largo plazo para el año (131.310 millones de euros).

Archivado en:

Outbrain