X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

El BCE inicia la retirada de estímulos y avisa de que podría subir tipos a partir del verano de 2019

Reducirá en septiembre las compras de deuda de 30.000 a 15.000 millones; acabarán a final de año Draghi descarta que la crisis italiana suponga una amenaza para el euro: "Ha sido un episodio local"

El BCE ha dado la sorpresa y ha definido cuál será la hoja de ruta para la retirada de estímulos. El consejo de Gobierno de la institución, que se reunió hoy en Riga y cuenta por primera vez con el español Luis de Guindos en la vicepresidencia, ha decidido anunciar que las compras de deuda finalizarán en el mes de diciembre. Se prolongan por tanto desde el mes de septiembre, fecha inicial para su término y a partir de la cual se reducirán desde los 30.000 millones de euros al mes a los 15.000 millones, hasta finalizar al término del año.

El BCE ha dado además una primera indicación sobre cuándo llegaría la subida de tipos. Ha señalado que seguirán en los niveles actuales al menos hasta el verano de 2019, o el tiempo que considere necesario para alcanzar los objetivos de inflación y estabilidad de precios. El alza de tipos de interés, en el 0% desde marzo de 2016, podría llegar por tanto a partir de septiembre del próximo año, si bien Mario Draghi ha evitado dar cualquier pisa del momento para esa primera subida. La institución ha reiterado además que continuará con la reinversión de los vencimientos de deuda por un tiempo prolongado una vez hayan finalizado las compras netas de deuda, sin que en la reunión de hoy se haya debatido sobre el futuro de las reinversiones, según ha explicado Draghi.

El BCE sorprendió al comenzar a poner fechas a su repliegue de estímulos, que en todo caso está en línea con lo que esperan los expertos. Pero en ningún caso lanzó el mensaje de acelerar la subida de tipos. De hecho, Mario Draghi recordó que la política monetaria va a seguir siendo acomodaticia, con los tipos al cero, la extensión de las compras de deuda a diciembre y la reinversión de los vencimientos.

El presidente del BCE ha explicado en rueda de prensa que la institución considera que se dan las condiciones para confiar en que la inflación se acerca al objetivo cercano al 2%, de manera sostenida y generalizada en la zona euro. En mayo registró el 1,9% interanual, con una subyacente del 1,3%. Draghi también reconoce que los últimos indicadores económicos son más débiles, después de que la zona euro alcanzara el pico de crecimiento tras la crisis el pasado año, y considera que aun así muestran una economía robusta, con ímpetu en las exportaciones. "Un crecimiento del 0,4% es aún un crecimiento elevado", ha señalado Draghi.

Aun así, el BCE ha reducido a la baja su estimación de alza del PIB en 2018 respecto a sus previsiones de marzo y ahora espera el 2,1% este año (frente al 2,4% de hace tres meses), el 1,9% en 2019, que permanece sin cambios, y el 1,7% en 2020. Las estimaciones de inflación se han revisado al alza respecto a marzo, con una previsión del 1,7% para este año y 2019 (frente al 1,4% de marzo para ambos años) y también para 2020. Tales estimaciones no incluyen el efecto de los aranceles anunciados por EE UU a los productos europeos, que Draghi cree tendrán un efecto limitado por lo conocido hasta ahora.

Draghi ha explicado que las decisiones tomadas hoy han sido por unanimidad y que hay plena sintonía en el BCE en que hay que seguir siendo "pacientes, prudentes y persistentes" hasta lograr la convergencia en la estabilidad de precios en la zona euro, que debe ser sostenible y no un fenómeno puntual.

Al BCE no le ha temblado el pulso a la hora de anunciar cómo será el repliegue de los estímulos monetarios, a pesar de los recientes acontecimientos que invitaban a pensar en un aplazamiento a la reunión de julio. Draghi ha reconocido que las incertidumbre son evidentes pero ha insistido en que la situación de fondo de la economía de la zona euro no ha cambiado. De hecho, el BCE ha afrontado su reunión de hoy bajo la resaca de la reciente crisis política en Italia, que hizo por momentos temer por el compromiso de la tercera mayor economía de la zona euro con la divisa comunitaria, y con la inquietud por la tensión comercial y la amenaza proteccionista de EE UU y los indicadores que muestran un crecimiento económico en la zona euro más débil. 

Con su decisión, Draghi manda además un mensaje a Italia, que se encontrará a un BCE en retirada en caso de que la política del nuevo gobierno y una posible indisciplina fiscal ante las exigencias de Bruselas puedan volver a tensar su coste de financiación como se vio en jornadas pasadas. 

Italia, un episodio local

El presidente del BCE ha querido marcar las distancias de los sucedido a finales de mayo en Italia, cuando la incertidumbre política provocó un fuerte repunte de su prima de riesgo, y la crisis del euro de 2012. Para Draghi, lo sucedido ha sido "un episodio local" que no ha tenido contagio al resto de la zona euro ni ha puesto en peligro a la divisa. En 2012, el problema era generalizado para un grupo de países y no existían los mecanismos de prevención y rescate del momento actual.

