X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Minoritarios de Enel en Chile quieren llevar la compra de Eletropaulo a los tribunales

Enel Americas es la filial responsable de las inversiones de la italiana en Latinoamérica Enel puja por la distribuidora eléctrica de Sao Paulo con Iberdrola

Francesco Starace, consejero delegado de Enel.

Los accionistas minoritarios de Enel Américas, la filial responsable de las inversiones de la eléctrica italiana Enel ENEI.MI en Latinoamérica, quieren impedir una eventual adquisición de la distribuidora eléctrica brasileña Eletropaulo y no descartan acudir a la justicia, ha informado a Reuters una abogada que lleva el caso.

Enel está librando una intensa batalla de opas por Eletropaulo, la mayor distribuidora eléctrica de Brasil por facturación, con Neoenergia, la filial brasileña de la española Iberdrola.

Sin embargo, los accionistas minoritarios de la eléctrica italiana en Chile alegan que no fueron debidamente informados de la transacción, que según la última oferta de Enel por Eletropaulo de 32,20 reales por acción supondría un desembolso de casi 5.400 millones de reales (unos 1.250 millones de euros). Para ello, la filial brasileña de Enel estaría financiada por Enel Américas.

"Vamos a usar todas las herramientas que el sistema jurídico chileno contempla para impedir que se realice esa operación en los términos previstos", aseguró la abogada Bárbara Salinas, que representa a los minoritarios de Enel Américas.

"Creemos que sería prudente que las decisiones tomadas por los accionistas de Eletropaulo y por la autoridad administrativa brasileña tomasen en cuenta el conflicto existente en Chile en relación a esa operación, porque puede ser contestada y eso es parte de nuestros objetivos", agregó.

Enel y Neonergia tienen hasta el jueves para presentar sus propuestas de compra finales por Eletropaulo, aunque el procesode subasta podría alargarse al 4 de junio si aparece otra oferta competidora.

"Parece que el grupo público italiano quiere ganar en esa guerra de opas cueste lo que cueste y eso no puede ser a costa de dañar a los accionistas minoritarios, eso es una agresión al sistema financiero chileno", concluyó Salinas.

Archivado en:

Outbrain