OPV

Las salidas a Bolsa del año esperan a que amaine la tormenta en el mercado

Cortefiel, Vía Célere y Haya Real Estate trabajan para después del veran

Azora, Testa y la matriz de La Tagliatella lo tendrán más fácil

Salidas a Bolsa Ampliar foto

Los mercados no salen de una para meterse en otra. Si entre finales de enero y principios de febrero el repunte de la inflación en EE UU dio el primer susto a la renta variable en meses, después fue el conflicto entre Trump y China a cuenta de la guerra comercial el encargado de doblegar a los mercados.

Cuando parecía que tanto Pekín como Washington abrían la puerta a negociar, la Casa Blanca ha elevado la tensión con Rusia. Un cóctel que hasta ahora ha hecho estallar la volatilidad. El Ibex cede un 2,96% en 2018, en su peor inicio de año desde 2016. Y en estos tres meses y medio ha oscilado entre los 10.600 y los 9.381 puntos.

Más allá de las implicaciones para fondos e inversores, la inestabilidad en el mercado tiene consecuencias para algunas de las mayores operaciones que se esperan para este año.

Bancos de inversión, inversores y actuales accionistas esperan el momento óptimo para culminar las salidas a Bolsa. Y la segunda ventana de debuts se cierra a mediados de julio. Así, fuentes de banca de inversión señalan que será a partir de septiembre cuando se produzca la oleada de estrenos programados.

Fuentes financieras indican que muchas de estas compañías tienen parte de la documentación preparada para debutar en Bolsa, pero que otras todavía están preparándose para todo ello, como Cortefiel, que se valora en unos 1.300 millones de euros, la promotora Vía Célere (unos 1.000 millones) y Haya Real Estate (alrededor de 1.200 millones). Todas ellos buscan que la calma vuelva al mercado para decidirse y obtener una valoración óptima. Además, el mercado baraja Testa, Cox Energy y la matriz de La Taglitatella.

Detrás de estos nombres están los principales asesores y bancos de inversión. Contratados por los accionistas, se encargan de testar el apetito de los inversores y realizar la colocación. También son claves en la elección del momento más propicio.

Haya Real Estate ha contratado a Rothschild como asesor y a JP Morgan y Citi como coordinadores.

Testa, que se propone salir en junio y defiende que, al ser una socimi, tendrá menos problemas de coyuntura, tiene en sus filas también a JP Morgan y a un ejército de bancos en el que también se están Goldman Sachs, Credit Suisse y Santander. De hecho, el banco que preside Ana Botín, con el 39% del capital, es el primer socio de la sociedad, y BBVA dispone de otro 27%. Como tercer accionista está Acciona, con el 21%.

Cortefiel, controlado por PAI y CVC, ha elegido a la entidad suiza, Morgan Stanley y Nomura. Y, finalmente, los encargados de pilotar el debut de Vía Célere son también JP Morgan, de nuevo Credit Suisse y Lazard. Pero fuentes conocedoras de estos eventuales debuts aseguran que existe prisa. Los temores, sin embargo, no disuaden a todos. Azora –gestora de la socimi Hispania, que ha recibido una opa por Blackstone– está decidida a estrenarse a más tardar en mayo valorada en unos 700 millones de euros. Esta es una de las pocas candidatas a debutar, junto a Testa, que tiene los trámites más avanzados.

También será más sencillo el eventual debut de AmRest, matriz de La Tagliatella, debido a que está planteado como un listing, en el que no hay una colocación expresa de acciones, como publicó CincoDías el pasado 19 de febrero. AmRest ya cotiza en la Bolsa polaca, donde seguirá, y ya ha comenzado a enviar información a la CNMV.

Normas