El presidente del BCE ha querido además negar cualquier sospecha de haber castigado a Italia en mayo con menores compras de deuda. Adquirió en ese mes 3.600 millones de euros, más que los 3.400 millones de marzo, la misma cantidad que en enero.

Draghi ha aprovechado además para lanzar un claro mensaje en defensa del euro. Ha señalado que la divisa europea es hoy día "irreversible, fuerte, cuenta con el apoyo de la población", además de que "sus beneficios están fuera de toda discusión". Para Draghi, cuestionar la idea de la irreversibilidad del euro "solo causa daños". 

Los expertos esperaban hoy una pista sobre el final de las compras de deuda aunque no su anuncio oficial definitivo. La previsión más extendida es que las compras de deuda se prolongarían a diciembre, reduciéndose de forma gradual desde septiembre, con el fin de poder subir los tipos de interés en la segunda mitad de 2019, en línea con lo que ha anunciado hoy el BCE. Draghi ha matizado en todo caso que no se ha debatido hoy cuándo llegaría la subida de tipos. La única referencia es pasado el verano de 2019.



Nuño Rodrigo

Acaba la rueda de prensa. Muchas gracias

Gema Escribano

Tensión comercial

"Las proyecciones macroeconómicas no contienen los efectos de las medidas comerciales que aún no se han implementado. Las consecuencias continúan siendo limitadas de monento", afirma Draghi.

Nuño Rodrigo

Las nuevas previsiones oficiales del BCE:

https://t.co/GpHFx89ltL

Gema Escribano

Exceso de liquidez

Draghi afirma que "debemos ser conscientes del exceso de liquidez" que sigue existiendo en el mercado antes de hablar de la reinversión de vencimientos.

Gema Escribano

En respuesta a las preguntas de los periodistas sobre el momento exacto en el que se producirá la subdia de tipos (si a la vuelta del verano o en verano de 2019), Draghi ha afirmado que el objetivo de la institución es establecer un horizonte temporal, pero no preciso.

Gema Escribano

Guindos pide igualdad para regular la insolvencia bancaria

En referencia a la situación de los bancos letones Luis de Guindos, en calidad de vicepresidente, ha señalado que "para tener igualdad de condiciones, debemos avanzar en términos de consistencia en la regulación de la insolvencia"

Gema Escribano

Draghi insiste en que "el euro es irreversible. No existe discusión".

Gema Escribano

Draghi defiende la gestión del BCE

"El resultado general de bajas los tipos de interés ha sido muy positivo"

Nuño Rodrigo

Draghi no aclara si el anuncio de mantener tipos hasta el verano de 2019 abarca hasta septiembre.

Nuño Rodrigo

El BCE no se quiere precipitar en las subida de tipos

Nuño Rodrigo

"El euro es irreversible porque es fuerte, porque la gente lo quiere y porque no le beneficia a nadie discutir su existencia"

Nuño Rodrigo

"No hay que dramatizar los cambios de política. Hay 19 países y todos celebran elecciones. Ahora bien, hay que evitar que las discusiones políticas destruyan los progresos realizados por los países"

Nuño Rodrigo

Preguntan a Draghi sobre el contagio de las turbulencias italianas a otros mercados y por el "riesgo de redenominación", es decir, el riesgo de ruptura del euro.

Draghi responde que el contagio no ha sido significativo y que no hay riesgo de redenominación. En otras ocasiones, apunta, la desconfianza afectaba a varios países a la vez. Lo sucedido en Italia ha sido un episodio básicamente local.

Nuño Rodrigo

"Las compras de deuda no desaparecen, son parte de nuestras herramientas y siguen siendo un instrumento normal de política monetaria"

Nuño Rodrigo

Aqúi está el texto completo de la comparecencia inicial de Mario Draghi

http://cort.as/-74sb

Nuño Rodrigo

"La decisión ha sido unánime"

Mario Draghi explica que las decisiones sobre política monetaria han sido unánimes. "El carácter de la discusión fue ser pacientes, prudentes y persistentes, y sobre eso hubo unanimidad. La unanimidad da especial fuerza a esta decisión".

Gema Escribano

La reinversión de vencimientos tendrá que esperar

Dragi ha afirmado que el consejo de gobierno no ha discutido el programa de reinversión, algo que hará en el futuro.

Nuño Rodrigo

"No hemos discutido la política de reinversión" de los bonos que van venciendo, afirma Draghi

Nuño Rodrigo

El euro cae a 1,17 dólares

Nuño Rodrigo

Arranca el turno de preguntas: ¿Subirá Draghi los tipos durante su mandato? (acaba en octubre de 2019)

"No hemos discutido cuándo subir los tipos de interés"

Archivado en:

Y además:

Outbrain