X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Otro truco para rebajar la factura fiscal: compensar pérdidas antiguas

El contribuyente puede aprovechar las minusvalías sufridas con la venta de acciones Hacienda tiene en cuenta los ingresos y pérdidas en los ejercicios precedentes

Una declaración de la renta en formato electrónico.

Los contribuyentes que tienen productos financieros tienen la posibilidad de reducir su factura de la renta si en los ejercicios previos han sufrido pérdidas al vender alguno de ellos. En este caso ocurre lo mismo que con los créditos fiscales de las empresas. Hacienda, no se fija únicamente en los ingresos obtenidos en un año estanco por la rentabilidad o los intereses de un producto, sino que permite compensar las ganancias de un año con las minusvalías de los anteriores.

Es lógico. Si alguien un año gana 800 euros con la compraventa de acciones, pero el anterior perdió 700 euros, no tendría sentido que el Fisco le obligara a tributar por las ganancias de este año, sin tener en cuenta que en el saldo de los dos ejercicios estás han sido de tan solo 100 euros.

Para hacer este cálculo hay que tener en cuenta los rendimientos positivos y negativos obtenidos en el ejercicio con la compraventa de bonos y letras del Tesoro, con los rendimientos de cupones y dividendos, con los intereses de depósitos y cuentas corrientes, y con los generados por productos aseguradores (como los PIAS, los Planes Ahorro 5 o los unit-linked). 

Por su parte, las pérdidas patrimoniales (de la venta de acciones, fondos, inmuebles, etc.) se pueden compensar con las ganancias patrimoniales de dicho año. Además, desde 2015, Hacienda permite compensar las pérdidas por compraventa de acciones o ETF con el saldo positivo de las rentas del capital (dividendos, intereses, seguros), con un límite del 20% de dicho saldo positivo en 2017 y 25% en 2018 y siguientes.

Como en el caso de los rendimientos del capital mobiliario, si el saldo continúa siendo negativo, podemos compensarlo en los cuatro ejercicios siguientes, siguiendo el mismo orden.

Archivado en:

Outbrain