Los inversores prevén los mejores resultados trimestrales en el S&P desde 2011

La campaña, que comienza el viernes, puede impulsar la Bolsa

La rebaja fiscal de Trump, clave para esperar un año alcista en EE UU

Resultados EE UU Ampliar foto

Los índices bursátiles llevan semanas moviéndose como un péndulo, oscilando en función de las novedades sobre una eventual guerra comercial entre EE UU y China. Las caídas llegan con los anuncios de nuevos aranceles y se revierten cuando alguna de las dos potencias muestra su voluntad de alcanzar una solución negociada a sus enrarecidas relaciones comerciales. La amenaza de guerra comercial ha llegado a dejar en segundo plano la inquietud por el ritmo de subida de tipos de interés y de retirada de estímulos de los bancos centrales, que se manifestó con intensidad en la corrección de febrero. Pero los inversores van a contar con una nueva y crucial referencia, capaz de sacar al mercado del momento de confusión actual y con capacidad de devolver las subidas bursátiles.

El viernes comienza en EE UU la campaña de resultados del primer trimestre, con la publicación de las cuentas de Citi, JP Morgan y de Wells Fargo. Será el pistoletazo de salida para una cosecha de resultados que se prevé muy positiva y que viene precedida por una intensa mejora de estimaciones de beneficios en los primeros meses del año. Así, según el consenso recogido por FactSet, las compañías integrantes del índice Standard & Poor’s elevarán sus beneficios en el primer trimestre de este año el 17,5%, en lo que será la tasa más elevada en un trimestre desde el primero de 2011, cuando las ganancias crecieron el 19,5%.

En los dos últimos meses, las revisiones al alza de las previsiones de resultados han sido una constante, hasta el punto de la previsión de consenso del beneficio por acción ha crecido en los dos primeros meses el 7,3%. Según explica Juan Fernández Figares, director de análisis de Link Securities, esta intensa revisión al alza “no suele ocurrir ya que los analistas, a medida que se acercan las fechas de publicación de resultados optan generalmente por reducir expectativas. No en esta ocasión, lo que en principio debería ser positivo”.

La reforma fiscal de Donald Trump, con una importante rebaja en el impuesto de sociedades, está detrás de tales estimaciones, aunque los analistas siguen destacando también el buen momento de la economía de Estados Unidos. Citi reconoce que el inicio de la campaña de resultados ha creado la expectativa en los inversores de servir de revulsivo para la Bolsa, lo que no deja de ser un arma de doble filo si las elevadas previsiones no se cumplen.

El listón está alto y lo seguirá estando en sucesivos trimestres, cuando el efecto positivo de la rebaja fiscal se aprecie incluso con más intensidad. Citi añade que los próximos resultados trimestrales registrarán un repunte que puede contribuir a restaurar la confianza de los inversores, dañada ante el alza de la volatilidad. Goldman Sachs prevé que el S&P 500 se revalorice el 4% a final de año, consecuencia de la fortaleza en los resultados.

Para el conjunto del año, las estimaciones de FactSet apuntan a un alza en el beneficio por acción del 18,8% interanual, que se reduciría en cambio al 10% en 2019 y 2020. El crecimiento previsto para el ebitda de las compañías del S&P también será notable, del 12%, aunque no tan intenso por no contar con el efecto fiscal. Al igual que las ventas, que crecerían este año el 6,9% y un 4,6% en 2019. “Los resultados serán buenos y pueden tener un efecto positivo puntual, aunque el principal motor de mercado serán los tipos y la inflación”, advierte Alberto Espelosín, gestor de Abante.

Los puntos que vigila el mercado

Guerra comercial. Se ha convertido en el último foco de preocupación en la comunidad inversora, aunque también es común la opinión de que Estados Unidos y China alcanzarán un acuerdo negociado que permita evitar una guerra comercial a escala global, capaz de precipitar el final del ciclo económico alcista.

Bono de EE UU a una década. Goldman Sachs recuerda que, según sugiere la perspectiva histórica del mercado, el S&P mantiene el tono positivo siempre que el rendimiento del bono estadounidense a 10 años sube a un ritmo mensual inferior a los 20 puntos básicos y conserva un nivel inferior al 4%. El rendimiento actual, en el 2,8%, y el ritmo de subida todavía no estarían en niveles de alerta para el mercado de renta variable.

Normas