X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Fondos de inversión en la renta

Los fondos de inversión solo tributan cuando se produce el reembolso (por la ganancia o la pérdida patrimonial), pero no mientras el dinero permanezca invertido, ni cuando se hace un traspaso a otro fondo.

La ganancia (o pérdida) patrimonial tributa en la base del ahorro (entre el 19 y el 23%, según la cantidad) y las pérdidas se pueden compensar en la declaración de la renta, ilimitadamente, con otras ganancias patrimoniales y, con límite, con los rendimientos del capital mobiliario.

A la hora de calcular la ganancia patrimonial es importante recordar que se utiliza el sistema FIFO (First in, first out, en inglés), lo que significa que se venden primero las participaciones más antiguas.

Otras características que conviene tener presente son:

Dividendos o rentas de las IIC: aunque no es lo habitual, los fondos y sociedades de inversión pueden repartir dividendos, que se incluyen en la declaración como rendimiento del capital mobiliario y tienen retención del 19%.

Fondos de inversión garantizados: si la garantía es interna, las participaciones de un fondo garantizado tributan ganancias o pérdidas patrimoniales. Si es externa, la cantidad satisfecha adicionalmente para compensar al partícipe es un rendimiento de capital mobiliario. Están sujetos a retención.

Traspasos: desde enero de 2003 los traspasos entre IIC no computan como ganancia o pérdida patrimonial, las nuevas acciones o participaciones suscritas conservan el valor y la fecha de adquisición de las trasmitidas o reembolsadas, siempre que se cumplan ciertos requisitos. Es decir, nos permite un diferimiento fiscal, ya que no pagamos por ese dinero ni por los intereses que genera hasta que no sacamos, que los hace una opción de inversión atractiva.

Fondos cotizados: son aquellos cuyas participaciones están admitidas a negociación en bolsas de valores. En este caso, los impuestos se pagan cuando se venden las participaciones, operación con la que se genera una ganancia o pérdida patrimonial (precio de venta – precio de compra– gastos asociados a la compra y a la venta). No están sujetos a retención y, a diferencia de los fondos de inversión, los ETF no pueden traspasarse sin tributar. Los dividendos que reparten son rendimientos del capital mobiliario y tienen una retención del 19%.

Guía Abante Productos financieros en el IRPF Si quieres saber cómo incluir en la declaración de los productos financieros, como acciones, fondos de inversión, etc.
Descargar

Archivado en:

Outbrain