Portobello pone en venta al principal competidor de Pescanova en congelados

Ficha a Nomura y valora Iberconsa en 600 millones, de la que tiene un 55%

El 45% está en manos de los fundadores, que barajan vender

Juan Luis Ramírez, socio fundador de Portobello Capital.
Juan Luis Ramírez, socio fundador de Portobello Capital.

Agitación en el sector pesquero español. La firma de capital riesgo Portobello Capital ha decidido poner a la venta el 55% que controla de la compañía gallega Iberconsa. Se trata de una de las principales pesqueras de España, competidora de la más conocida Pescanova en la distribución y comercialización de pescado congelado.

El vendedor ya ha dado los primeros pasos para la venta de su participada, la más grande de su cartera, que incluye un total de 16 empresas. Portobello –fundada por Íñigo Sánchez-Asiaín Mardones, Juan Luis Ramírez, Ramón Cerdeiras y Luis Peñarrocha, y a la que en 2011 se incorporó como socio Carlos Dolz de Espejo– ha contratado al banco de inversión Nomura, liderado en España y Portugal por Francisco Sanchez-Asiain Sanz, para sondear al mercado en busca de posibles compradores. Espera tener listo el libro para el mes de mayo.

También ha obtenido la primera valoración preliminar de la compañía, en el entorno de los 600 millones de euros. La cifra es bastante más abultada que los alrededor de 120 millones a los que Portobello valoró la compañía en diciembre 2015, cuando adquirió el paquete de acciones que le dio el control, según figura en las cuentas de la compañía de 2016, las últimas depositadas en el Registro Mercantil.

Hace poco más de dos años, el eventual vendedor compró el 25% que la compañía tenía en autocartera, por 28 millones de euros, y también un 30% en manos de las familias fundadoras.

Las cifras de la empresa

  • Compras. La última adquisición de Iberconsa ha sido la pesquera argentina Pesquera Santa Cruz. Su facturación anual subirá hasta situarse por encima de 320 millones de euros, lo que supone dispararla cerca de un 80% desde los 180 millones de 2015, cuando entró Portobello. Tras unos intensos ejercicios en compras y operaciones corporativas, los resultados de Iberconsa recibieron en 2016 un fuerte avance. Las ventas del grupo se incrementaron ese ejercicio un 14% con respecto a 2015, hasta alcanzar los 206 millones. El beneficio antes de impuestos se disparó más de un 300% hasta los 22,3 millones. Fuentes del mercado indican que el beneficio bruto de explotación (ebitda) a cierre de 2017 superó los 60 millones.
  • Deuda. Iberconsa cerró el ejercicio de 2016 con una deuda que ascendía a los 70 millones. Su plantilla ascendía a algo más de 2.100 empleados.

Los accionistas con apellidos gallegos de rancio abolengo se quedaron con el 45% restante. Y ahora se debaten entre seguir a su socio mayoritario y hacer caja con sus participaciones o retenerlas hasta que se presente una oportunidad mejor.

El presidente de Iberconsa es David Ramos que controla el 15% de la firma a través de Barcial Inversiones, y también están presentes Carmen Martínez Costas (7,87%), Eva María Rodríguez (7,5%), Udra Investment (7,5%), sociedad del consejero delegado de la pesquera, Alberto Freire, así como Daniel Camaselle Martínez (3,57%) y su hermana Déborah (3,56%).

Fuentes financieras indican que el quid de la cuestión estará en el precio al que Portobello consiga colocar en el mercado su participación. Todos los grandes fondos internacionales de capital riesgo se preparan para mirar la compañía.

Si finalmente propera esa valoración por unos 600 millones de euros –fuentes conocedoras de la empresa pesquera señalan que esa tasación es extremadamente exigente–, estas mismas fuentes indican que satisfaría con creces las expectativas de los fundadores. El escenario pasaría entonces por lograr la participación en el capital del equipo gestor. La operación sería redonda para todos. Iberconsa pelea con Pescanova en el pódium de productos de pescado congelado. Y, de hecho, llegó a entrar en las quinielas para hacerse con su competidor tras entrar esta en concurso de acreedores en 2013.

El grupo, con sede en Vigo, es el líder mundial en la captura y producción de merluza congelada tiene una fuerte presencia en langostino y gamba. Cuenta además con un ejército de filiales y caladeros en Argentina, Uruguay y Namibia, entre otros.

Con la venta de Iberconsa, Portobello inicia el proceso de desinversiones de su tercer fondo, con 375 millones de euros. A través de este vehículo de capital riesgo, registrado en la CNMV en junio de 2014, cuenta con participaciones en ocho compañías además de Iberconsa. Entre las más destacadas se encuentra el grupo IAN (propietaria de marcas como Carretilla), la cadena hotelera Bluesea o Angulas Aguinaga. Su última operación fue la compra de la cadena de gimnasios Supera.

Portobello ya tiene en acción su cuarto fondo, registrado en abril del año pasado, con 600 millones, cifra que lo convierte en la cartera de mayor tamaño destinada a invertir en empresas españolas no cotizadas. 

Normas