X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

La innovación en el sector legal, un reto que va más allá de las nuevas tecnologías

Los expertos plantean revisar organización y retribuciones La oferta debe adaptarse a las necesidades del cliente

Desde la izquierda: Javier Fernández-Samaniego; Eugenia Navarro; Mario Alonso y Jordi Fernández.

Lo reconocen los propios despachos: el sector legal va con retraso en la modernización de su modelo de negocio. Y ello, cuando se habla de innovación, plantea un doble reto. Por un lado, recorrer el camino que en otros ámbitos se hizo años atrás; por otro, incorporar a sus estructuras, tradicionalmente conservadoras, la cultura del progreso y la mejora. En este sentido, tal y como se destacó en la jornada La innovación como ventaja competitiva en el sector legal, celebrada ayer en ESADE y con la colaboración de Wolters Kluwer, pensar que innovar se limita a incorporar las nuevas tecnologías es no entender la magnitud del desafío al que enfrentan las firmas.

"La tecnología es una herramienta, pero también una excusa", subrayó Mario Alonso, presidente de Auren, en referencia a que "la digitalización brinda una oportunidad única para repensar y revisar procesos".

Uno de los cambios que, según Javier Fernández-Samaniego, socio director de Samaniego Law, debe afrontarse, es la revisión del esquema retributivo. El mercado, apuntó, va hacia el modelo de you get what you pay for (obtienes aquello por lo que pagas) y, en este sentido, las firmas ya "no tienen que vender pleitos, sino soluciones". Además, se mostró partidario de utilizar el sistema de remuneración como vía para propiciar mejoras organizativas. "Si dejas de pagar actitudes que no quieres, todo cambia", explicó. En este punto, Alonso añadió que existe un "claro problema" con los honrarios: "La competencia es feroz, hay que asumir que los que hubo no volverán".

Otra de las dificultades con los que se enfrentan los despachos tradicionales a la hora de innovar y de ofrecer a los clientes un servicio adaptado a sus necesidades, son las limitaciones que les impone su propia estructura. Desde GA_P (Gómez-Acebo & Pombo), su director de Innovación y Desarrollo de Cliente, Jordi Fernánez, explicó que su apuesta es "vender estructuras transversales" que "entiendan el sector" en el que estos se mueven.

En este nuevo contexto, la selección del talento se presenta como un instrumento clave. Los tres intervinientes se mostraron de acuerdo en que los jóvenes deben tener habilidades y conocimientos técnicos que vayan más allá de lo puramente jurídico.

Una actitud

"La innovación es una actitud", proclamó la profesora de Estrategia y Marketing Jurídico de ESADE Law School en la inauguración de la jornada. Un impulso modernizador que, según coincidieorn los ponentes, debe venir "desde arriba".

Fernández, asimismo, pidió una mirada amplia y no limitarse a estudiar los progresos que puedan estarse produciendo en el sector legal, porque lo que se hace en otros ámbitos y empresas puede aportar mucho. Suele pasar, explicó, que "si no lo hace antes la competencia, es más difícil que se arriesgue".

En contra del tópico de que sólo las grandes firmas pueden apostar por la innovación, Fernández-Samaniego manifestó que "el tamaño no siempre es lo más importante; se puede ser pequeño y hacer cosas impresionantes".

Por último, los intervinientes reclamaron escuchar a los clientes. "El que quiere dejarte, te deja; pero si se quejan es porque se quedan y quieren que lo hagas mejor", conclyó Alonso.

Si quiere estar a la última en tendencias en marketing e innovación, pinche aquí.

Archivado en:

Outbrain