X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Cómo tributan las monedas virtuales en la Renta 2017

Las ganancias por la compraventa de criptomonedas están alcanzadas por el IRPF de manera similar a una inversión en Bolsa La minería de bitcóins se considera una actividad económica que debe pagar impuestos

Una representación de las cuatro monedas virtuales con mayor capitalización de mercado. Reuters

Hacienda considera que las criptomonedas son tanto un medio de pago como un activo de inversión. Lo que implica que las ganancias por la compraventa de bitcóin, ripple o ether deben pagar el impuesto a la renta de manera muy similar a una inversión en Bolsa, explica José Antonio Bravo, economista asesor fiscal y miembro de Blockchain España.

En el caso de la minería de bitcóins (personas o empresas que se ocupan de validar las transacciones realizadas con la moneda virtual), Hacienda considera que se trata de una actividad económica que debe pagar impuestos.

Y si una empresa o un profesional cobra parte de sus servicios en monedas virtuales, también deberá pagar los impuestos correspondientes, de la misma forma que si hubiera cobrado en euros. Al igual que el resto de los contribuyentes, los geeks tienen tiempo hasta el próximo 2 de julio para presentar su declaración ante la Agencia Tributaria.

¿Cómo tributa la compraventa de criptomonedas?

Las operaciones con criptomonedas tributan de una forma muy similar a la compraventa de acciones en la Bolsa. Al comprar y vender bitcóins, el resultado de la operación se considera a fines impositivos una variación patrimonial.

Para calcular el beneficio, se debe restar el precio al que se compraron los bitcóins al precio de venta. Ese monto, sea una ganancia o una perdida, se incorpora al resultado patrimonial del ejercicio.

¿Cómo se calcula la ganancia?

Hacienda calcula las ganancias de las criptomonedas al comparar el precio de compra y el precio de venta, de manera muy similar a como lo hace con las acciones.

Por ejemplo, si un contribuyente compró bitcóins por un valor de 100 euros y los vendió por 300 euros, la ganancia de 200 euros deberá sumarse al resto de las ganancias patrimoniales del ejercicio, que pagarán impuestos según la tabla de rentas del ahorro.

¿Qué pasa si un contribuyente pierde dinero con las criptomonedas?

Las pérdidas por la especulación con criptomonedas pueden compensarse con otras ganancias patrimoniales. Si no hubiese ganancias en el ejercicio, el contribuyente podrá compensar sus pérdidas en los siguientes cuatro años.

Por ejemplo, si un contribuyente perdió 100 euros con la compraventa de bitcóins pero ganó 1.000 euros en la Bolsa durante el ejercicio, La Agencia Tributaria le permitirá restar esos 100 euros de pérdidas a los 1.000 ganados, de manera que solo pagará impuestos por 900 euros.

¿Debe pagar el IRPF un contribuyente que compró bitcóins pero no los vendió?

No. Para Hacienda, la ganancia se computa cuando las monedas virtuales se convierten a euros. Mientras las criptomonedas permanezcan en el monedero virtual, no se debe tributar el IRPF, de la misma forma que no se debe tributar por las acciones compradas mientras estén en la cuenta del corredor de Bolsa.

Pero hay una salvedad. En el caso de intercambiar una criptomoneda por otra, aunque las operaciones ocurran dentro del monedero virtual, se deberá pagar impuestos por las ganancias de la operación al existir una alteración patrimonial. Igual que con la compra y venta de acciones, se deberá incluir en la renta cada operación por separado.

¿Cómo tributa un minero de bitcóin?

Para Hacienda, la minería de bitcóins es una actividad económica que debe pagar impuestos. Los mineros deben darse de alta en el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) en el epígrafe 831.9 de la sección 1.

Los ingresos recibidos como recompensa por la minería de bitcóin deben ser contabilizados al momento de ser percibidos. Aunque la recompensa se cobre en bitcóins, debe registrarse como un ingreso con su precio equivalente en euros.

Por ejemplo, si un minero recibió 2 bitcóins el pasado 28 de marzo y la cotización del bitcóin era en ese momento de 8.000 euros, entonces deberá contabilizar un ingreso de 16.000 euros incluso si ha decidido atesorar esos bitcóins. La cantidad resultante se sumará a la base imponible general para tributar a los tipos generales de IRPF. Si una vez percibidos y atesorados, el precio de esos bitcóins sube o baja, esa diferencia se tributará por separado como una inversión.

Es importante tener en cuenta que, antes de tributar por la minería de bitcóin, el contribuyente puede restar los gastos necesarios para el desarrollo de su actividad, como la electricidad, la amortización de los equipos de minado o el arrendamiento del local, entre otros. Si la minería la realiza un autónomo, deberá computar sus ingresos de forma trimestral en el modelo 130 de pago a cuenta del IRPF.

¿Cómo tributa un pago recibido en criptomonedas?

Si un contribuyente cobra en criptomonedas por un servicio prestado, deberá declarar el valor en euros de las monedas digitales percibidas al momento de hacer la factura, y pagar impuestos como si el ingreso hubiera sido en euros.

Archivado en:

Y además:

Outbrain