X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Globalia: el reto de crecer en un entorno cambiante

Afronta el desafío de hacer competitiva a Air Europa frente a las 'low cost' y digitalizar las agencias de viajes para adaptarse a la demanda

Un grupo de azafatas con el primer uniforme de Air Europa en 1986.

El sector turístico está sometido a seísmos constantes que han obligado a las empresas a cambiar sus modelos de negocio y adaptarse a los cambios que se van produciendo de forma acelerada. Globalia es un ejemplo de escuela de negocios. Una compañía cuyo negocio estaba basado en la división mayorista (turoperador) y minorista (venta directa al cliente) y en la aerolínea Air Europa, que surgió en 1986 para acabar con el monopolio de Iberia en España.

La división de ventas de viajes, iniciada en 1971 y liderada por Halcón Viajes y Viajes Ecuador, ha visto cómo el negocio se ha trasladado a las agencias por internet, como Booking y Expedia, y eso les ha obligado a acelerar el proceso de transformación digital y a proceder al cierre de un gran número de puntos de venta hasta alcanzar los 900 en toda España. En el caso de Air Europa, su cuota de mercado se ha reducido por la irrupción del negocio low cost en España y las dificultades para sobrevivir en un contexto de precios de los hidrocarburos altos.

En los 32 años de la compañía aérea, dirigida por Juan José Hidalgo desde 1991, se han producido varios hitos remarcables en su historia. En 1993 empezó a operar vuelos domésticos para competir con Iberia, en 1995 hizo sus primeros vuelos internacionales a Londres y Nueva York y en 2005 se convirtió en la primera aerolínea española que hizo vuelos directos a China. En esa estrategia por tratar de ganar dimensión para competir con las compañías de bajo coste, destaca el pedido realizado en 2015 al fabricante norteamericano Boeing, para la adquisición de 14 reactores 787-9 Dreamliner. La compañía subrayó por aquel entonces que era el mayor pedido de aviones de fuselaje ancho realizado por una aerolínea española. Hasta ese momento disponía de 22 aparatos de ese modelo y la compra representaba una apuesta definitiva por una transición hacia una flota de largo radio alimentada por Boeing. Solo un año después (2016), anuncia un nuevo encargo de 20 Boeing 737 MAX, que se incorporarán a la empresa de forma paulatina a partir de 2020.

La atención al cliente se ha convertido en una obsesión de la compañía como elemento diferencial frente a la competencia. Todos sus aparatos Airbus 330 están equipados con wifi, ha incluido mejoras en los asientos de la clase Business, ha incorporado tarifas sin maleta para turistas en rutas domésticas, ofrece platos de Martín Berasategui en los menús del Business y ha recibido el premio Onboard Hospitality por sus menús ecológicos y sostenibles.

Archivado en:

Outbrain