X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Compás de espera para reactivar el mercado de titulizaciones

La CE prevé hasta 150.000 millones de euros más en financiación

Año cero para el mercado de titulizaciones. Los expertos prevén que 2018 marque un punto de inflexión para este producto en declive desde la crisis financiera. “El mercado de titulización de pymes sigue sin acabar de arrancar, en términos generales. A pesar de que crecemos por encima del 2% en términos de PIB, los datos de creación de empresas siguen siendo bajos en términos absolutos y de ahí que no haya unas carteras lo suficientemente importantes, de momento, como para ser susceptibles de titulizarse”, explica Jorge Ceballos, de Beka Finance

¿Qué importancia tienen las titulizaciones para las pymes? El tejido empresarial español está compuesto en más de un 90% por compañías medianas y pequeñas; por tanto, son las principales generadoras de crecimiento para la economía y el empleo. Pero su tamaño, y también la viabilidad de sus negocios, especialmente cuando son de nueva creación, han dificultado a lo largo de la historia el acceso al crédito. En los años de crisis esta situación se agravó con la restricción en la concesión de préstamos de los bancos.

Las titulizaciones, tal y como define Juan Antonio Trujillo, de Intermoney, “son una forma de financiación estructurada que se utiliza para mejorar la financiación a la pyme”. Explicado de una forma sencilla, consiste en la transformación de los préstamos concedidos a clientes en bonos. Se trata de una fórmula diseñada para que todos los participantes ganen: bancos (liberan capital y riesgo), inversores (obtienen una rentabilidad) y pymes (tienen otra fuente de acceso al crédito).

“La dinamización del mercado de crédito es relevante para las pymes por su alta dependencia del préstamo bancario; por tanto, es necesario que se consolide el crecimiento económico y que las compañías mantengan la demanda de crédito para su desarrollo orgánico e inorgánico. Por parte de las entidades financieras es preciso que se acompasen a las necesidades de las empresas”, explica Jesús Sarria, del IEB.

Récord

Para dar cuenta del cambio producido en el marco de las titulizaciones en España, se calcula que las emisiones de bonos de titulización alcanzaron su máximo en 2007 con 142.000 millones de euros, siendo uno de los más activos de Europa. Pero desde 2012 y hasta 2017 el importe se ha mantenido sobre los 30.000 millones.

La Comisión Europea ha sido consciente del fuerte cambio y, dentro de su política de apoyo a la pyme europea y de fomento a su financiación, ha propuesto un nuevo marco regulatorio con el que pretende simplificar este producto y así poder lograr que los bancos liberen entre 100.000 y 150.000 millones de euros para financiar a la economía real.

El objetivo final, tal y como anunció la CE a finales de 2017, es “crear una unión de capitales plenamente operativa de aquí a finales de 2019”. El desarrollo de dicho mercado “contribuirá a generar nuevas posibilidades de inversión y proporcionará otra fuente de financiación más, especialmente para pymes y empresas emergentes”, según el propio organismo.

Jesús Sarria comenta que “las perspectivas son positivas”. Y para apoyar su opinión, hace referencia a unas declaraciones de Javier Eiriz, director general de titulización europea de BBVA, en el Anuario de renta fija 2018, publicado hoy por el IEB y Axesor: “El escenario macroeconómico y la regulación bancaria son otros aspectos determinantes para la recuperación del mercado de titulizaciones. Puesto que el restablecimiento de la confianza sobre las entidades financieras se ha materializado gracias a las nuevas estructuras de capital y al saneamiento de sus carteras de crédito, se espera también que, una vez se retiren los estímulos del Banco Central Europeo, este mecanismo recupere su posición como fuente de liquidez y de dinamismo del mercado de crédito”.

Sarria apunta, por otro lado, la necesidad de que las pymes aborden el problema de su tamaño, considerado por los expertos como excesivamente pequeño.

Archivado en:

Outbrain