X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Grifols, la sangre del Ibex

La catalana se ha convertido en un gigante de los fármacos de hemoderivados gracias a las compras corporativas en EE UU

Fabricación de Grifols.

El año siguiente a la Guerra Civil española nacía el laboratorio Grifols, creado en Barcelona por José Antonio Grífols, centrado en el análisis y la práctica de transfusiones sanguíneas. 78 años después, la firma es uno de los gigantes mundiales de la producción de proteínas plasmáticas como medicamentos y la compañía con mayor revalorización en el Ibex desde su estreno en 2008.

La empresa dio un salto bajo el mando del actual presidente no ejecutivo, Víctor Grífols Roura, representante de la tercera generación, que tomó las riendas en 1982 para iniciar un ambicioso proceso de internacionalización. En 2006 la firma se estrena en Bolsa y dos años más tarde se incorpora al Ibex 35. El gran salto se produjo en 2010, cuando la compañía catalana decide comprar su rival de mayor tamaño, Talecris (de EE UU), por 3.400 millones de dólares (2.800 millones de euros en ese año). Se convertía así en el tercer mayor productor de hemoderivados en el mundo tras los laboratorios CSL y Shire.

Desde entonces, EE UU es el motor de Grifols, como fuente del plasma como materia prima (y donde cuenta con centenares de centros de recogida de sangre), uno de los grandes puntos de fabricación y de donde provienen casi el 70% de las ventas. La compañía ha llevado a cabo después una lluvia de adquisiciones, desde centros de plasma a firmas tecnológicas, entre las que destacan la compra de sendas divisiones de Novartis y Hoologic.

Ese crecimiento se ha visto reflejado en Bolsa en poco más de diez años. Ha multiplicado por más de 10 veces ese valor: se estrenó con una capitalización bursátil de 937 millones de euros y actualmente vale cerca de 15.000 millones. Los grandes centros productivos del laboratorio se encuentran en Clayton y Los Ángeles (EE UU), Barcelona y Dublín ejerce como centro de tesorería, del negocio de biociencia y como hub de distribución mundial.

En el campo corporativo, el pasado año llegó la cuarta generación a la dirección de la catalana. Víctor Grífols Deu ocupa desde entonces el cargo de consejero delegado de forma compartida con su tío Raimon Grífols.

Archivado en:

Y además:

Outbrain