Renault se dispara en Bolsa ante una eventual fusión con Nissan

El grupo francés ya dispone de un 43% del capital del japonés

Nissan estaría estudiando comprar el 15% de Renault que tiene el Estado

Carlos Ghosn, presidente de Renault y Nissan.
Carlos Ghosn, presidente de Renault y Nissan.

El sector automovilístico amaneció revolucionado el Jueves Santo ante la perspectiva de una posible fusión entre Nissan y Renault. La compañía resultante tendría como primer ejecutivo a Carlos Ghosn, presidente de ambas firmas. La agencia Bloomberg publicó a primera hora que ambas compañías se encuentran en negociaciones para poner fin a la alianza que les une desde 1999, con participaciones cruzadas en el capital, y crear una compañía que cotice como un único valor. La sede central, siempre según las mismas fuentes consultadas, estaría en Londres u Holanda, mientras que la cúpula directiva de ambas firmas seguiría en París y Tokyo.

Las acciones de Renault subieron con fuerza a lo largo de este jueves. Llegaron a cotizar hasta 100,80 euros en los primeros minutos de la sesión en la Bolsa de París, con un alza del 8,3%, frente a los 93,11 euros del día anterior. El ascenso, el mayor de las empresas del CAC-40, el índice selectivo del mercado francés, se moderó a lo largo de la jornada. Ha cerrado finalmente con una fuerte subida del 5,79%, hasta 98,5 euros. Todo ello contagió al resto de compañías del sector del automóvil del Stoxx 600. Así, las acciones de Volkswagen avanzaron el 4,12%; Porsche, más del 3%, mientras que Peugeot y BMW lo hicieron en el entorno del 2%.

En la actualidad, Renault dispone de un 43,4% del capital de Nissan, mientras que la compañía japonesa es dueña del 15% de Renault. Hace tres semanas también surgieron rumores de fusión entre ambas compañías, a raíz de una información de Reuters que apuntaba al interés de Nissan por hacerse con el 15% que tiene el Estado francés.

Esta propuesta choca frontalmente con los planes que maneja el Ejecutivo presidido por Emmanuel Macron. En febrero, el Consejo de Administración de Renault dio el visto bueno para que Ghosn renovara en el cargo de presidente otros cuatro años, coincidiendo con la publicación de unos beneficios récord de 5.114 millones de euros en 2017, un 50% más que en el ejercicio anterior y muy por encima de lo previsto por los analistas.

El Ejecutivo francés cuenta con dos asientos en el Consejo de Administración y avaló el nombramiento de Ghosn con dos condiciones: que se bajará el sueldo un 30% y que se reforzara la alianza con Nissan. “No sé cómo el lado japonés va a aceptar nuevos pasos con el Estado como principal accionista”, afirmó Ghosn en una conferencia de los analistas durante la presentación de resultados.

El plan de Macron pasaría por salvaguardar los intereses de la empresa, de la alianza [de Renault y Nissan] y de la industria francesa, algo que no encaja con la posible fusión. Preguntado por esta información, un portavoz de Renault indicó este jueves que “no hacen comentarios sobre rumores y especulaciones”.

En la propuesta de prórroga del mandato, Ghosn se comprometió a tomar medidas para hacer la alianza irreversible y fortalecer los planes de sucesión. El directivo brasileño aspira a ocupar un papel presidencial y controlar el grupo de empresas, pero las discrepancias con el Estado obligaron a posponer la idea de nombrar consejero delegado. Renault y Nissan colaboran de forma activa a través de una alianza a tres bandas con Mitsubishi. Renault tiene el 43,4% de la japonesa, que a su vez controla el 34% de Mitsubishi. A esas tres marcas hay que unir Dacia, la marca rumana de bajo coste que utiliza elementos de Nissan y Renault en su proceso de producción y que vende en torno a 750.000 vehículos al año.

Fue precisamente Carlos Ghosn, el presidente de la citada alianza, el que presentó en París en septiembre las líneas maestras de una estrategia hasta 2022 para convertirse en el primer fabricante de vehículos del mundo, con una previsión de ventas de 14 millones al año y una facturación de 201.000 millones de euros.

La alianza entre Renault, Nissan y Mitsubishi

Participaciones. La alianza entre Renault y Nissan data de 1999. Ambas marcas colaboran de forma activa con Mitsubishi a través de participaciones cruzadas. Renault tiene el 43,4% de Nissan y esta última a su vez controla el 34% de Mitsubishi. A esas tres marcas se une Dacia, la marca rumana de bajo coste que utiliza muchos elementos de Nissan y Renault en su proceso de producción.

Macron. El principal obstáculo para una fusión entre Nissan y Renault sería la participación del 15% que mantiene el Estado francés en Renault. El Ejecutivo galo no quiere salir del capital de Renault y vinculó la reelección de Ghosn en febrero a cambio de un fortalecimiento de la alianza con Nissan.

Modelos. El acuerdo a tres bandas entre Renault, Nissan y Mitsubishi también se ha fijado como objetivo crecer en el segmento de los vehículos no contaminantes. De hecho prevé lanzar 12 nuevos vehículos eléctricos puros hasta 2022 para revalidar el liderazgo en este segmento que mantiene con el Renault Zoe y el Nissan Leaf, en un momento en el que todos los fabricantes están electrificando el conjunto de sus gamas.

A final de 2017 Volkswagen lideraba las ventas a nivel mundial, con 10,4 millones; seguido por Toyota (10,2 millones); Renault-Nissan (10,1 millones), Hyundai, (7,3 millones) y General Motors (6,8 millones).

Normas