X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Gestamp sube la apuesta por '4.0' y por el aumento de la red industrial

Más inversión en tecnología y nuevas fábricas por el aumento de la demanda de coches Proyecto de mejoras en estampación en caliente, que aporta el 25 % de las ventas

Francisco Riberas, presidente de Gestamp.

La multinacional Gestamp, con sede en Abadiño (Bizkaia) y más de 2.200 trabajadores en Euskadi, está desarrollando una estrategia para adelantarse a los cambios que revolucionarán la industria del automóvil.

Su presidente, Francisco Riberas, tiene claro que las marcas de las cuatro ruedas aumentarán la externalización a los proveedores de componentes de automoción, que en la actualidad ya aportan más del 70 % de total de piezas de los coches.

Los grandes constructores de vehículos están concentrando la mayor parte de sus inversiones en las nuevas tendencias del sector. Desde el coche autónomo hasta el eléctrico, y todos con una mayor conectividad a bordo. Y luego hay que financiar el lanzamiento comercial de los modelos.

La dedicación de tantos recursos a esos ámbitos beneficiará por tanto a los suministradores de las marcas, de acuerdo con el planteamiento de Riberas. Ante este escenario, Gestamp aplica dos estrategias en paralelo.

Por un lado, sigue aumentando su capacidad fabril y por otro intensifica sus avances en relación con la Industria 4.0, para presentar la mejor oferta tecnológica a sus clientes, las marcas que concentran el 80 % de la producción mundial de vehículos. Los componentes que salen de las fábricas de Gestamp equipan más de 900 modelos distintos de coches.

En el primero de esos casos, el mapamundi industrial de Gestamp crece cada año. Con 106 plantas en activo en 21 países, incluyendo la que gestiona en Beijing (China) con su socio en ese país Bhap, tiene otras siete en construcción.

Esta red internacional está atendida por más de 41.000 trabajadores. Con esa base fabril podrá dar respuesta al previsto aumento de producción de automóviles en el planeta. En 2017, de las líneas de ensamblaje en todo el mundo salieron 95,1 millones de unidades. Para 2021 serán más de 104 millones de coches. Las nuevas clases medias en las sociedades de los países emergentes tendrán mucho que ver con esa evolución.

Esta semana, Gestamp presentó su estrategia en Industria 4.0 en una jornada en su centro de Abrera (Barcelona). Entre un centenar de instalaciones, el grupo eligió esta porque representa su doble estrategia. Abrera está a pocos metros de la fábrica de automóviles de Seat en Martorell, a la que suministra diversos componentes desde dos décadas.

Además, Abrera cuenta con un complejo tecnológico donde investiga las piezas que equiparán los coches del futuro. Tienen que ser más ligeras, para reducir el consumo de combustible y las emisiones al medioambiente, pero sin dejar de garantizar la seguridad de las personas a bordo.

Y tiene una sala de realidad virtual, donde sus ingenieros, equipados con gafas con visión en 3 D, comprueban los efectos de un choque en un vehículo. La recreación permite "introducirse" entre piezas retorcidas y aplastadas para comprobar las que ofrecen más resistencia y las que necesitan reforzar su estructura para absorber mejor el impacto.

Gestamp se toma muy en serio el ámbito de I + D + i. Tiene trece laboratorios de investigación y ensayos donde operan 1.500 ingenieros. Uno de ellos está ubicado en el complejo tecnológico del automóvil AIC en Amorebieta (Bizkaia), donde la corporación de la familia Riberas cuenta además con un centro de formación por el que pasan cada año un centenar de empleados de casi todas las fábricas repartidas por el mundo.

René González, responsable de la división de Industria 4.0 de Gestamp, expuso en el evento de Abrera los planes digitales del grupo, que tiene una docena de proyectos en marcha este año, siete de los cuales se materializarán a lo largo de 2018.

Los procesos industriales de las plantas de Gestamp registran casi trece billones de datos al día y el grupo gestiona esta información en la nube y con tecnología big data, buscando siempre una estandarización de las operaciones. Para lograr estos avances, la corporación ha incorporado socios tecnológicos como Siemens, con el que desarrolla un plan de eficiencia energética con el objetivo de consolidar un ahorro de 240 GWh en 2020 sobre la factura de la luz de 2015, que fue cuando comenzaron estas iniciativas. Tecnalia también colabora en otras investigaciones de Gestamp.

Laura Viñolas, directora técnica de Industria 4.0 de la corporación, comentó en Abrera los proyectos relacionados con la división de estampación en caliente, una tecnología de Gestamp en la que es uno de los líderes mundiales y que permite fabricar piezas de menor peso. Los laboratorios de la filial vasca Loire, con instalaciones en Hernani e Irura (Gipuzkoa), son los más avanzados en este ámbito.

Viñolas señaló que el grupo cuenta con 80 líneas de estampación en caliente en diferentes países. Para finales de 2018, medio centenar de ellas estarán conectadas a una plataforma informática común que mejorará sus prestaciones, en base a una mayor monitorización en tiempo real que previene los fallos de los procesos. Así, 30 fábricas de Gestamp en 13 países funcionarán en red.

Las líneas de estampación en caliente son equipos muy grandes, con una longitud de 65 metros y una altitud máxima de 15 metros, y estas tecnologías facilitan su gestión. En esta tecnología se está produciendo la citada externalización de las marcas automovilísticas.

Gestamp construye actualmente una planta en Eslovaquia para suministrar a la fábrica de Jaguar y Rover en ese país, que no contará con líneas de estampación en caliente. Y el mes próximo, las prensas producidas en Loire entrarán en actividad en la primera factoría de Gestamp en Japón, en la localidad de Matsuraka. Las marcas niponas concentran una cuarta parte de la producción mundial de vehículos y el grupo que preside Francisco Riberas ha conseguido implantarse en el mercado nipón a través de Mitusi, accionista al 12,525 % de Gestamp. Son pasos para ganar presencia de cara a esa mayor externalización.

En el ámbito de los chasis, las marcas contrataban en 2015 a sus proveedores hasta el 43 % de estas estructuras. Ese porcentaje será del 63 % en 2025, según los cálculos de Riberas, lo que supone un nuevo negocio valorado en 20.000 millones para los próximos siete años. Gestamp, que en 2017 facturó 8.200 millones, quiere captar la mayor parte de esta tarta.

Archivado en:

Y además:

Outbrain