X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

El salón de belleza del futuro de L’Oreal es digital y naturista

Su nuevo modelo une compras, tratamientos y experiencias digitales De momento se han transformado 2.000 de los 18.000 centros con los que trabajan de forma directa en España

Parte del salón de belleza que la división de productos profesionales de L’Oréa quiere instalar en todas sus peluquerías.

La división profesional de L’Oréal quiere transformar todas las peluquerías con las que trabaja en España en centros integrales de belleza, y lo quiere hacer antes de que acabe este año. Es la declaración de intenciones que muestra Nathalie Roos, presidenta a nivel mundial de la división de productos profesionales de L’Oréal, que en el ejercicio pasado generó una facturación de 3.350 millones, cerca del 13% de los ingresos totales de la compañía.

“España es un mercado muy dinámico, crecimos el año pasado un 4%, el doble que el ritmo del conjunto del mercado de peluquería profesional”, describe Roos. Pese a que su división apenas mejoró su facturación un 0,2% el año pasado, la ejecutiva lo explica como “un paso atrás para entender lo que pasa en el mercado. Y que pasa es la digitalización. Hemos tenido que redefinir la estrategia y sacar a relucir nuestros activos, que en el mercado profesional es nuestra red de colaboradores y nuestra experiencia”.

Esto en España se traduce en 18.000 peluquerías de los 50.000 que componen el mercado en España, y con las que esta división de L’Oréal trabaja de forma directa, es decir, sin intermediarios a la hora de llevar sus productos a estos establecimientos. Con ellos trabaja en implantar su nuevo modelo de peluquería, Salón Emotion, y que divide la experiencia de los clientes en siete momentos: el escaparate, la recepción, de ahí al espacio de diagnóstico capilar, una zona de spa para el cabello, el propio tratamiento que se desee, y la compra final de producto. Todo bajo una importante presencia de elementos digitales, incluida una aplicación que permite experimentar con el estilismo, y una mayor cantidad de productos naturales que son elegidos por el cliente a través del asesoramiento de los estilistas.

La zona de spa capilar

“Queremos que el 100% de los salones adopten este concepto a finales de este año”, afirma Roos, quien explica entencia la directiva. De momento, son 2.000 los salones que lo han implantado, por lo que el objetivo de llegar al 100% en lo que queda de año es, cuando menos, ambicioso. Aunque, señalan desde la empresa, España es el país con mayor número de negocios con este nuevo modelo.

Dado que L’Oréal no tiene centros propios, son sus clientes los que corren con el gasto de la transformación. Norberto Videira, director general de la división de productos profesionales de L’Oréal en España, explica que cada uno “puede hacerlo a su manera, y la inversión puede ser mínima”, sin detallar qué coste medio tiene.

En paralelo, esta división de L’Oréal está redefiniendo sus canales online para que estos sean una fuente de tráfico hacia los salones físicos, que incluye formación a los estilistas y propietarios de estos para que aprovechen el potencial de las redes sociales.

Archivado en:

Outbrain