X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Siemens Gamesa, del taller de Vitoria a la super liga eólica

Un grupo renovable que hoy emplea a 25.000 personas La aventura de dos emprendedores vascos hizo posible en parte esta realidad

Barack Obama en la campaña a la presidencia de 2011 en un mitin en una fábrica de Siemens Gamesa en Estados Unidos.

La historia de Gamesa comenzó hace 42 años. Su constitución fue registrada como Grupo Auxiliar Metalúrgico el 28 de enero de 1976. Dos emprendedores vascos, Juan Luis Arregui y Joseba Mikel Grajales, pusieron en marcha un taller industrial en uno de los polígonos empresariales que rodean Vitoria.

Desde el principio fueron unos innovadores, buscando negocio en mercados que hace cuatro décadas parecían películas de ciencia ficción, como la robótica y la microelectrónica. Un afán innovador que a estos dos empresarios no les hacía perder de vista a clientes más tradicionales, como el sector de defensa.

Arregui, presidente de Ence y amigo personal de Ignacio Galán, presidente de Iberdrola, se había licenciado en la Escuela de Ingeniería de Bilbao y completado su formación en las universidades de Wandsdorf (Alemania) y Besançon (Francia). De todas esas aulas salió con el impulso de la innovación constante, en la que comprometió a Grajales. En aquellos tiempos les llamaban los búhos, por su capacidad para ver oportunidades donde el resto estaba a oscuras.

El ritmo de crecimiento de Gamesa obligó a la búsqueda de socios financieros para sacar adelante las inversiones. Entró en el capital la familia Serratosa, pero el que se convirtió en el principal accionista fue Corporación IBV, la extinta alianza al 50% de Iberdrola y BBVA.

En el año 2000 llegó la salida a Bolsa, pero antes Gamesa se desprendió de su división de componentes de automoción porque sus responsables entendieron que le restaba atractivo en el parqué.

El negocio eólico era residual. La compañía había instalado su primer aerogenerador en las montañas de El Perdón (Navarra) en 1995 y solo un ejercicio después inició la producción de turbinas. En 2005, Gamesa vende su grupo aeronáutico. Iñaki López Gandásegui, el ejecutivo que lo había hecho crecer, se hace cargo de él y crea la actual corporación Aernnova.

Archivado en:

Y además:

Outbrain