En 2021 habrá unos 100 modelos eléctricos en el mercado

La escasa oferta de esta tecnología impide su popularización

T&E denuncia el retraso de los lanzamientos más eficientes

Coches eléctricos pulsa en la foto

El año 2021 parece ser clave para que se despeje el camino hacia la movilidad eléctrica. Según Transport & Environment, ONG europea centrada en el transporte sostenible, para ese año está previsto que el número de vehículos eléctricos con batería se multiplique por cinco y el de modelos con esta tecnología alcance los 100.

La actual escasez de modelos (20 en el mercado) es uno de los problema con los que se encuentran las compañías de renting a la hora de ofrecer soluciones sostenibles a sus clientes, principalmente en el área de vehículos comerciales ligeros y el de transporte de mercancías pesadas, donde existe un gran déficit.

Además, según recoge el informe de la ONG, los nuevos modelos que saldrán a la venta en los próximos tres años habrán aumentado considerablemente la autonomía y la competencia, lo que ayudará a abaratar los precios.

Aunque la mayoría de las marcas de coches no tendrán problemas para cumplir con los objetivos de emisiones de CO2 fijados para 2021, la organización denuncia que están retrasando el lanzamiento de modelos más eficientes.

Las marcas intentan relajar los objetivos de emisiones de la UE para dar salida a sus versiones diésel

De hecho, solo seis de los 50 modelos más vendidos en Europa fueron actualizados en 2017 y hubo escasos lanzamientos de nuevos coches híbridos enchufables, lo que ha contribuido a frenar el progreso en la reducción de emisiones de dióxido de carbono del año pasado.

En 2021 habrá unos 100 modelos eléctricos en el mercado

Los automóviles y las furgonetas representan más de dos tercios de las emisiones de carbono del transporte, que a su vez es el sector que más contamina en la Unión Europea, con el 27% de las emisiones totales. Los objetivos que actualmente baraja establecer la UE es una reducción de CO2 del 15% en 2025 y del 30% en 2030.

Mónica Vidal, de la Fundación Ecología y Desarrollo, que ha colaborado con Transport & Environment en la elaboración del informe, asegura que “los fabricantes están tratando de persuadir a los reguladores para que relajen los objetivos previstos para seguir vendiendo modelos diésel”. 

Una tecnología que en opinión de Agustín García, presidente de la AER (Asociación Española de Renting), “se la quieren cargar porque sí, cuando se han rebajado considerablemente las emisiones de estos motores y, además, habría que velar por la neutralidad tecnológica”.

Este año, Fiat, Ford, Mercedes-Benz y Toyota tienen planeado actualizar algunos de sus modelos, pero el grueso se producirá entre 2019 y 2020, cuando el resto de compañías, incluyendo a Audi, BMW, Dacia, Ford, Renault, Nissan y Seat, relanzarán 21 modelos, sustituyéndolos por versiones más eficientes y de bajas emisiones.

Pero el impulso del eléctrico se producirá dentro de dos años, cuando se estima que los grandes fabricantes de automóviles empezarán a vender de forma verdaderamente masiva modelos eléctricos de batería e híbridos enchufables, lo que aumentará su cuota de mercado en Europa entre el 5% y el 7%.

Cursos de conducción

ALD Automotive. Esta compañía de rentig ha puesto en marcha una escuela de conducción con el objetivo de incrementar la seguridad en las carreteras y mejorar las habilidades al volante de los conductores mediante el conocimiento del comportamiento del vehículo. La escuela imparte cuatro programas en sus sedes de Madrid, Barcelona y Valencia, que incluyen formación teórica (manejo del volante, cambios, deslizamientos, tracción trasera y delantera, etc.) y prácticas.

Emergencias. El curso de perfeccionamiento de la conducción dota a los conductores de conocimientos técnicos y prácticos para controlar el coche en situaciones de emergencia. En el curso de conducción defensiva se pretende detectar los malos hábitos y carencias del conductor. Incluye prácticas para conseguir un mayor nivel de seguridad.

Con simuladores. Gracias a este curso de conducción con simuladores, los alumnos reciben conocimientos para mejorar su nivel de conducción en situaciones de emergencia. Identificar la actitud correcta al volante para reducir los consumos, ahorrar y rebajar la contaminación es el objetivo del programa de conducción ecoeficiente.

Normas