IAG y Ryanair prevén un "verano negro" de cancelaciones y retrasos por culpa de Francia

Las aerolíneas presionan a Sánchez y Macron para zanjar las huelgas de controladores áereos

Las compañías piden que Bruselas imponga un control supranacional a los vuelos en tránsito

aerolineas

Verano negro en España para la aviación comercial, con graves repercusiones para el sector turístico, como consecuencia de la cascada de huelgas de controladores aéreos en Francia. Ese es el pronóstico de Airlines for Europe (A4E), una asociación de aerolíneas europeas que este miércoles ha reclamado en Bruselas una intervención de la Comisión Europea y de los Gobiernos de Francia y España, entre otros, para evitar que las reivindicaciones laborales de un gremio francés dañen a todo el continente.

Las compañías, representadas por AIG y Ryanair, han redoblado la presión sobre el gobierno de Emmanuel Macron para que "resuelva este asunto antes de la temporada alta de verano". Y creen que el Gobierno de Pedro Sánchez debe intervenir para evitar el "daño desproporcionado" que las huelgas francesas están causando en la economía española

"Durante este ejercicio de 2018, el sector va a perder todo un mes de actividad como consecuencia de las huelgas de los controladores", ha lamentado en rueda de prensa Willie Walsh, consejero delegado de IAG, unas de las compañías de A4E.

Walsh ha recordado que los controladores de Marsella llevan ya 10 fines de semana consecutivos en huelga. Y que España, en particular Barcelona, es la zona más afectada por una huelga que no tiene nada que ver con el mercado laboral español.

"Estas huellas están destruyendo el tráfico aéreo europeo e impactan en particular en la economía y el turismo de España", advierte Walsh, quien ha recordado que el turismo supone el 11% del PIB español y el 13% del empleo.

Huelgas acumuladas

Desde el año 2005 ha habido unas 357 huelgas de controladores aéreos en Europa de las cuales 254 huelga se situaron en Francia, según los datos que maneja la alianza A4E.

Entre 2010 y 2017 estas huelgas causaron un daño a la economía europea de 13.400 millones de euros según la consultora PwC.

La alianza A4E propone que sea obligatoria una notificación individual de huelga con 72 horas de antelación como mínimo.

Las aerolíneas preparan ya una queja formal contra Francia ante la Comisión Europea, como imprescindible paso previo para llevar el conflicto hasta el Tribunal de Justicia europeo. El sector asegura que la jurisprudencia comunitaria avala la imposición de ciertas condiciones cuando el ejercicio del derecho de huelga afecta a otro derecho tan fundamental de la UE como es la libertad de movimiento.

El sector también sugiere a Bruselas la posibilidad de desarrollar fórmulas alternativas de control aéreo en caso de huelga, lo que permitiría que controladores aéreos de otro país gestionarán el paso de aparatos por el espacio aéreo siempre y cuando tuvieran origen y destino fuera de la zona afectada por la huelga.

"En 2018 se están batiendo todos los récords de huelga", se ha quejado en la misma rueda de prensa Michael O'Leary, consejero delegado de Ryanair. En lo que va de año, las aerolíneas integradas en A4E se han visto obligadas a cancelar unos 5.000 vuelos, con un impacto para 784.000 pasajeros. "Y el verano va a ser peor", coinciden Walsh y O'Leary, que hablan de que podría llegarse a más de de 1,5 millones de pasajeros potencialmente afectados.

O'Leary ha destacado el efecto dominó que causan las huelgas, en particular, cuando suceden en un espacio aéreo tan central como el de Francia. "El retraso de media hora en un vuelo provoca otro retraso de media hora en el siguiente vuelo del mismo aparato y así a lo largo del día. Y si el último vuelo es con destino a Alemania, donde casi todos los aeropuertos operan con restricciones nocturnas, no queda más remedio que cancelarlo y dejar a los pasajeros en tierra hasta el día siguiente o más", describe O'Leary. 

O'Leary ha señalado que el problema va más allá de Francia. Y ha acusado a los gestores del control aéreo en Alemania y Reino Unido de "no asignar el personal necesario para cubrir los turnos". El ejecutivo irlandés asegura que en esos dos países se esgrimen excusas como las condiciones climatológicas o  restriccione de capacidad para ocultar una falta de personal que obliga a las compañías a cancelar vuelos.

Normas