X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Renta 2017: cómo hacer la declaración y confirmar el borrador, paso a paso

Aunque se puede confirmar el borrador con una app en el teléfono, es recomendable revisar la declaración completa Ventas de patrimonio, deducciones o viviendas en propiedad son datos que no siempre recoge el borrador

1 El nuevo Renta Web La gran novedad de la campaña de la renta 2017 es la aplicación para, como hemos oído profusamente en las últimas semanas, hacer la declaración con el teléfono móvil. No obstante, el sistema solo sirve para confirmar el borrador de declaración, que puede contener errores tanto a favor del contribuyente como de Hacienda. Todos los expertos y asesores aconsejar revisar detenidamente el borrador proporcionado por la app. Si toca corregir algún dato, es necesario abrir la aplicación RentaWeb. Cabe recordar que el contribuyente no puede dar por hecho que los datos referidos en el borrador son correctos; la responsabilidad de no haberlos modificado es suya. Adicionalmente, si no se revisa se puede perder algunos beneficios fiscales.
2 Entrar y generar el borrador El acceso al sistema Renta Web exige los mismos datos de identificación que la aplicación: se puede activar con certificado o DNI electrónico, con el sistema Cl@ve PIN o con el número de referencia. El mecanismo más sencillo es el número de referencia. Si el contribuyente ya ha usado la aplicación móvil, en ésta se puede consultar el número de referencia. Para generarlo, es preciso tener a mano la declaración del año pasado y el DNI. Con estos datos, se genera en esta página http://www.agenciatributaria.es/AEAT.internet/REN0.shtml Hecho esto, se accede a Renta Web con el DNI y la referencia.
3 ¿Tengo que declarar? Cualquiera que haya obtenido rentas en 2017 puede presentar la declaración de la renta, pero no todos están obligados a ello. Todos los asalariados que obtengan rendimientos de trabajo superiores a 22.000 euros anuales están obligados a presentar y suscribir la declaración por el IRPF. Por debajo de esa cifra nadie les prohíbe hacer la declaración, podrán declarar si lo creen conveniente, pero no están obligados a hacerla. Para comprobar si conviene o no hacer la declaración es recomendable consultar el borrador, algo que no obliga a posteriormente presentar la Renta. Además, este año el borrador se puede solicitar vía una aplicación en el teléfono móvil, lo que facilita el proceso.
4 Datos personales y vista previa Lo primero que debe hacer el contribuyente es verificar sus datos personales; además del nombre, domicilio y circunstancias familiares. Si estos datos son correctos (después no pueden ser modificados) el usuario hace click en “Aceptar” y el sistema genera el borrador. La vista previa que ofrece el sistema aporta los datos básicos: Base imponible, tipo de gravamen, deducciones y, obviamente, resultado de la declaración. Este borrador se puede confirmar en la mayoría de los casos. Para corregir o aportar información hay que pinchar en “Continuar con la declaración”. Si es preciso corregir datos personales, se accede a través del botón específico.
5 Traslado de datos Los datos con los que confecciona Hacienda el borrador son aquéllos de los que Hacienda está segura de tener toda la información necesaria. Es lo que la Agencia Tributaria denomina "datos negros": por ejemplo, la nómina, la hipoteca o ciertos donativos, operaciones donde las entidades que hacen los pagos o cobros informan a Hacienda. Si Hacienda tiene información amplia, pero no completa, se denominan "datos azules", como por ejemplo algunos tipos de ganancias patrimoniales o posesiones inmobiliarias. El contribuyente recibirá una sugerencia de Hacienda sobre estos datos, que deberá en todo caso incorporar o corregir. En último lugar están los "datos rojos", que son aquellos que Hacienda no conoce: ingresos por alquileres, determinadas ganancias patrimoniales o algunas operaciones que pueden dar lugar a subvención.
