X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Telefónica y Telia lideran el recorte de deuda en las telecos europeas

La española logra la mayor reducción en volumen y la sueca en porcentaje en 2017 Orange registra el menor ratio de apalancamiento entre las grandes

José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.

Telefónica y la nórdica Telia encabezaron en el último año el proceso de reducción de deuda entre las grandes operadoras europeas. Así, la operadora española redujo el endeudamiento financiero neto en 4.365 millones de euros, hasta cerrar el ejercicio en 44.230 millones.

Con esta evolución, el ratio de apalancamiento pasó de 2,95 a 2,66 veces el ebitda. Precisamente, es este escenario de alto endeudamiento, con la presión del mercado, el que ha obligado a Telefónica a acelerar en este proceso en los últimos tiempos. A final de 2016, la teleco decidió reducir el dividendo para enfocarse en la reducción de deuda por la vía orgánica.

En este caso, la operadora española se aprovechó de la fuerte generación de caja libre, que se situó en 4.947 millones de euros (un 13% más), así como en desinversiones, como la venta del 40% de Telxius a KKR, por 1.275 millones. La compañía, que acaba de cerrar la refinanciación tanto de su deuda bancaria como de su cartera de híbridos con sendas operaciones multimillonarias (si bien no han tenido impacto en el volumen de endeudamiento), había cerrado 2017 con el coste efectivo de la deuda en el 3,32%, frente al 3,94% de final de 2016.

Entre las operadoras nórdicas, Telia redujo su endeudamiento de 50.756 33.823 millones de coronas suecas (de 5.323 a 3.547 millones de euros) gracias a su agresiva estrategia de venta de activos, que incluyó participaciones en la rusa MegaFon y la otomana Turkcell. El ratio de apalancamiento pasó de 1,69 a 1,14 veces. La compañía mantiene su objetivo de situar este ratio en el entorno de dos veces.

Telenor redujo la deuda en cerca de 7.500 millones de coronas noruegas (unos 787 millones de euros) hasta 46.900 millones. La empresa también aceleró las desinversiones con la venta de VEON y Telenor India.

Orange, por su parte, redujo su endeudamiento en 2017 en algo más de 600 millones de euros, hasta situar la deuda financiera neta en 23.843 millones. El ratio de apalancamiento de la teleco francesa bajó de 1,93 a 1,84 veces el ebitda, gracias a la mejora del negocio con el avance en mercados como España y el retorno al crecimiento en la propia Francia años después. La operadora, que anunció un aumento del dividendo del 8%, mantiene entre sus objetivos financieros el situar este ratio en el entorno de dos veces el ebitda a medio plazo.

En sentido contrario, Deutsche Telekom elevó su deuda en 800 millones de euros durante 2017, para cerrar el ejercicio en 50.800 millones. En términos absolutos, mantiene el mayor endeudamiento del sector. Eso sí, el ratio de apalancamiento al cierre del pasado año era de 2,3 veces el ebitda, el mismo que a la conclusión de 2016.

La operadora germana se vio favorecida por la venta de activos como Strato y Scout24 pero, en sentido contrario, tuvo que hacer frente a distintas adquisiciones de espectro y al aumento de la inversión en EE UU, Alemania y otros países europeos, en la modernización de sus redes.

Vodafone cerró septiembre, último periodo contabilizado, con una deuda neta de 32.100 millones de euros, por encima de los 31.169 millones registrados a final de marzo. El ratio de apalancamiento era de 2,2 veces el ebitda, frente a 2,1 veces de marzo. La vida media de la deuda de Vodafone es de 9,3 años, mientras que el coste efectivo era del 2,5%. La incógnita sobre Vodafone se centra en el posible acuerdo de compra o intercambio de activos de Liberty. En el mercado se da por hecho que la operadora podría tener que ampliar capital si el acuerdo es a gran escala para evitar un excesivo aumento de la deuda o una rebaja del rating.

Telecom Italia cerró 2017 con una deuda de 25.308 millones de euros, 189 millones más que al términos de 2016, con un ratio de endeudamiento de 2,9 veces ebitda. En este sentido, y bajó la fuerte presión del mercado, la firma se ha comprometido a concluir este año con un ratio de apalancamiento de 2,7 veces el ebitda, y a seguir reduciendo endeudamiento en 2019 y 2020. La vida media de la deuda de Telecom Italia es de 7,75 años, mientras que el coste bruto de la deuda es del 4,8%.

Archivado en:

Y además:

Outbrain