X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Apple, citada por la justicia española por supuestos fallos en sus productos

La compañía tendrá que comparecer el próximo 20 de marzo

La demanda ha sido interpuesta por una empresa a través del despacho Demandas Colectivas

Un iPhone X visto en una gran pantalla. en el Apple Visitor Center en Cupertino.

El juzgado de Primera Instancia número 67 de Madrid ha admitido a trámite la primera solicitud de conciliación interpuesta por una plataforma de consumidores contra Apple Retail Spain por supuestos fallos en sus productos (iPhones, iPad y Mac) y por la ralentización de los viejos iPhones. La multinacional está citada a comparecer el próximo 20 de marzo, según un comunicado enviado por la Plataforma de Afectados de Apple

En un decreto al que ha tenido acceso Efe, el juzgado confirma su competencia para conocer la demanda una vez examinados los datos y documentos aportados por un integrante de esta plataforma, y cita a las partes para la celebración del acto, en el que se intentará alcanzar un acuerdo que permita evitar el juicio. 

Durante la vista, el demandante buscará que Apple responda sobre las siguientes cuestiones: "Reconocimiento de los problemas de seguridad que afectan a los equipos que adquirió el afectado; la indemnización por daños y perjuicios causados por las bajadas de rendimiento unilateral y sin informar del equipo del afectado, en porcentaje igual al que se haya visto afectado el rendimiento de los equipos, y la indemnización por daños y perjuicios causador por los problemas de seguridad reconocidos por la propia compañía".

Además, solicitará una compensación por los daños morales sufridos dada la situación "de sufrimiento psíquico, ansiedad o angustia generada a los administradores y responsables de la protección de datos" de la empresa demandante "por las posibles vulneraciones de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal".

La plataforma de afectados de Apple, quien ha interpuesto la demanda a través del despacho Demandas colectivas, ha preferido no desvelar cuántas personas forman parte de la misma. "Estamos en fase inicial y, de momento, preferimos no dar esta información", asegura José Martínez, director del bufete, que sí precisa que esta demanda está dentro de una estrategia jurídica global. "Ya estamos preparando una demanda colectiva contra Apple, aunque esta no se llevará a cabo hasta dentro de cinco o seis meses como mínimo", dice. 

Martínez asegura que en las últimas dos semanas más de 1.000 personas se han puesto en contacto con la plataforma de afectados de Apple. "Cuanta más gente se apunte a la plataforma, más presión negociadora tendremos", continúa Martínez, que tampoco desvela el nombre de la empresa que ha interpuesto la primera demanda contra el gigante tecnológico. "De momento, prefiere mantenerse en el anonimato", dice.

La demanda hace alusión por un lado a la acción de Apple de ralentizar sus iPhones antiguos mediante las actualizaciones de los sistemas operativos iOS. Y también a los problemas de seguridad Meltdown y Spectre que afecta a los procesadores de Intel y de otros fabricantes de chips. Unos agujeros de seguridad, por otro lado, que impacta a todos los fabricantes de ordenadores.

Apple reconoció en enero que todos los sistemas Mac y dispositivos iOS están afectados por este último problema, pero aseguraba que de momento esto no había perjudicado a ningún cliente. Además, la compañía advertía que ya había publicado actualizaciones de seguridad para macOS Sierra y El Capitan con soluciones para Meltdown, y actualizaciones para iOS, macOS High Sierra y Safari en Sierra y El Capitan para defenderse contra el fallo Spectre. También aclaraba que ninguno de esos fallos tenía efecto sobre su reloj Apple Watch.

Martínez admite que los fallos de seguridad Meltdown y Spectre no es un problema ocasionado por Apple, sino por los fabricantes de chips, pero asegura que "es ella quien vende el producto final cerrado [el ordenador] al cliente, y por tanto debe responder por ello". 

Respecto al asunto de la ralentización de la batería de los iPhones antiguos, Martínez y el demandante de Apple cree, por contra, que es un caso de obsolescencia programada contra la que hay que luchar. "Es algo que debería estar tipificado como delito penal, como ocurre en Francia", dice. Por contra, Apple siempre ha defendido que lo ha hecho para que la demanda de corriente de la batería sea más baja y el móvil no colapse, y por tanto, alargar su vida útil. La multinacional publicó una carta el pasado diciembre en la que pedía disculpas por no haber informado a los clientes adecuadamente, pero precisó que la medida siempre ha perseguido evitar que los dispositivos se apaguen de forma inesperada y puedan dañar algunos componentes.

Desde la Plataforma de Afectados de Apple creen que ambos casos abren una vía para que se indemnicen a los titulares de productos tales como iPhone, iPad o Mac, quienes escogían Apple “sobre la base de su seguridad", frente a la posible elección de equipos con otros sistemas operativos, como Android.