X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

¡Felicidades mamá! Díselo con un viaje

A la mítica y cálida Polinesia en los mares del sur, a la exótica Bali en el Índico o llévala a las islas griegas; regálale un baño de oro junto al Atlántico

Una mujer se relaja y toma el sol en la isla tropical de Moorea, en Tahití.

Tahití, Bora Bora Moorea, Raiatea y así hasta más de un centenar de islas de nombres evocadores ubicadas al sur del Pacífico. Un destino mítico para renovar pasiones, vivir una segunda luna de miel o sorprender a mamá, porque se lo merece todo y qué mejor que celebrar el Día de la Madre con un viaje a la Polinesia. Un archipiélago de gentes amables que contagian su alegría y cautivador como pocos con escenarios de cine y playas paradisiacas; volcanes amenazantes, cascadas de vértigo y fondos marinos para perderse entre miles de peces de colores.

Un baño de oro para sentirse como una reina al borde del mar

Los tratamientos a base de oro son tendencia porque, entre otros beneficios, dejan la piel tersa y luminosa. El emblemático hotel gaditano Valentin Sancti Petri, magníficamente ubicado frente a la preciosa Playa de la Barrosa, ha incorporado a su spa el tratamiento Gold que incluye una exfoliación corporal con polvo de oro, una mascarilla corporal con base de oro y un masaje relajante con aceite de oro. La terapia dura 150 minutos y cuesta 110 euros.

Una casa troglodita de lujo con vistas a las islas del Egeo

Las islas griegas son siempre una tentación para viajar a ellas en pareja, en familia o con amigas. De Oia Ver Cavehouse VII es una villa-cueva de lujo esculpida en la montaña que cuenta con piscina privada y que brinda unas hermosas vistas sobre el pintoresco pueblo de Oia (Santorini) y las islas del Egeo. Con capacidad para cinco personas, está equipada a la última e integrada en el paisaje. Desde 410 euros noche en Homeaway.es.

Pasear como una geisha, dormir en un ryokan, toparse con un ninja

Japón es un país de contrastes en el que la vanguardia más futurista convive con las tradiciones más ancestrales y que hoy constituyen un atractivo turístico. Recorrer Kioto vestida como una maiko –aprendiz de geisha–, un samurái o convertirse en ninja por un día y aprender algunas de sus habilidades en el pueblo de Iga son algunas de las vivencias que permiten a los viajeros mimetizarse con algunas de las figuras más icónicas de Japón, aunque quizás la más auténtica sea alojarse en un ryokan.

Son los alojamientos tradicionales y una de las experiencias que permiten al viajero conocer el antiguo modo de vida en el país del sol naciente. Las habitaciones en ellos, son grandes estancias con suelos de tatami fabricados con paja de arroz y puertas correderas, con una mesa y sillas bajas como único mobiliario, donde por la noche se extiende el futón y los huéspedes visten el yukata –kimono ligero– y las geta –sandalias de madera–.

Un tratamiento cinco estrellas en plena dehesa salmantina

Ubicado en plena naturaleza en la bella dehesa de Salamanca y en lo que antes fuera un convento dominico del siglo XIV rehabilitado, Hacienda Zorita Wine Hotel & Spa, ofrece un paquete Especial Día de la Madre compuesto por alojamiento y desayuno, sesión de yoga, masaje facial con cosmética Decleor y jacuzzi en spa, más visita y cata en bodega desde 299 euros, para estancias de una noche o desde 499 euros dos noches.

Archivado en:

Y además:

Outbrain