X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Valencia, más allá de las Fallas

La tercera urbe más grande de España se posiciona para hacer una escapada primaveral perfecta Valencia invita a disfrutar de una agenda repleta de inauguraciones, aniversarios y ofertas culturales y de ocio

Comunidad Valenciana

No en todas las ciudades conviven de una forma tan armónica los restos de un pasado remoto con los edificios más innovadores y vanguardistas como en la ciudad del Turia. Valencia es tradición, comercio y cultura, teatro, museos, música, negocios… Es también un centro de diseño y de vanguardia, y una de las ciudades más activas en ferias y congresos de Europa. Por su localización geográfica, ha sido históricamente una importante puerta al Mediterráneo y, desde luego, cuenta con el encanto especial de todas las ciudades que son puerto de mar.

En 2018, la tercera ciudad más grande de España se posiciona como una escapada perfecta: invita a ser paseada, a respirar su esencia en cada rincón de su centro histórico, a disfrutar de una agenda repleta de inauguraciones, aniversarios y ofertas culturales y de ocio. Y la primavera es la mejor época del año para acercarse a descubrir, o redescubrir, esta ciudad tan mediterránea, más allá de las Fallas.

El Mercado de Colón, que nació gracias al fuerte crecimiento de la ciudad en la era posindustrial de principios del siglo pasado, es una joya del modernismo valenciano.

Tras su restauración, abrió sus puertas transformado en un espacio gastronómico de referencia en la ciudad con más de 20 establecimientos, entre restaurantes, cervecerías, horchaterías, cafeterías, floristerías y tiendas de alimentación selectas. También organiza actividades culturales. Y hasta el 29 de abril se vuelca con el producto estrella de la tierra con ¡Al grano! Todos los restaurantes y cafeterías del mercado ofrecen platos con arroces de todo el mundo, de variedades diferentes y con distintas elaboraciones.

El Mercado de Colón.

Una obra maestra del casco antiguo, y uno de los edificios más emblemáticos de Valencia, es la Lonja de la Seda o de los Mercaderes. Fue construida en el llamado Siglo de Oro valenciano, el siglo XV, cuando la pujanza económica y cultural del Reino de Valencia capitaneaba el liderazgo de la Corona de Aragón en el Mare Nostrum.

El edificio consta de cuatro partes, la Torre, la Sala del Consulado del Mar, el Patio de los Naranjos y el majestuoso Salón de las Columnas. En total ocupan cerca de 2.000 metros cuadrados. Es un extraordinario ejemplo del arte gótico civil de todo el Mediterráneo, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1996. Los domingos hay exposición de monedas y sellos.

La catedral, que conserva nada menos que el Santo Grial, asentada sobre un templo romano, mezquita después, se remonta al siglo XIII. No tiene estilo arquitectónico dominante como muy bien atestiguan sus tres puertas: barroca la principal, gótica la de los Apóstoles y románica la del Palau.

La catedral con El Miguelete.

Y luego está El Miguelete, el campanario, otro símbolo de la ciudad, construido entre los siglos XIV y XV. Es una torre de planta octogonal que se eleva más de 50 metros, desde donde parte una escalera de caracol que conduce hasta la terraza donde disfrutar de una espléndida vista de la ciudad que se extiende hasta la costa.

También es muy recomendable visitar la iglesia de San Nicolás donde, desde su rehabilitación, lucen en todo su esplendor los frescos barrocos del templo, pintados a finales del siglo XVII. Los recientes trabajos de restauración han sacado a la luz su policromía original.

Moderna y vanguardista

La Valencia más vanguardista se encuentra representada en la Ciudad de las Artes y las Ciencias. La obra proyectada por el polémico arquitecto valenciano Santiago Calatrava fue oficialmente inaugurada en abril de 1998, y este año contará con una programación especial para conmemorar su 20 aniversario.

Ciudad de las Artes y las Ciencias.

Es, sin duda, un complejo único que se extiende dos kilómetros junto al cauce del río Turia. Está compuesto por varios edificios, unidos por L’Umbracle, un paseo ajardinado donde se encuentra un museo de esculturas al aire libre, el llamado Paseo de las Esculturas.

L’Hemisfèric, sede del planetario, fue la primera construcción en abrir sus puertas en el complejo, que también alberga L’Oceanogràfic, el acuario más grande de Europa, y el vanguardista Palau de les Arts Reina Sofía, la casa de la ópera.

El puerto

Es una zona en auge. El edificio Veles e Vents toma su nombre del poema del poeta del siglo XV Ausiàs March, máximo exponente del Siglo de Oro valenciano, que narra la historia del viaje que realiza el autor desde Italia a Valencia para encontrarse con su amada. Durante la travesía, acechada de peligros, invoca al viento para alcanzar a salvo tierra firme. Diseñado por los arquitectos David Chipperfield y Fermín Vázquez para la 32ª edición de la Copa América de vela en 2007, una década después, el premiado edificio ha resurgido como un nuevo centro gastrocultural de Valencia.

Localizado en el puerto de la ciudad, se compone de varios restaurantes, entre ellos La Sucursal, con unas vistas privilegiadas de 360 grados de la ciudad, la dársena de la Marina, el puerto y la playa de la Malvarrosa. Tiene además una escuela de catering y un espacio dedicado a eventos y exposiciones.

Paseo por los jardines del Turia, con el museo de Bellas Artes al fondo.

Para pasear, el cauce seco del río Turia da mucho juego. El llamado jardín del Turia, que se extiende a lo largo de nueve kilómetros por el antiguo cauce del río, entre la Ciudad de las Artes y las Ciencias y el parque de la Cabecera, es el jardín urbano más largo de España. Se puede recorrer en bicicleta, hay varias empresas que las alquilan. Es muy recomendable hacer el trayecto entero, con parada en algún punto intermedio; el Museo de Bellas Artes es una buena elección. Y para aquellos que viajen en familia, una buena idea es concluir en Bioparc, un referente en el ámbito de los parques con animales, con gorilas, elefantes, lemures, jirafas...

También hay que hacer una parada en el paseo de la Alameda, junto al puente de las Flores, obra de Santiago Calatrava, que es uno de los puentes que atraviesa el jardín del Turia.

Archivado en:

Y además:

Outbrain