La CNMV exige por carta a la banca que revele ya su modelo de venta de fondos

El supervisor pide información sobre cómo se está implantando Mifid 2

La directiva aún no ha sido adaptada a la legislación española

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella.
El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella. EFE

La CNMV considera que la nueva norma sobre mercados y productos financieros, Mifid 2, está plenamente vigente, pese a que Economía todavía no haya adaptado la directiva a la legislación española. La fecha límite venció el pasado 3 de enero.

Sebastián Albella, el presidente del supervisor, anunció en el Congreso el pasado abril que se iba a realizar una “revisión temprana con una trasposición tardía” de la directiva. No era un brindis al sol. Desde comienzos de año, la CNMV ha realizado una oleada de solicitudes de información a todas las entidades financieras para conocer cómo están poniendo en marcha la nueva normativa, según fuentes del sector.

La norma, que está en proceso de aprobación parlamentaria, impone requisitos para los comercializadores de fondos. En esencia, solo podrán embolsarse los incentivos por la venta de estos productos (retrocesiones, en la jerga) si ofrecen asesoramiento o si ponen en su escaparate carteras de otras gestoras.

Los distribuidores se quedan con alrededor de seis de cada diez euros de comisión de gestión. El año pasado fueron 1.534 millones de euros de los 2.490 que ingresaron, según las últimas estadísticas del supervisor de los mercados.

El objetivo es conocer qué modelo está adoptando cada entidad. De momento, solo son solicitudes de información dentro de la actuación horizontal sobre aplicación de la nueva regulación prevista en el plan de actividades para 2018.

La intención es efectuar una revisión del nivel de adaptación de los bancos y de las empresas de servicios de inversión –sociedades y agencias de valores– a las nuevas obligaciones de información relativas a incentivos y costes de acuerdo a los contenidos de Mifid 2, como publicó CincoDías el pasado 6 de abril. En teoría, las comprobaciones de la aplicación efectiva de la nueva regulación comenzarán a partir del 1 de julio.

“La revisión se centrará en la información previa y a posteriori [si bien, esta será anual con carácter general] sobre incentivos y costes de las operaciones con instrumentos financieros”, aclara la CNMV.

En cualquier caso, el organismo abre la puerta a vigilar otras obligaciones, como la prohibición del cobro de incentivos vinculados al servicio de gestión de carteras y al asesoramiento independiente.
“El objetivo será obtener información sobre el nivel de la adaptación de las entidades [...] e identificar eventuales debilidades en una fase inicial”, sentencia.

Son ya varias las entidades que han lanzado herramientas o plataformas para adaptarse, en todo o en parte, a la nueva regulación Mifid 2, como BBVA, Santander y Sabadell, entre otras. El banco que preside Francisco González dispone desde mediados de abril de la plataforma BBVA Invest para que los clientes elijan los fondos que mejor se ajustan a su perfil. En la práctica, es un test de idoneidad, de acuerdo a la terminología regulatoria, que permite un asesoramiento no independiente. BBVA podrá así seguir cobrando de su gestora una parte mayoritaria de la comisión de gestión. Con esta herramienta pretende elevar el número de clientes con fondos de inversión. Ahora, BBVA Asset Management cuenta con cerca de 1,3 millones de partícipes.

BBVA dispone además de un supermercado de fondos con más de 10.000 carteras de unas 50 gestoras. Entre ellas, gigantes como BlackRock, Fidelity, Pioneer, JP Morgan o Pimco.
Santander lanzó oficialmente el pasado mayo su servicio SO:FIA (Santander Orienta: Finanzas, Inversión y Ahorro) que, en opinión del banco que preside Ana Botín, es la herramienta de inversión “con más funcionalidades y mejores tarifas del mercado”. Al igual que BBVA, los trámites se podrán iniciar en la oficina con el gestor y terminar la contratación desde casa.

Sabadell, por su parte, tiene en marcha desde enero su plataforma Sabadell Inversor. Su objetivo es dar asesoramiento a todos los clientes y para todos los productos. Sabadell realiza ya el 85% de las operaciones sobre productos como seguros de ahorro, planes de pensiones y fondos de inversión a través de la nueva plataforma. La entidad puede ingresar así la correspondiente comisión por comercialización.

“La CNMV cree que este producto no es adecuado para usted”

Advertencias. “Está a punto de adquirir un producto que no es sencillo y que puede ser difícil de entender. La CNMV considera, con carácter general, no adecuada, por su complejidad, su adquisición por inversores no profesionales”. Este es el mensaje que leerán los clientes que adquieran productos financieros especialmente complejos. La circular, aprobada el pasado marzo, entrará en vigor el próximo 27 de junio.

Productos. Los instrumentos financieros considerados especialmente complejos son la deuda convertible, la perpetua o la subordinada, los estructurados complejos en los que el importe a reembolsar sea inferior al 90% de la inversión inicial y con subyacentes que no se negocien en mercados en los que se difundan precios diariamente, los derivados que no cotizan (OTC, en la jerga) y los contratos por diferencias (CFD). También estaba previsto que las opciones binarias cayeran bajo su influencia, pero estas están prohibidas desde el pasado 2 de junio.

Normas