Crisis política

PSOE y C’s, dos estrategias para hacerse con la cabeza de Rajoy

Sánchez presenta una moción de censura y Rivera reclama elecciones cuanto antes

El PP avisa que un pacto de socialistas con Podemos e independentistas pondría en riesgo la estabilidad económica

El presidente del gobierno Mariano Rajoy, durante su comparecencia ante los medios de comunicación este viernes en el Palacio de la Moncloa.
El presidente del gobierno Mariano Rajoy, durante su comparecencia ante los medios de comunicación este viernes en el Palacio de la Moncloa. EFE

En política no hay tiempo para paladear el triunfo y menos cuando no hay mayorías absolutas. El pasado miércoles, el Gobierno logró sacar adelante los Presupuestos de 2018. Tras la votación definitiva, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se fotografiaba en el hemiciclo con diputados eufóricos del PP. Sacar adelante las cuentas ha sido un proceso tortuoso. Tras ganar la votación, parecía que Moncloa ya tenía que garantizada la estabilidad política hasta el final de la legislatura. Menos de 24 horas después, la sentencia del caso Gürtel ha cambiado de golpe el panorama.

PSOE y Ciudadanos entienden que ha llegado el momento de poner fin a la legislatura. La esperanza que le queda al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, es que ambos partidos tienen estrategias e intereses muy diferentes y es improbable que se pongan de acuerdo. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, fue el primero en mover ficha y presentó el viernes por la mañana una moción de censura. La idea, según dijo el líder socialista, es “garantizar la gobernabilidad, constituir y formar un gobierno del PSOE, con fundamentos sólidos y una hoja de ruta clara”. En España, las mociones de censura son constructivas, es decir, para que salga adelante se debe votar a un nuevo jefe del Ejecutivo.

Con el apoyo de Podemos y Ciudadanos, Sánchez podría ser presidente. El partida naranja se apresuró a manifestar su oposición al apoyo de la moción de censura de los socialistas. El partido de Albert Rivera recurrió a un nuevo concepto y aseguró que apuestan por una “moción instrumental”, cuyo único fin será el de sacar a Rajoy de la Moncloa y nombrar un nuevo presidente con el único fin de convocar elecciones cuanto antes. Ciudadanos aseguró que presentará su propia moción, sin embargo, para ello hacen falta 35 diputados y el partido naranja cuenta con 33 escaños.

Con la negativa de Ciudadanos, la moción de censura del PSOE requerirá del apoyo de Podemos y de los partidos nacionalistas como el PNV e independentistas para salir adelante. El líder de la formación morada, Pablo Iglesias, aseguró el viernes que su partido apoyará al PSOE y reclamó que los socialistas presenten un programa de Gobierno que permita sumar apoyos. También el diputado de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Joan Tardá, aseguró que daría el sí a Sánchez, a pesar de apoyo al 155. Ferraz se muestra incómoda con el apoyo de los independentistas.

Ante la gravedad de la situación, Rajoy compareció el viernes tras el Consejo de Ministros y señaló que tumbar su Gobierno para poner en marcha un Ejecutivo socialista apoyado por Podemos y formaciones independentistas sería desastroso para la estabilidad de España y su economía.

El presidente del Gobierno insistió en que su voluntad es agotar la legislatura, aunque su expresión dejaba claro que ello no depende de él. Reconoció que su capacidad de acción es limitada y señaló que un presidente sin mayoría absoluta solo puede hacer dos cosas de forma unilateral. Nombrar a ministros y convocar elecciones. Incluso esta última está limitada ya que durante el trámite de la moción no se puede suspender las cortes y convocar una nuevos comicios.

La próxima semana será clave para ver cómo se van posicionando todas la fuerzas políticas, una vez que las respectivas ejecutivas de los partidos analicen la situación con mayor serenidad. En este sentido, Ciudadanos podría llegar a apoyar la moción de censura del PSOE si los socialistas se comprometieran a convocar en un plazo breve unas nuevas elecciones.

El PP confía en que, como sucedió en la investidura fallida de Sánchez, Podemos y Ciudadanos no puedan remar en la misma dirección y que Ferraz renuncie a apoyarse en las fuerzas independentistas. Aun así, este nuevo episodio evidencia la debilidad del Gobierno.

Los Presupuestos, casi garantizados

El trámite. La moción de censura presentada por Pedro Sánchez generó ciertas dudas sobre su efecto sobre los Presupuestos Generales del Estado de 2018, que el miércoles fueron aprobados en el Congreso, pero que cuyo trámite aún no ha finalizado. Deben pasar por el Senado, donde el PP tiene mayoría absoluta. ¿Qué debería suceder para que las cuentas no llegaran a publicarse en el BOE? Antes de la votación del Senado, el PSOE debería ganar la moción de censura, formar Gobierno y disolver las Cortes o retirar el proyecto de ley del Senado. Resulta un escenario improbable.

Calendario. El Senado aprobará definitivamente las cuentas el próximo 19 de junio y para la moción no hay fecha aún. Cuando Podemos presentó hace un año la moción de censura contra Rajoy, transcurrieron 25 días desde su entrada en el registro del Congreso y la celebración del debate. En este sentido, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, tiene cierto margen para que el Parlamento aborde la moción después de la votación del Senado.

Medidas. Los Presupuestos de 2018 contemplan, entre otras medidas, un incremento de las pensiones, una aumento del salario de los funcionarios y una rebaja del IRPF. Se trata de unas cuentas expansivas que han generado cierto recelo en Bruselas.

Normas