X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Wall Street golea en rentabilidad en el año a Europa, ¿por qué?

La Bolsa de la zona euro no logra remontar desde los mínimos de febrero El Dax cae el 5,26% en el año y el Ibex el 3,54%, frente al alza del 10% del Nasdaq

Ni la deriva proteccionista e imprevisible en la que ha entrado la Casa Blanca ni la posibilidad, que cada vez cala más en el mercado, de que la Fed suba este año los tipos más de lo previsto están entorpeciendo la sostenida recuperación de Wall Street desde las caídas que registró a principios de febrero. El Nasdaq vuelve a marcar máximos y acumula en el año una subida del 10%, mientras que el S&P gana en 2018 cerca del 2,7% y el Dow Jones, queda prácticamente en tablas..

La amenaza de Trump de guerra comercial y la fulminante destitución del secretario de Estado, último representante de posturas moderadas en el gobierno de EE UU, han provocado cierto nerviosismo en la Bolsa estadounidense y jornadas de pérdidas. Pero su recuperación desde los mínimos anuales de febrero es incontestable y contrasta con cada vez más fuerza con las dificultades de la Bolsa europea para recuperarse de aquel retroceso.

Lo sucedido en los primeros días de febrero, cuando el temor a una rápida subida de la inflación –y de los tipos de interés– precipitó las ventas bursátiles, llegó a anular las ganancias que acumulaban los principales índices desde el inicio de año. El contador de 2018 se puso entonces a cero tanto en Wall Street como en las Bolsas europeas. Sin embargo, poco más de un mes mas tarde, todos los índices europeos, salvo Italia, arrojan pérdidas anuales, frente a la recuperación de la Bolsa estadounidense. Así, el Ftse pierde en el año un 7,22%; el Dax, el 5.26%; el Ibex, un 3.54%; el Cac, un 1.49%; y el Euro Stoxx, un 3,22%.

En Alphavalue aseguran no comprender tanto pesimismo hacia la Bolsa europea “dadas las mejoras macroeconómicas de la eurozona, el claro avance de los resultados empresariales y el soporte de los bancos centrales”. La firma explica que los resultados empresariales de 2017 en la zona euro son los mejores en los últimos diez años, con un alza del beneficio por acción del 21% interanual. “En Europa vemos atónitos una falta de fuerza en las suaves subidas desde mínimos”, añade la firma. Los inversores pasan por tanto por alto las mejoras micro y macro en Europa, las menores tensiones geopolíticas –pasadas las elecciones italianas y con la gran coalición de gobierno en Alemania en marcha– y el reciente mensaje continuista de Mario Draghi.

Para Ignacio Cantos, director de inversiones de atl Capital, la clave está en la tecnología, el sector más pujante y representativo de la economía del futuro y que en Wall Street tiene un peso muy superior al que presenta en la Bolsa europea. “La base de las diferencias está en la tecnología. En la zona euro hace falta además que tire la banca, que aún deberá esperar para beneficiarse de las alzas de tipos”, añade.

La apreciación del euro frente al dólar, del 3% en el año, es otro obstáculo para la Bolsa europea y su fortaleza se mantiene con el discurso proteccionista de Trump. “El mercado descuenta que no llegará a darse una guerra comercial”, añade Cantos. Aun así, el Dax, índice con un fuerte componente exportador, acusa una de las mayores caídas en el año. “Mirando con perspectiva, no se justifica que Europa vaya mucho peor que EE UU, donde el ciclo es más maduro. Wall Street también cotiza las malas noticias pero su recuperación es más rápida e intensa”, resume David Ardura , director de gestión de Gesconsult.

Archivado en:

Outbrain