X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

El Gobierno acelerará el regreso al mercado de las autonomías

La banca asegura que hay demanda para absorber colocaciones al margen del FLA Andalucía y Galicia, por tamaño y situación económica, son las mejor posicionadas

La nueva ministra de Hacienda, María Jesús Montero, va a encontrase sobre la mesa la demanda que ella misma lanzó a su ministerio desde su anterior cargo al frente de la Consejería de Hacienda de Andalucía. Esta comunidad autónoma ha sido una de las más combativas a la hora de solicitar al Gobierno central la autorización para desprenderse del paraguas del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) –el instrumento creado durante la crisis para garantizar la viabilidad de la financiación autonómica– y volver a financiarse en el mercado de capitales.

Con el cambio de Ejecutivo, los preparativos para el regreso a esta fórmula de financiación van a acelerarse, según señalan fuentes próximas al ministerio de Montero. “En el mercado hay mucha liquidez y hay ganas de diversificar en nuevos nombres de emisores. Las comunidades autónomas son grandes candidatas a tener un buen recibimiento por parte de la comunidad inversora”, señala Jorge Alcover, director de mercados de capitales de deuda de Goldman Sachs.

Hasta el momento, solo un puñado de comunidades han alcanzado la autonomía financiera y la solidez suficientes para lograr emitir deuda en el mercado de forma más o menos sostenible. Son Madrid, Navarra, País vasco y Castilla y León. El resto sigue dependiendo –salvo emisiones muy puntuales y de muy poca cuantía de Asturias y La Rioja (ver gráfico)– del FLA para su financiación. Prueba del apetito inversor es la colocación realizada la semana pasada por el País Vasco de un bono sostenible a 10 años por 500 millones de euros, que recibió una demanda que superó en tres veces la oferta.

El País Vasco, con un rating de A+ con perspectiva positiva por parte de Standard & Poor’s, tiene luz verde de Hacienda para recurrir al mercado. La condición que exige el ministerio que ahora dirige Montero es que la colocación se haga a un coste que no llegue a superar en 50 puntos básicos el tipo al que se financia el Tesoro a un mismo plazo. Y esa prima que una emisión autonómica pagaría sobre el bono soberano es precisamente el gran atractivo que despierta entre los inversores.

Los preparativos para autorizar el regreso al mercado de capitales de más comunidades autónomas ya se han venido fraguando con Cristóbal Montoro y será en los próximos meses cuando pueden tomar cuerpo, con Andalucía y Galicia como principales candidatas para abandonar el FLA. “Por su tamaño y su situación económica son las mejor posicionadas para emitir”, señalan fuentes de mercado. Andalucía cuenta con un rating Baa2 con perspectiva estable según S&P y Galicia, de Baa1 con perspectiva estable. 

A esto se suma la cotización en el mercado secundario de su deuda. El bono a diez años de Andalucía se sitúa en el 1,84% frente al 1,45% de la referencia del Tesoro al mismo plazo. Este buen comportamiento contrasta con otros títulos como los catalanes que se sitúan en el 3,86% o los valencianos. Para estos últimos la referencia más alta son los bonos a cinco años, que se sitúan en el 1,13% frente al 0,35% del bono a cinco años de España.

El sentimiento que cunde entre los inversores es que muchas comunidades están en condiciones de soltar la mano del Gobierno central y volver a gestionar sus finanzas de manera independiente con Andalucía como principal exponente. Uno de los defensores de esta idea es Francisco Chambel, responsable de mercados de deuda de UniCredit España, que se remite al éxito de la colocación llevada a cabo por el País Vasco.

“El diferencial al que se cerró la operación fue de 15 puntos básicos sobre la referencia del Tesoro al mismo plazo. Este ha continuado estrechándose en el mercado secundario pues han sido muchos los que no pudieron acudir a la emisión sindicada y han aprovechado para tomar posiciones”, afirma Chambel. De cara a futuras emisiones el experto señala que todo va a depender del rating. ”El regreso al mercado se efectuará de la manera lo más ordenada posible, empezando por aquellas comunidades con mejor nota que servirán de referencia para fijar el precio y la demanda. Es decir, el rating de la comunidad dictará el diferencial”, sostiene.

En opinión de César Cantalapiedra, socio-consejero delegado de Analistas Financieros (AFI), “el FLA ha sido una muy buena respuesta para las comunidades autónomas en el corto plazo, pero han acumulado unos vencimientos muy elevados para los próximos 5 años”. Así, el FLA financia a las comunidades sin sobrecoste para el Tesoro y a un plazo fijo de 10 años. “Salir del FLA permite a una autonomía suavizar su estructura de vencimientos y normalizar sus cauces de financiación”, explica Cantalapiedra, que aboga por que las emisiones autonómicas en mercado no sean algo puntual, a lo que en su opinión debería contribuir un nuevo sistema de financiación autonómica.

“En el momento actual, cualquier comunidad estaría en condiciones de emitir. Salvo las más endeudadas como Valencia, Cataluña y Murcia”, añade. Cantalapiedra destaca de hecho los logros de comunidades como Baleares o Castilla-La Mancha, con ratios de deuda elevada pero “buena dinámica presupuestaria”.

Archivado en:

Y además:

Outbrain