OHL reduce sus pérdidas de 432 a 12 millones

Tras la venta de Concesiones presenta un ebitda negativo de 56 millones

El área de Construcción mejora sus márgenes y empieza a generar caja

Nuevas pérdidas
El consejero delegado de OHL, Juan Osuna, con el presidente de la compañía, Juan Villar-Mir.

OHL ha presentado ya entrada la noche ante la CNMV unas cuentas en las que el signo sigue siendo negativo, con 12,1 millones de euros de pérdidas desde los 432 millones en rojo declarados en 2016.

Una vez descontado el negocio de concesiones, clasificado como actividad interrumpida por la venta al fondo australiano IFM (por un precio neto de 2.235 millones de euros tras ajustes), la facturación de OHL se queda en 3.216 millones, un 4% por debajo de la cifra de 2016 sin la aportación de las autopistas. La empresa argumenta la ralentización en la actividad en EE UU por la finalización de obras y el retraso del comienzo en la ejecución de proyectos en América Latina.

Con la aportación del negocio concesional, que ha sido el pulmón del resultado de la compañía, el beneficio bruto en 2016 alcanzó los 223 millones en positivo y fue de 967 millones en 2015

Pero más que en las ventas, el menor perímetro del grupo se ha dejado notar en el ebitda, de 56,5 millones al cierre del ejercicio 2017.

Con la aportación del negocio concesional, que ha sido el pulmón del resultado de la compañía durante años, el beneficio bruto en 2016 alcanzó los 223 millones en positivo y fue de 967 millones en 2015. El primer derrumbe, entre 2015 y 2016, se produjo por el reconocimiento de importantes obras fallidas.

La empresa que dirigen Juan Villar-Mir y Juan Osuna habla de ejercicio de transición, al referirse a 2017, y destaca varias fortalezas del grupo en la nueva etapa emprendida: se simplifica y reduce significativamente la estructura de deuda, quedando una posición positiva de tesorería y liquidez disponible, mientras la cartera ha sumado 2.300 millones de euros en nuevos contratos de obra (un 64% en Estados Unidos), hasta alcanzar los 5.600 millones. Este volumen asegura 25 meses de trabajo en el actual nivel de ventas.

Más deuda con recurso

La deuda neta con recurso marca 943 millones (la deuda neta total es de 1.000 millones) tras un aumento de 195 millones, después de sumar otros 369 millones en 2016.Eso sí, la compañía ha desconsolidado 2.100 millones sin recurso con el traspaso de OHL Concesiones.

En cuanto a la posición de caja disponible con recurso, OHL cuenta con 748 millones. La cifra, afirma en su informe, "asegura la cobertura de las necesidades de circulante para el desarrollo de la actividad en 2018".

OHL busca ahora un “enfoque geográfico eficiente” y un refuerzo en la gestión por proyectos y los mecanismos de control de riesgos.

Otro síntoma de reanimación se encuentra en el margen bruto de la actividad ahora dominante, la construcción, que pasa del 1,6% en negativo de 2016 a un 2,1% de ebitda sobre ventas, aún lejos de las constructoras españolas que juegan en las ligas internacionales. La división ha generado caja positiva, con 172 millones en el cuarto trimestre.

Normas