X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

El Open de Tenis quiere unos palcos como los del Bernabéu

Hace siete años, los más caros valían casi 18.000 euros En esta edición, el precio ha ascendido a 56.000 euros

Una fila de palcos en la Caja Mágica de Madrid.

Todo listo para que dé comienzo el Mutua Madrid Open de Tenis. El torneo, que cumple su decimoséptima edición y se disputa del 4 al 13 de mayo, pone durante estos días a Madrid en el epicentro del panorama tenístico mundial, y pelea, año tras año, por erigirse como una de las citas ineludibles para los aficionados de todo el mundo. En 2017, más de 260.000 personas acudieron al evento, y el 21% de ellas fueron aficionados internacionales, quienes se dejaron, por cabeza, 1.146 euros entre vuelos, estancia, entradas y consumo en la ciudad. A pesar de esto, desde la organización insisten en que hay margen de mejora. “El torneo tiene todavía gran potencial de crecimiento”, aseguró hace dos semanas el consejero delegado del Madrid Open, el francés Gerard Tsobanian.

Una de las bazas que para ello exprimen desde Madrid Trophy Promotion, la empresa organizadora del evento, además de todos los avances tecnológicos de los que presumen, como retransmitir el torneo en 360 grados, es la de los palcos y las zonas vip y exclusivas de la Caja Mágica. Las instalaciones cuentan con un total de 396 palcos, aunque aproximadamente 10 de ellos, al estar muy escorados, es posible que no estén habilitados durante el torneo. Todos ellos cuentan con entre cuatro y ocho asientos, además del pase para los restaurantes y zonas vip.

“En esta edición habrá un total de 17 sesiones de mañana y de tarde a lo largo de los 10 días que dura el torneo. Por eso, un palco de, por ejemplo, cinco asientos tiene 85 pases”, explica el responsable comercial del torneo, Javier Burgos. De todas estas zonas, 33 (con algo más de 200 asientos) se ceden al Ayuntamiento de Madrid en virtud del convenio establecido en 2001 entre el consistorio de Alberto Ruiz-Gallardón y la organización, y que ha llevado a ambas entidades a un enfrentamiento sobre el que todavía se está negociando para ver si se renueva o no el acuerdo, que caduca en 2021.

La empresa organizadora ha sabido aprovechar estas localidades. Sus precios, hace siete años, oscilaban entre los 10.250 y los 17.600 euros, en función del número de asientos y de su cercanía con la pista central. En esta edición, se mueve entre los 26.000 y los 56.000 euros, dependiendo de los mismos factores. “A día de hoy, estamos al 90% de ocupación, cuando el año pasado nos quedamos en un 83%”, prosigue Burgos.

Desde el torneo venden estos espacios como un lugar en el que se puede hacer mucho más que disfrutar de los partidos. “En gran medida están pensados para las empresas. Es un sitio en el que hacer net­working y conocer gente. Nuestro objetivo es que se conciban como los palcos del Bernabéu”, cuenta. Además, también se intenta fidelizar al usuario con descuentos de entre un 5% y un 7%. Un palco de ocho asientos en la segunda fila, en 2018, cuesta 55.805 euros. Pero si se reserva para este y para el siguiente año, baja a 53.015 euros, y para los tres próximos, queda en 51.899. Es decir, 6.500 euros por asiento en el mejor de los casos. Según los últimos datos disponibles en el Registro Mercantil, la empresa facturó casi 36 millones de euros en 2016.

Pero hay más. El Open de Madrid ha creado un nuevo espacio exclusivo, en el “que se combina ocio, deporte y networking. Los Premium Seats son asientos al mismo nivel que el palco, pero desde otro salón”, añade Burgos. A estos se le suman más de 7.000 metros cuadrados de restaurantes temáticos y terrazas con gastronomía de los cinco continentes a cargo del catering DO&CO. Por último, el evento cuenta con los Sky Lounges, salas privadas que la organización alquila a empresas que quieren tener un evento propio dentro del torneo. “Tienen las mismas sesiones que los palcos, pero se compran para toda la competición. Su precio depende de varios factores, pero están disponibles a partir de los 20.000 euros. En esa edición ya están todos reservados, muchos de ellos por empresas del Ibex”, reconoce Javier Burgos.

Archivado en:

Outbrain