La economía se atreve a predecir el mundial

Brasil, Alemania y Francia son los favoritos según cálculos de bancos, aseguradoras e inversores

Los expertos prevén que Rusia incurra en un déficit de entre 4.000 y 9.000 millones de euros por el evento

Mundial pulsa en la foto

El Mundial de Rusia echa hoy a rodar con toda clase de porras y previsiones sobre la mesa. La mayoría de ellas, basadas en el rendimiento deportivo de los equipos, en la cohesión de las plantillas o en la posibilidad de que las estrellas de cada selección marquen la diferencia. Pero hay otros cálculos, apoyados en datos económicos y en previsiones del mercado, que también tienen algo que decir. Los bancos, las aseguradoras o las consultoras financieras también han hecho sus apuestas, y aunque más o menos coinciden en qué países conformarán los primeros puestos de la clasificación, no lo hacen en el orden.

Así, según el banco de inversión Goldman Sachs, en base a cálculos de probabilidad, simulación de resultados y características de los jugadores, además de variables de análisis macroeconómicas, Brasil se alzará con el trofeo el próximo 15 de julio tras enfrentarse en la final con Alemania. Según la entidad financiera, España caerá en cuartos contra Francia, y el resto del cuadro lo completarán Brasil y Bélgica, Portugal y Argentina, y Alemania e Inglaterra.

Que los germanos llegarán a la final es algo que también postula la sociedad de servicios financieros UBS, pero en esta ocasión, para levantar el oro. Y es que, las herramientas econométricas que la firma suiza aplica habitualmente al análisis de oportunidades de inversión, han servido en esta ocasión para prever los resultados, y dotar a Alemania de un 24% de posibilidades de ganar la competición, el país con más expectativa. El podio lo completan Brasil y España, con probabilidades de ganar del 19,8% y el 16,1%, respectivamente.

Otra porra es la que se atreve a hacer la firma británica de gestión de seguros especializados Lloyd’s, que da como ganador a Francia tras estimar el valor agregado de todos los jugadores que compiten en el Mundial y, por lo tanto, de cada selección. Con la colaboración del Center for Economics and Business Research (CEBR), Lloyd’s cifra en 14.000 millones de euros el valor asegurable total de los 736 jugadores que participan en el torneo.

Para llevar a cabo estos cálculos, la firma ha medido los salarios actuales de cada futbolista, así como los ingresos generados por el patrocinio deportivo. A esto se le añaden otras variables como la proyección profesional o el dinero aproximado que cada uno ganará hasta su jubilación. Según este estudio, Francia, con un valor asegurable de 1.621 millones de euros, es la clara favorita para alzarse con el oro, seguido de Inglaterra (1.326 millones) y Brasil (1.247 millones). Alemania y España se situan, según estas cuentas, en cuarto y sexto puesto respectivamente, con un valor de 1.190 millones y 1.117 millones de euros respectivamente.

Pero estos no son los únicos cálculos que se manejan en el inicio de la competición, las cadenas de televisión se frotan las manos a las espera de cifras de récord. Si bien el pasado Mundial de Brasil se saldó con un total de 3.200 millones de espectadores, en esta ocasión, la franja horaria más favorable para Asia, donde viven dos tercios de la población mundial, permitiría alcanzar los 3.800 millones de televidentes, según un estudio elaborado por el profesor de márketing de EAE Business School, Francesc Rufas. Una razón que ha impulsado a más países, hasta un total de 210, a hacerse con los derechos televisivos.

No obstante, debido al aumento de los partidos en abierto y a la caída de los ingresos publicitarios, el coste de los derechos de retransmisión también ha descendido. “España ha pagado 40 millones de dólares por ellos, mientras que en el Mundial de Brasil desembolsó casi 100 millones”, recuerda Rufas, quien a pesar de todo cree que los ingresos por los derechos televisivos alcanzarán los 4.300 millones de dólares, duplicando los conseguidos hace cuatro años.

La venta de entradas también genera expectativas optimistas, ya que mientras que en Brasil y Sudáfrica los estadios no completaban su capacidad, el profesor de EAE prevé que en esta ocasión acuda un mayor número de aficionados debido a que los vuelos a Rusia desde el resto de Europa son más asequibles que en el caso de las sedes de ediciones anteriores. En total, se espera que la venta de entradas alcance una facturación de 782 millones de dólares.

Por su parte, los patrocinadores han supuesto el mayor quebradero de cabeza para la organización. Hay tres vacantes de los 14 sponsors FIFA, el evento solo cuenta con dos patrocinadores locales, frente a los ocho que aportaba Brasil, y en general, hay varios espacios desiertos para patrocinadores regionales. Según el profesor de EAE Business School, “estos problemas se deben a que muchas empresas no quieren relacionarse con la marca de Rusia”. Por su parte, esta busca utilizar el evento “para demostrar su posición de superpotencia, en la misma línea que Brasil quiso utilizar el Mundial para mostrarse como la gran fuerza de Latinoamérica”, continúa.

Si bien es cierto que la proyección de la imagen del país a nivel mundial genera un impacto de 430 millones de dólares, Rufas insiste en que al final se cae en un pronunciado déficit. “Al final si en lugar de las infraestructuras, la tecnología y los valores se habla de problemas de organización, como sucedió en Brasil, estás creando una imagen peor de la que había”, defiende el experto, quien hace alusión a la gran cantidad de estructuras infrautilizadas y con un gran coste de mantenimiento que perduran tras los mundiales. Según sus cálculos, Sudáfrica incurrió en un déficit de 12.000 millones de dólares tras el mundial, una cifra que ascendió a 15.000 millones en el caso de Brasil y que oscilará entre los 4.000 millones y los 9.000 millones para Rusia.

El impacto de Rusia 2018 en España

  • Aumenta la venta de televisiones. Los años en los que se celebra un Mundial, las ventas de televisores suelen crecer entre un 20% y un 25%. Una cifra que podría aumentar al haber un cambio tecnológico, ya que por primera vez, el Mundial se retransmitirá en 4K.
  • Un evento que también se sigue desde fuera de casa. Según EAE Business School, se esperan 850 millones de espectadores a través de dispositivos móviles como smartphones o tabletas, frente a los 210 millones de hace cuatro años.
  • En los bares. La facturación en el sector de la hostelería podría crecer entre un 15% y un 20%. No obstante, Rufas hace hincapié en que esto depende de si el local hace ofertas y promociones especiales ligadas al evento.
  • El consumo en general podría crecer un 5%. Durante este tipo de eventos suele haber más actividad, desde viajes por la gente que se desplaza para ver en persona el Mundial a la compra de artículos como pelucas o pinturas.
Normas