Trump sopesa nuevos aranceles a la importación de automóviles

Baraja un recargo del 25% de los coches fabricados en el extranjero

Anfac matiza que solo se aplicaría a vehículos comerciales

Empleados de Toyota Motor Corp. en la planta de la ciudad de Toyota (Japón).
Empleados de Toyota Motor Corp. en la planta de la ciudad de Toyota (Japón). REUTERS

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ordenó ayer al Departamento de Comercio el inicio de una investigación para determinar la necesidad de imponer aranceles a la importación de automóviles y sus piezas. Trump se reunió el miércoles de madrugada con su secretario de Comercio, Wilbur Ross, con el que habló sobre el estado actual de la industria automovilística” estadounidense. “He ordenado a Ross que considere iniciar una investigación sobre importaciones de automóviles, incluyendo camiones, y piezas de automóviles para determinar sus efectos en la seguridad nacional de EE.UU.”, dijo en un comunicado Trump.

Según Bloomberg, lo que el Ejecutivo de Trump sopesa es imponer aranceles del 25 % a los automóviles importados. El mayor exportador de automóviles a EE.UU. es México, seguido de Canadá, Japón, Alemania y Corea del Sur, según datos del Departamento de Comercio. El presidente estadounidense manifestó no sentirse “feliz” con la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con Canadá y México. El hecho de que esos dos países sean los mayores vendedores de coches a EE UU no parece baladí.

Desde la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) matizaron la posible aplicación de ese nuevo arancel a los coches exportados de España. Así subrayaron que el arancel que pagan los turismos españoles vendidos a EE UU podría llegar a un máximo del 10%, 7,5 puntos por encima respecto a la tasa actual (2,5%), en caso de que prospere el aumento de las tasas a la importación de coches de automóviles que planea. Anfac recuerda que los acuerdos de la Organización Mundial del Comercio (OMC) fijan en un 10% el máximo de las tasas a la importación de coches desde Europa y en un 25%, en el caso de los vehículos comerciales. “El incremento de las políticas proteccionistas por parte de la Administración Trump, o de cualquier otro país, no serían una buena noticia para el sector de la automoción español”, recalcaron en declaraciones a Europa Press. En esa misma línea, la Comisión Europea recordó ayer que la imposición de aranceles de EEUU a automóviles UE violaría las normas de la OMC.

Durante la campaña electoral que le llevó a la Casa Blanca en enero de 2017, Donald Trump hizo de la preservación de la industria del motor uno de los pilares de su propuesta económica proteccionista, una promesa que le permitió ganar con holgura en estados como Michigan, donde se concentran la mayor parte de las automovilísticas.Desde que Trump llegó al poder, el Departamento de Comercio de EE UU ha iniciado más de un centenar de investigaciones por competencia desleal, muchas de las cuales han concluido en imposición de aranceles. Por ejemplo, una de estas investigaciones sirvió de pretexto para que el Gobierno de Trump impusiera aranceles del 10% al aluminio y del 25% al acero, tarifas de las que solo se libran por ahora Argentina, Brasil, Australia y Corea del Sur.

Normas