X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Santander, Aena y Red Eléctrica vencen a España en rating

Su mejor perfil de riesgo las pone en el foco del inversor asiático La entidad de Ana Botín tiene la nota más alta de la banca española

La buena marcha de la economía y el impacto limitado del conflicto en Cataluña le han valido a España una avalancha de mejoras de rating este año, un signo de confianza en el país que le hace más atractivo a los ojos de los inversores y que repercute de manera positiva en sus empresas, alguna de las cuales tiene incluso el honor de superar en solvencia al Reino de España. En concreto, son Aena, Red Eléctrica y Santander las cotizadas del Ibex 35 con un rating por encima del soberano, una posición que responde a su solidez financiera –fundamentalmente por su deuda reducida– y a la calidad de su operativa.

Moody’s fue en abril la última gran agencia de rating en reconocer la recuperación de la deuda española a largo plazo al subirle la nota hasta Baa1, situándola no obstante un escalón por debajo de las calificaciones fijadas por Fitch y Standard & Poor’s, que le devolvieron el grado de A-. Al gestor portuario español Aena, Fitch le otorga una A mientras que Moody’s le asignó un A3 apenas unos días después de la mejora a España por “el fuerte crecimiento en tráfico y la reducción de los niveles de endeudamiento”. Por su parte, Red Eléctrica también tiene una A de Fitch y Santander, una A de S&P y una A2 de Moody’s. Así, la entidad de Ana Botín atesora la calificación más elevada de la banca española.

El sector bancario suele ser de los primeros beneficiados cuando hay un alza del rating soberano por el efecto arrastre, y este año la subida a algunos de los principales bancos, entre ellos el Santander, ha sido casi automática por parte Moody’s. Enrique Lluva, subdirector de renta fija de Imantia Capital, sostiene que “el claro ganador es y será el sector financiero”, y apunta que “esta mejora significa también una mejora de las condiciones de financiación de esas entidades en mercados y, sobre todo, en los costes de emisión de su deuda híbrida (la más cara de emitir), por lo que una mejoría de rating redunda en su rentabilidad”.

También se ven favorecidos por el alza de rating otros sectores muy ligados al ciclo, como el de la construcción, el turismo, y las utilities. A juicio de Miguel Ángel Ruiz, analista de ActivTrades, para las eléctricas, por ejemplo, “ha sido un revulsivo porque llevaban varios años de letargo por la crisis y ahora acumulan varios meses de escalada alcista en Bolsa, lo que se está haciendo notar en la evolución de los activos”. En el caso de Red Eléctrica, Fitch confirmó su calificación a finales del año pasado por la estabilidad en sus ingresos y el bajo riesgo del negocio de la compañía como operador de la red de transporte de energía eléctrica.

Araceli de Frutos, socia fundadora de la eafi 107 que asesora el fondo Alhaja Inversiones, explica que estas cotizadas que cuentan con una mejor nota crediticia que la propia deuda soberana tienen ahora “más posibilidades de que les compren sus emisiones de deuda dado que hay algunos fondos que tienen limitado el rating de inversión en renta fija al rating del país en el que operan”. Y añade que “otra ventaja, como emisor, es que pueden emitir a tipos de interés más bajos y financiarse así más barato, dado que generan más confianza entre los inversores y pueden conseguir más volumen de inversión”.

Pedro Santamaría, director de mercado de capitales de HSBC, reconoce además que estas empresas podrían ya atraer inversiones de cuentas asiáticas que, tras abrirse la vía de mejora en el bono soberano, se plantean dar el paso en entidades privadas.

Adolfo Estévez, director de Axesor Rating explica que la metodología de algunas agencias “limita el número de escalones en los que el rating de una empresa puede superar al rating soberano”, por lo que en la medida que este suba, puede tener un efecto positivo en empresas que tengan esta casuística. Sin embargo para aquellas empresas que estén por debajo del rating soberano, el efecto positivo es mas a medio largo plazo, ya que al estrecharse el diferencial que piden los inversores al invertir en el riesgo soberano, esto suele repercutir en una reducción en el coste de financiación para todas las empresas en general.

Para ActivTrades, ACS, Bankinter y Amadeus son las cotizadas con más papeletas para recibir pronto un alza de rating.

Archivado en:

Y además:

Outbrain