X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Ayudas para impulsar al sector del videojuego

Madrid es la comunidad autónoma con más empresas La industria aporta el 0,11% del PIB y genera 8.790 empleos directos

Jóvenes juegan a videojuegos en el marco de la última edición de la feria anual del sector en España, organizada por Aevi en Barcelona. Efe

La industria de los videojuegos en España aporta el 0,11% del PIB y emplea directamente a 8.790 personas, una cifra que llega a los 22.828 empleos si se cuentan los indirectos e inducidos (los que se generan por las compras que realizan los directos e indirectos), según un informe de la Asociación Española de Videojuegos (Aevi). Los datos recabados por dicha asociación muestran que el impacto total de la producción alcanzó en 2016, último año contabilizado en el informe, los 3.577 millones de euros. Si se piensa en el futuro, la consultora PwC estima que este mercado crecerá un 3,5% hasta 2021, cuando alcanzará los 1.067 millones de euros de ingresos.

Ante estos datos, y dada la experiencia de otros países como Reino Unido, Italia y Francia, la asociación lleva tiempo solicitando a la Administración el desarrollo de un incentivo fiscal para el sector.

“Se trata de una industria incipiente y, como ha ocurrido con otras en sus primeros pasos, las ayudas durante los primeros años son importantes, pero también lo son los incentivos fiscales”, demanda Arturo Monedero, vicepresidente de desarrollo de Aevi y director creativo de Delirium Studios.

Monedero indica que para un estudio, el desarrollo de un videojuego significa navegar por el desierto mínimo seis meses, sin ningún tipo de ingresos pero sí con gastos, como la cuota de autónomos.

De momento, las que sí están llegando son las ayudas. Recientemente, el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, a través de la entidad pública Red.es, ha puesto en marcha el Programa de Impulso al Sector del Videojuego, dotado con cinco millones de euros. La cuantía mínima de cada proyecto subvencionable será de 20.000 euros y el importe de la ayuda representará el 80% del presupuesto, hasta un máximo de 150.000 euros por beneficiario.

La iniciativa está dirigida a estudios independientes en la modalidad micropymes, es decir, empresas con menos de 10 empleados, unas ventas inferiores a los dos millones de euros y un activo en balance menor al millón, así como a autónomos.

Las micropymes y autónomos representan el 87% de las 450 compañías que actualmente operan en España, pero solamente suman entre todas el 9% de la facturación del sector, según el Libro blanco del desarrollo español de videojuegos, elaborado por la Asociación Española de Empresas Productoras y Desarrolladoras de Videojuegos y Software de Entretenimiento (DEV).

La realidad del sector es que el 68% de las empresas cuentan con cinco años o menos a sus espaldas. “Muchos de los desarrolladores que se aventuran a abrir su propio estudio solo llegan a crear un videojuego que luego utilizan de currículum”, asegura Monedero. El vicepresidente promete que se puede ser rentable, aunque es necesario mucho sacrificio, trabajo y ser muy inteligentes.

“Todos los días salen miles de aplicaciones; sin embargo, la realidad es que muy pocas consiguen buenos datos de venta. Desarrollar videojuegos no es un juego”, dice Monedero. “En comparación con Francia, España cuenta con el doble de estudios, pero factura la mitad. El sector se acabará regulando solo por ley natural”, confía.

Las ayudas del ministerio están dirigidas a proyectos que tengan entre sus objetivos aumentar el tamaño potencial del mercado, incrementar la comunidad de usuarios, clientes y jugadores, mejorar el modelo de negocio, facilitar el acceso a plataformas de distribución e impulsar la participación en ferias y eventos especializados.

Además del apoyo del Gobierno, Aevi acaba de arrancar un nuevo programa de apoyo al desarrollo de videojuegos españoles que incluye también ayudas económicas. En total, se concederán 10.000 euros al proyecto más innovador que presente su solicitud.

Por otra parte, las comunidades autónomas también se están involucrando en iniciativas de impulso al sector. Es el caso del País Vasco y su programa Bizkaia Creativa. Su cuantía varía desde los 20.000 euros hasta los 60.000, dependiendo del carácter de la empresa y del proyecto. Esta comunidad, con el 6,8% del total, es la quinta por número de empresas afincadas de este sector, tras Madrid, Barcelona, Andalucía y la Comunidad Valenciana.

Archivado en:

Y además:

Outbrain