Paramés abre uno de sus fondos a los ‘bonos basura’

Modifica el folleto de Cobas Iberia para realizar inversiones en activos con más incertidumbre

Explica estos cambios en su conferencia anual con analistas

fondos de inversion

Cobas, la gestora pilotada por Francisco García Paramés, ha comunicado a la CNMV una modificación en la política de inversión de su fondo más exitoso, Cobas Iberia. Un cambio que le permitirá combinar su exposición a Bolsa y renta fija española con activos más arriesgados.

Hasta ahora, el fondo establecía que el 75% de su cartera debía estar invertida en renta variable de España y Portugal. Y el resto se debía destinar a bonos soberanos o corporativos, pero siempre con grado de inversión.

La modificación comunicada el viernes al regulador trastoca ligeramente esta política de inversión. El llamado Warren Buffett español podrá invertir hasta un 10% en deuda con una calificación crediticia por debajo de BBB-. Es decir, lo que en la jerga se conoce como bono basura o high yield. Activos de moda desde que las políticas ultralaxas de los bancos centrales –con los tipos a cero en Europa e intensos programas de compra de deuda– han adulterado y minimizado las rentabilidades de la renta fija tanto en Europa como en Estados Unidos. Y han impulsado a los inversores a buscar oportunidades en otros universos de inversión, aun asumiendo un riesgo mayor.

Por el momento, solo Cobas Renta –especializado en renta fija y con más de 20 millones de patrimonio bajo gestión– invierte en bonos basura. Tanto su producto estrella, Cobas Selección, como el enfocado en grandes compañías y el Internacional solo apuestan por bonos con grado de inversión. Fuentes de la gestora indican que las inversiones en renta fija, tanto en grado de inversión como sin él, se realizarán de manera puntual y que no alterarán la apuesta de Paramés por la renta variable.

Está por ver, no obstante, si esta nueva orientación se extiende más allá de su vehículo enfocado a la Bolsa española y trasciende al resto de sus productos. Hasta ahora, Paramés se ha centrado en la renta variable española y, fundamentalmente, de Estados Unidos. Quizás por esto último, otra de las novedades para Cobas Iberia es que podrá combinar sus apuestas por compañías españolas o portuguesas con otras que tienen la sede en el resto de países de la OCDE. Eso sí, no podrá suponer más de un 10% de su cartera. Tanto en Cobas Internacional como en Selección y Grandes Compañías la OCDE supone un 80% de sus inversiones y el resto, los países emergentes.

Paramés podrá explicar esta tarde en la conferencia anual si es un mero experimento. O si es el as que tiene en la manga para calmar los ánimos de sus partícipes, que ven cómo Cobas Iberia es el único de sus fondos que sube en el año.

Derecho de separación

El cambio en Cobas Iberia implica que sus 1.600 partícipes puedan abandonar el fondo sin abonar la comisión de reembolso, de un 4%. La gestora deberá comunicar a sus inversores el cambio por carta en 10 días. Y estos podrán optar por la venta en un mes. Además, los 190 partícipes que primero entraron en el fondo también podrán irse gratis, al cumplirse en marzo un año de su lanzamiento.

Normas