X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

CaixaBank, la caja regional que se alzó como gran banco ibérico

En 1978, la entidad se preparaba para lanzar su primer cajero Hoy cuenta con la mayor red de oficinas del país y con los cimientos de un futuro digital

Sede oficial de la entidad en Manresa, año 1910.

CaixaBank es una entidad con más de un siglo de historia que nació como la Caja de Pensiones para la Vejez y de Ahorros de Cataluña y Baleares. Sin embargo, es en sus últimos 40 años, los que viene cubriendo Cinco Días desde su fundación, cuando ha experimentado su mayor transformación.

Si en 1978 la entidad era una caja regional que se preparaba para lanzar su primer cajero automático al año siguiente, hoy cuenta con 9.400 terminales, la mayor red de oficinas de España y se ha convertido en una potencia bancaria en toda la Península Ibérica tras comprar el luso BPI.

Cuando se imprimió el primer ejemplar de este diario, aún quedaban dos años para que La Caixa eligiera como símbolo la característica estrella diseñada por Joan Miró o comenzara a usar tarjetas de crédito. Entonces, se acababa de permitir a las cajas operar como la banca, pero todavía quedaba una década para que se les dejara abrir sucursales fuera de sus territorios de origen.

Fue el comienzo de su expansión, que arrancó con la fusión con la Caja de Barcelona y prosiguió con la apertura de oficinas en el extranjero, la salida a Bolsa de sus participadas a través de Criteria en 2007 o la compra de la banca privada de Morgan Stanley.

La gran revolución llegó con el estallido de la crisis financiera, de la que el decano de la prensa económica ha sido cronista de excepción, y que terminó extinguiendo el modelo de cajas de ahorros. CaixaBank, que nació en 2011 y pasó a ser la marca cotizada del grupo, absorbió en 2014 la actividad financiera y quedó separada de la histórica Obra Social La Caixa que, con un presupuesto anual de 500 millones de euros, se escindió en fundación.

En esta última etapa, bajo la presidencia de Isidro Fainé hasta 2016 y la de Jordi Gual luego, CaixaBank ha integrado Caixa Girona, Bankpyme, Banca Cívica, el nacionalizado Banco de Valencia, el negocio español de Barclays o el citado BPI. Ha modernizado su red y ha apostado por un futuro digital, entre otras cosas, lanzando el primer banco 100% móvil: ImaginBank.

De plena actualidad, las tensiones del pulso independentista catalán llevaron a la entidad a cambiar su histórica sede de Barcelona por la de Valencia en octubre. Hoy, mira al futuro tras sellar en 2017 los mejores resultados de su historia. 

Archivado en:

Y además:

Outbrain