X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Moody’s se suma a Fitch y S&P y mejora el rating de España

La agencia sube la nota a Baa1 Cree que las mejoras económicas están suficientemente arraigadas, pese al conflicto catalán

Moody’s, la agencia de calificación que según los expertos viene mostrándose más “escéptica” respecto a la deuda española, ha seguido finalmente los pasos de Fitch y S&P y ha elevado la calificación de la deuda soberana de España. En concreto, la ha subido un escalón, hasta Baa1 con perspectiva estable desde Baa2 por la fortaleza de una economía más equilibrada en su patrón de crecimiento y que se ha mostrado resistente frente a factores políticos así como por la mejora de los fundamentales del sector bancario. Pese a la mejora, la primera desde febrero de 2014, la nota todavía queda lejos de la ‘Triple A’ que le otorgó allá por diciembre de 2001. Además, continúa un escalón por detrás del rating de S&P o Fitch (A-) y a dos de la de DBRS.

La agencia de rating considera que aunque "es probable que las debilidades institucionales continúen siendo un factor limitante durante algún tiempo, las mejoras [económicas] observadas en los últimos años están lo bastante arraigadas para elevar la calificación".

"Moody's reconoce que se han producido cambios estructurales importantes propiciados por las reformas que hemos llevado a cabo en los últimos años. Gracias a ello, la economía presenta un crecimiento más robusto, diversificado y equilibrado", ha afirmado el ministro de Economía, Industria y Competitividad, Román Escolano.

"Estas subidas del rating se traducen en la mejora de la confianza de los inversores hacia la economía española", ha apuntado Escolano. Y ha recordado que "la prima de riesgo de la deuda del Estado a 10 años se ha reducido en más de 40 puntos básicos frente a la deuda alemana en lo que va de año, hasta los 70 puntos básicos, unos niveles que no se observaban desde 2010".

Moody’s se ha mostrado siempre más negativa respecto a la posible repercusión del conflicto catalán. Con todo, desde MacroYield destacan que la decisión “tendrá un impacto muy limitado en los títulos de deuda y en los activos de riesgo españoles, considerando la buena percepción mostrada recientemente por las otras tres agencias de calificación”.

Desde que comenzó el año, las otras tres principales agencias (S&P, Fitch y DBRS) han mejorado sus respectivas calificaciones. Fitch fue el pasado mes de enero la primera agencia en mejorar la nota de solvencia de España desde la crisis, al situar el ratiwng en ‘A-’ con perspectiva estable desde el ‘BBB+’ anterior de abril de 2014. La deseada ‘Triple A’ que le dio en diciembre de 2003 se la arrebató en mayo de 2010. Realizará la segunda evaluación de este año el próximo 13 de julio.
S&P también elevó la nota a A- el pasado 23 de marzo, con persectiva positiva, desde ‘BBB+’, su nivel más alto desde abril de 2012. La perspectiva positiva significa que en los próximos 24 meses podría elevar la calificación hasta A, si la incertidumbre en Cataluña se relajara, en función del impacto de las nuevas acciones del BCE (retirada de estímulos) y de la evolución de la deuda española, explican en MacroYield. La ‘Triple A’ la concedió en diciembre de 2014, hasta que en enero de 2009 rebajo a AA+. La próxima revisión la hará el 21 de septiembre.

Por su parte, la agencia de rating canadiense DBRS mejoró el pasado 6 de abril un escalón la nota de solvencia de la deuda a largo plazo de España, desde ‘A-’ a ‘A’ con perspectiva estable, como reflejo de la fuerte recuperación económica y los progresos realizados los últimos años en la reducción del déficit fiscal, así como por la opinión de que esta evolución seguirá sin verse afectada en gran medida por la situación política en Cataluña. La siguiente evaluación la ejecutará el 28 de septiembre.

Archivado en:

Y además:

Outbrain