X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Repsol busca nuevas rutas

Nació en los años ochenta como heredera del monopolio del petróleo. Tras su privatización y la aciaga aventura de YPF, esta petrolera integrada explora otros negocios

Repsol fue originalmente una marca de lubricantes de la refineria de Escombreras.

Pocos recordarán que, hasta los años ochenta, Repsol era solo una marca de lubricantes. Heredera del antiguo monopolio del petróleo (Campsa), que fue creado en los años veinte por Primo de Rivera, la primera petrolera española nace en 1986, cuando el antiguo Instituto Nacional de Hidrocarburos (INH) decidió crear un gran holding energético con su cartera de empresas públicas (y algunas privadas) del sector de la exploración, producción, transporte y refino de petróleo y gas. Se trata de un grupo integrado que también produce, distribuye y comercializa derivados del petróleo, productos petroquímicos y gas licuado (butano y propano).

Como ocurrió con tantas grandes empresas públicas, el Gobierno acabó por privatizarla: el del PSOE vendió participaciones minoritarias y el del Partido Popular acabó por cederla en su totalidad al capital privado en 1997.

Con Alfonso Cortina en la presidencia, la petrolera inició una expansión internacional, no exenta de errores; el mayor, la compra en 1999 del 97,81% de la argentina YPF por más de 15.000 millones de dólares. Una aventura plagada de tensiones que terminó en 2012 con la expropiación del 51% del capital de YPF por parte del Gobierno presidido por Cristina Fernández de Kirchner. Una decisión que se adoptó después de que la petrolera española descubriera Vaca Muerta, en la Patagonia, el mayor yacimiento de petróleo y gas no convencional del país.

Tras iniciar un arbitraje internacional y con la ayuda de acciones diplomáticas, Kirchner se avino a compensar a Repsol con 3.600 millones de dólares, dinero que le sirvió para comprar, en 2014, la canadiense Talisman por 10.400 millones de euros. Una adquisición que se cerró en vísperas de un descalabro del precio del petróleo, que llevó a las compañías del sector a paralizar producción e inversiones.

En estos momentos, tras la venta de su histórica participación (un 20%) en Gas Natural Fenosa a CVC y Corporación Alba, la compañía emprende nuevas rutas que el mercado conocerá en junio, cuando presente su nuevo plan estratégico. Este abordará la diversificación hacia otros negocios energéticos, como la comercialización de luz y gas o la generación renovable.

Líder del mercado

Con la mayor red de gasolineras de España y tres refinerías (Cartagena, Bilbao y Puertollano), la petrolera que preside Antonio Brufau cuenta también con una importante división petroquímica y de GLP (butano).

La compañía ha logrado desarrollar un importante negocio de exploración y producción, con una producción media de 690.200 barriles al día en 2016. Dispone de reservas de hidrocarburos por 2.382 millones de barriles diarios.

Archivado en:

Outbrain