6 Rentas del trabajo y el ahorro La incorporación de la nómina a la declaración de la renta es casi automática, dado que las empresas están obligadas a remitir esta información. Pese a ser el principal ingreso de la mayoría de los contribuyentes , es el apartado que menos trabajo da. Solo hay que verificar que se declaran correctamente retribuciones en especie no exentas (los cheques de comida, por ejemplo, no tributan) y las partidas que pueden reducirse: planes de pensiones de empresa o cuotas a sindicatos. Lo mismo sucede con la base imponible del ahorro: los bancos remiten a Hacienda los mismos datos que al contribuyente. Solo hay que verificar la información (especialmente los gastos de administración y custodia).
7 Vivienda La mera posesión de viviendas supone un ingreso, al menos a los ojos de Hacienda. No de la vivienda habitual, que no tributa, pero sí de otras viviendas que estén a disposición de sus propietarios. En ocasiones Hacienda no tiene datos concretos de las propiedades inmobiliarias, por lo hay que consignarlos a mano. El 1, o el 2%% del valor catastral de un inmueble se considera renta, si está a disposición del contribuyente. Si no lo está por estar en usufructo o alquilado no computa. Obviamente, las rentas derivadas del alquiler deben consignarse como tales, deduciendo los gastos deducibles (mantenimiento, impuestos, seguros…). Tienen bonificación los alquileres a menores de 35 años.
8 Ganancias patrimoniales Otro aspecto del que Hacienda es casi imposible que tenga información. La venta de terrenos, las operaciones en Bolsa, la venta de un coche, la consecución de un premio.. .son variaciones de la riqueza que se consideran ingreso para el contribuyente. Hay varios apartados de la declaración donde consignar cada tipología: premios, fondos de inversión, acciones o venta de patrimonio, desde la casilla 265 hasta la 407. Todas las ganancias patrimoniales menos los premios se integran en la base imponible del ahorro, por lo que eventuales pérdidas en, por ejemplo, la Bolsa, pueden compensar otras ganancias.
9 Reducciones y deducciones El borrador puede no incluir, o no hacerlo correctamente, algunos beneficios fiscales. Es preciso verificar que se aplica la reducción por aportación a planes de pensiones o a patrimonios protegidos de personas con discapacidad (casillas 437 en adelante). Por el contrario, la deducción por vivienda habitual sí suele reflejarse, toda vez que Hacienda tiene los datos de la hipoteca de años anteriores. Es preciso revisar también la deducción por alquiler de vivienda habitual (muy limitada), las deducciones por donativos o mecenazgo o por incentivos a la actividad empresarial.
10 Deducciones familiares Este apartado de deducciones para familias numerosas, descendientes o ascendientes con discapacidad o madres trabajadoras son de obligada revisión, dado que las deducciones se pueden cobrar o bien mes a mes o bien al hacer la declaración. Situaciones como una excedencia (por corta que sea) o la caducidad de un carné de discapacidad pueden provocar la paralización del abono de los 100 euros, por lo que hay que revisar qué cantidades se han cobrado anticipadamente y cuáles no. La deducción es de 1.200 euros anuales o 100 mensuales; lo que no se haya cobrado anticipadamente se hace en la declaración.
11 Deducciones autonómicas A partir de la casilla 790, después de las deducciones de carácter estatal, es donde se recogen las deducciones autonómicas, tan numerosas como diversas. El sistema renta Web solamente muestra al contribuyente las deducciones de la comunidad en la que haya declarado su domicilio. Muchas de ellas están relacionadas con la situación familiar o con el acceso a la vivienda (gastos de alquiler de la vivienda habitual), gastos educativos o determinados tipos de inversión en empresas.
12 Liquidación y abono Una vez presentada y aceptada la declaración, si es por Internet o teléfono, el contribuyente recibirá un código de 16 cifras que incluirá la fecha y hora de la presentación, y que sirve de justificante. Deberá conservarlo. En caso de errores en la declaración, si son en perjuicio del declarante Hacienda ha habilitado en Renta WEB un apartado para rectificar liquidaciones. Si el error perjudica al fisco será precisa una declaración complementaria. En ocasiones, no obstante, es Hacienda quien al comprobar la declaración puede hacer un requerimiento de información en el que da la opción de regularizar la declaración si se acepta su propuesta que corrige el posible error. A la hora de cobrar la devolución, Hacienda dispone de seis meses .