X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Radiografía de los países emergentes: ¿cuáles son los riesgos y las oportunidades?

Las gestoras los tienen en lugar preferente para perfiles arriesgados, con especial preferencia por India

La inversión en países emergentes está asociada a la idea de riesgo. Turbulentos episodios como el tequilazo mexicano de 1994 o la crisis del rublo en 1998, con repercusión a nivel mundial, mostraron la vulnerabilidad de estas economías, que también se resintieron con fuerza con la crisis de 2008 y la búsqueda generalizada de refugio –provocando la repatriación apresurada de inversiones– y que se estremecen ante las subidas de tipos de las economías desarrolladas. El actual proceso de normalización en los tipos de interés en EE UU, la zona euro y Japón –aunque a muy distintas velocidades– promete poner a prueba de nuevo a los países emergentes. Aunque esta vez las cosas pintan diferentes.

Grandes gestoras y firmas de análisis coinciden en que las economías emergentes son ahora menos débiles que en el pasado y más resistentes a la pérdida de inversión y al deterioro de sus reservas que pueden suponer las alzas de tipos en las economías desarrolladas. Y sin perder de vista la cautela y el análisis detallado que exige cada una de estas economías, reservadas en todo caso para los inversores más arriesgados, tienen a los mercados emergentes como una de sus principales apuestas de inversión para este año. Así, la inversión en emergentes se convierte en la oportunidad con la que seguir extendiendo el rally de ganancias que empieza a agotarse en los mercados desarrollados, aunque a costa de asumir mayor riesgo.

“Nos mantenemos alcistas en renta variable de países emergentes”, sostiene Goldman Sachs, que ve en las recientes turbulencias ocasionadas por la amenaza de guerra comercial más una oportunidad que un nuevo desafío. “Los beneficios y la valoración de las compañías emergentes continúa siendo más atractiva en relación a sus homólogas en países desarrollados. Somos especialmente positivos en India”, añade el banco estadounidense.

Para BlackRock, la mayor gestora de fondos del mundo, “el círculo virtuoso de fuerte crecimiento y entradas de inversión en el mundo emergente se mantiene vivo”, si bien advierte que requiere de la continuidad de dos factores clave que lo están haciendo posible: un alza gradual de los tipos de interés y la actual debilidad del dólar. De hecho, un billete verde débil es garantía para evitar la depreciación de las divisas emergentes, que están disfrutando de un entorno de relativa estabilidad que contribuye al fortalecimiento de sus reservas y a la reducción de su déficit por cuenta corriente.

“La gran diferencia con el pasado es que las subidas de tipos que se esperan van a ser graduales y encuentran a estos países más preparados”, explica Nereida González, analista de mercados de AFI. Elke Speidel-Walz, economista jefe de mercados emergentes de DWS, argumenta que “la mayoría de emergentes afronta las alzas de tipos en una situación mucho más estable en comparación a ciclos anteriores. Los menores déficit por cuenta corriente les hacen menos vulnerables. Y la inflación está bajo control en la mayoría”. Desde Fidelity, también con una visión positiva sobre emergentes, su director de inversiones Tom Stevenson añade que “por primera vez en la historia hay un crecimiento sincronizado en todos los mercados emergentes”.

Los emergentes atrajeron el pasado año inversión de no residentes por 1,2 billones de dólares, y el mercado de bonos emergentes alcanzó la cifra récord de 113.000 millones de dólares, según estimaciones de JP Morgan. BlackRock prevé para este año la continuidad de este intenso flujo y mantiene su visión positiva incluso para la deuda emergente en moneda local, mucho más volátil y arriesgada. “La aceleración prevista en el crecimiento económico y los precios más altos de las materias primas servirán para compensar una eventual salida de flujos ante tipos más altos”, añade.

Archivado en:

Y además:

Outbrain