X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

El Banco de España advierte de que seguirá con atención el crédito al consumo

Advierte de que las entidades podrían estar buscando oportunidades de obtener rentabilidades mayores a costa de incurrir en mayores riesgos Vigilará su crecimiento y la tasa de morosidad

Imagen de la sede del Banco de España en Madrid.

El Banco de España ha advertido este jueves de que seguirá "con atención" en los próximos trimestres, la evolución del crédito al consumo y su tasa de morosidad.

Y es que según ha explicado el organismo, este tipo de crédito es el segmento de negocio con los tipos de interés más elevados, y dado el entorno de bajos tipos en el que se desarrolla el negocio bancario, "podría ocurrir que las entidades estuvieran buscando oportunidades de obtener rentabilidades mayores a costa de incurrir en mayores riesgos".

El Banco de España ha lanzado esta advertencia en su Informe de Estabilidad Financiera publicado este jueves, en el que ha explicado que el margen de intereses de las entidades de depósito españolas en el negocio doméstico continúa bajo presión, y ello como consecuencia del bajo nivel de los tipos de interés, junto con el descenso del volumen de actividad, y "el aún elevado nivel de activos improductivos en los balances bancarios".

Una de las "potenciales" consecuencias de esta caída del margen de intereses es la búsqueda de fuentes alternativas de recursos que ofrezcan una mayor rentabilidad , pero que pueden llevar asociado un mayor riesgo, ha dicho.

"Lo anterior, junto con otros factores de demanda, podría contribuir a explicar el dinamismo observado en el crédito al consumo". "Este es un segmento de negocio que suele tener una morosidad relativamente elevada y en el que las garantías juegan un papel menor", ha añadido el Banco de España.

Según los datos del organismo, durante todo 2017, el crédito al consumo registró tasas de crecimiento interanual por encima del 15 %.

En su Informe de Estabilidad Financiera, el Banco de España señala los factores de riesgo que pueden afectar la rentabilidad de la banca como una "potencial corrección abrupta en los precios de los activos financieros ante cambios significativos en las expectativas de política monetaria, especialmente en EEUU, o en las perspectivas macroeconómicas globales".

Igualmente, el organismo ve como un factor de riesgo el entorno de bajos de tipos de interés, el descenso de la actividad crediticia, y el elevado, aunque decreciente, nivel de activos improductivos.

En este sentido, el organismo que dirige Luis María Linde ha explicado que aunque las tensiones financieras en torno a la situación política en Cataluña se han reducido, "no se puede descartar que un eventual aumento de la incertidumbre pudiera tener efectos económicos adversos".

Respecto a los activos improductivos del sector financiero, el Banco de España ha destacado la reducción llevada a cabo en los últimos años, que tiene un reflejo directo en la tasa de morosidad, y en la cuenta de resultados.

Al respecto, ha explicado que el volumen de los activos dudosos totales a nivel consolidado de las entidades de depósito españolas registró en 2017 una "significativa reducción del 21 %", hasta los 116.100 millones de euros, con lo que el porcentaje que representan sobre el total del activo se redujo al 3,3 %.

Por último, el Banco de España ha calculado que en 2017, las entidades de depósito españolas en su conjunto registraron un resultado consolidado atribuido de 15.572 millones de euros, lo que supone un 44 % superior al resultado de 2016.

Sin embargo, si se consideran las pérdidas de más de 12.000 millones de euros del Banco Popular, el resultado final ascendería solo a 2.722 millones, lo que supondría un descenso de casi el 75 %.

Archivado en:

Outbrain