Petit Palace reconvertirá un tercio de su planta hotelera a la marca ICON

Prevé renovar 18 establecimientos en los próximos tres años

Ha inaugurado cinco de ellos en el centro de Madrid

Alfonso Castellano, consejero delegado de Petit Palace Hoteles.
Alfonso Castellano, consejero delegado de Petit Palace Hoteles.

La hotelera Petit Palace se encamina a su enésima metamorfosis. Nacida como High Tech en 2001, con atributos ligados a la tecnología, en 2014 apostó por la marca Petit Palace, en un giro hacia un modelo de hoteles pequeños y singulares. Y ahora se dispone a ir más allá en su apuesta. En una entrevista con Cinco Días, Alfonso Castellano, consejero delegado de Petit Palace Hoteles, destaca la importancia que va a adquirir en el futuro de la compañía la nueva marca ICON, lanzada el pasado mes y que viene a convivir con la de Petit Palace. “El lanzamiento de ICON es el deseo de maximizar la singularidad de esos productos más diferenciados. Y para ello hemos inaugurado cinco al mismo tiempo: tres de ellos en el barrio de Salamanca en Madrid, uno en Barcelona y otro en Palma de Mallorca. Es toda una declaración de intenciones, ya tenemos cinco vivos y cada uno da un mensaje de máxima personalización”, recalca.De hecho, el plan estratégico de la compañía pasa por renovar al menos un tercio de la cartera de activos. “Entre 15 y 18 hoteles de nuestros hoteles van a ser ICON en tres años. Hay ahí una línea de crecimiento definida”, asegura.

La segunda pasa por crecer en Petit Palace o en modelos alternativos, como el de playa, y en servicios comerciales y de franquicia. “Tenemos claro que con el tipo de hoteles boutique y urbanos que están en nuestra cartera tenemos un capacidad muy limitada para generar crecimiento y una alternativa interesante pueden ser los hoteles de playa”, subraya. En mayo la firma entró a gestionar el primer hotel de playa, situado en Cala Murada (Manacor), con 48 habitaciones. “Creemos que las oportunidades de mejorar la gestión en distribución, venta directa o ingresos aplicadas en los hoteles urbanos se pueden aplicar en los vacacionales. En un potencial cambio de ciclo creemos que nos puede dar oportunidades de crecimiento. Necesitábamos probar hipótesis y el 1 de mayo abrimos el hotel Valparaiso. Por ahora estamos teniendo buenos resultados”, remarca. ¿Es extrapolable ese modelo a otros enclaves? Castellano asegura que sí, pero con condiciones. “El tamaño de Cala Murada es el mínimo para hacerlo rentable. En playa tienen que ser entre 100 y 200 habitaciones y tienen que estar conectados con aeropuertos que tengan una cuota importante de pasajeros que no vengan de turoperación. Eso limita las posibilidades a Palma de Mallorca, Canarias y algunas localizaciones en la costa de Malaga, Cadiz y Huelva”.

Ambas líneas de crecimiento están recogidas en el plan Horizonte 2020. “Este contempla que lleguemos a gestionar entre 40 y 50 propiedades, aunque la rapidez con la que está cambiando el sector nos obligará a cambiar nuestras previsiones. De hecho ya nos planteamos que para 2030 tendríamos que tener una capacidad con una colección de los 100 hoteles. Queremos construir unos cimientos sólidos a partir del aprendizaje del pasado y prepararnos a los cambios de ciclo”.

Barcelona y las viviendas de uso turístico


Tarifas. El consejero delegado de Petit Palace remarca que la crisis en Barcelona se ha notado en la demanda doméstica y en las tarifas. “Si bien la demanda extranjera se ha mantenido en Barcelona, lo que ha bajado ha sido la demanda doméstica y los precios. los que han perdido clientes nacionales intentan recuperar extranjeros con bajadas de precio muy significativas. Las tarifas han caído un 25% anual. Nosotros estamos mucho mejor”.

Ingresos. Castellano se sale del discurso victimista de los hoteleros respecto de las viviendas turísticas. “Antes de poner por delante la erosión del negocio hotelero, hay otros elementos más importantes, como la protección del cliente o de los vecinos. Es erróneo plantear que están suponiendo una erosición a los ingresos de los hoteles, a mi los números no me salen”.

Normas