X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

El supergrupo de colocadores de la OPV de Xiaomi eleva el ruido

Los inversores pueden echar de menos voces independientes, ya que muy pocos analistas quedan fuera

Lei Jun, fundador, presidente y CEO de Xiaomi.

El supergrupo de colocadores de Xiaomi podría hacer más difícil distinguir la señal del ruido. El fabricante chino de teléfonos eligió 23 bancos para una OPV en Hong Kong que podría recaudar más de 6.000 millones de dólares. Tener tantos colocadores ha hecho tropezar las salidas anteriores y no es útil para un debut que ya ha rebajado su exuberancia.

Las compañías de la China continental suelen contratar ejércitos para vender acciones. La Caja Postal de Ahorros de China estableció un récord hace dos años con 26 colocadores para una OPV de 7.600 millones de dólares. A los emisores les gusta tener más nombres por el mismo precio, pero eso plantea problemas.

Los inversores pueden echar de menos voces independientes, ya que esto deja muy pocos analistas fuera. A los principales equipos de renta variable puede molestarles compartir comisiones y crédito. En el peor de los casos, los bancos pueden sentirse presionados para decir a las compañías lo que quieren oír, no lo que realmente piensa el mercado, especialmente si se condena al ostracismo la alternativa. WH Group, el productor chino de carne de cerdo, fracasó estrepitosamente en su intento de OPV en 2014, flanqueado por 29 entidades, antes de volver al mercado con solo 2.

Los bancos dicen que son conscientes de los riesgos. Esto significa una jerarquía estricta, con asesores principales que controlan estrictamente el proceso. Y aquí está claro que Goldman Sachs, Morgan Stanley y CLSA están al mando. Pero están en juego unos honorarios de 76 millones de dólares. Y en Hong Kong, las compañías mantienen la discreción sobre cómo reparten el botín. Esto puede tentar a los bancos a exagerar la demanda percibida.

Xiaomi ya es una propuesta compleja de por sí. Además, el rango de valoración, entre 55.000 y 70.000 millones, está por debajo de las estimaciones oficiosas previas. Aunque los inversores institucionales han colocado órdenes para todas las acciones que les fueron asignadas en la OPV de Hong Kong, algunas se encontraban en la parte inferior del rango de precios. Xiaomi y su trío bancario principal deben asegurarse de que oyen alto y claro al mercado.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

Archivado en:

Outbrain