X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Arranque imparable de las emisiones verdes y responsables

Operaciones híbridas y buen comportamiento del mercado de alta rentabilidad España se une a la moda de los ‘green bonds’ en todo el mundo

Buen tono y gran apetito inversor han sido la tendencia general del mercado de bonos durante el ejercicio pasado, inaugurado con una operación de La Caixa de 1.500 millones en cédulas. “Los emisores se han beneficiado de tipos de interés y spreads muy bajos debido a la baja volatilidad y las políticas expansivas del BCE”, aseguran Javier Guzmán y Fernando García, codirectores de mercados de capitales de Société Générale, para quienes los instrumentos para el cumplimiento del colchón de solvencia MREL (Minimum Required Eligible Liabilities) y el alza de los bonos verdes y sociales han sido tendencia clara en 2017.

El ICO, Adif Alta Velocidad, Comunidad de Madrid, Gas Natural, Repsol e Iberdrola, con cuatro operaciones inaugurales, han realizado las emisiones más relevantes. España se une así a la explosión de títulos sociales y limpios en el mundo.

Para Antonio García Méndez, responsable de financiación de deuda global de Santander, el ejercicio pasado ha sido muy positivo y destaca, en el sector de instituciones financieras, los productos de capital y las emisiones sénior non-preferred; en el corporativo, los estrenos de nuevos nombres, el incremento de los bonos verdes y las operaciones híbridas, y el buen comportamiento del mercado de alta rentabilidad.

Álvaro Canosa, director de renta fija de Bankia, resume el año haciendo hincapié en la fuerte actividad de tesoros, agencias y organismos supranacionales –que representan un 41,9% del importe emitido–, seguidos por el financiero –un 31,6% del pastel– y corporativo –un 26,5%–.

Señala, además, la escasa emisión de cédulas de bancos españoles: “Nos encontramos en un contexto de baja aversión al riesgo motivado por una situación macrofavorable y un acceso ilimitado a la financiación barata del BCE. Esto ha supuesto que el mercado de cédulas se resintiera, con cinco operaciones por un importe de 3.200 millones de euros, y que las titulizaciones no despeguen”.

Por su parte, Andrés Calzado, responsable de mercados de deuda para instituciones financieras de Nomura Iberia, afirma que, en general, el pasado ejercicio ha sido bueno, aunque con dos momentos de gran inestabilidad en España: la intervención de Banco Popular y el referéndum ilegal de Cataluña. “Afortunadamente, en ambos casos el mercado se estabilizó muy rápido”.

Abraham Douek, responsable de renta fija para instituciones financieras de Citi, destaca la actividad del Tesoro español durante el pasado año, con emisiones sindicadas que ascendieron a 27.000 millones de euros, frente a los 23.000 millones de 2016, y prevé que “si las condiciones de mercado continúan como en 2017, habrá muchas oportunidades para las entidades financieras”.

En el segmento financiero, Sergio Echevarría, responsable de gestión de carteras y productos de cobertura de Ibercaja, resalta el volumen de títulos sénior, con capacidad de absorción de pérdidas para cumplir con los requerimientos de capital. Además, subraya que, a pesar de la fortaleza de los mercados de crédito, “es de esperar que no se produzcan correcciones significativas al alza de los diferenciales mientras persista la liquidez en los mercados y la economía continúe con el dinamismo actual”. No obstante, apunta, convendrá vigilar los posibles cambios en la política monetaria del BCE.

Pablo Lladó, director de mercado de capitales de Crédit Agricole CIB, indica que, tras la incertidumbre por la cuestión catalana, “vimos de nuevo un mercado muy activo en noviembre, donde destacaron las emisiones de bonos híbridos corporativos: Ferrovial, Iberdrola –con el primer híbrido verde de la historia– y Telefónica”. Lladó augura una creciente actividad en emisiones de bonos verdes en 2018, y subraya que Crédit Agricole es líder mundial en este mercado y que es el único banco que ha estado presente en las tres emisiones híbridas de corporates en España.

De cara a 2018, Barclays predice un aumento de las emisiones de híbridos corporativos, “tanto para refinanciar existentes como para optimizar la estructura de deuda de colocadores recurrentes y nuevos emisores”.

Jorge de Sedano, responsable de banca corporativa de Commerzbank, pronostica que, a medida que se clarifiquen los requerimientos de MREL, “es de esperar que los bancos europeos aumenten sus emisiones sénior non-preferred, a costa de la deuda sénior tradicional y/o de las emisiones de cédulas hipotecarias y titulizaciones”.

Respecto al lanzamiento de bonos híbridos, Jorge Alcover, director general de Goldman Sachs, apunta que el número de operaciones para 2018 dependerá de la actividad de fusiones y adquisiciones. Asimismo, augura un aumento de emisiones de bonos verdes, “un mercado que podría alcanzar durante 2018 un volumen global de entre 100.000 y 125.000 millones de euros”.
Desde ING, prevén para 2018 una probable subida de la volatilidad respecto a 2017, debido principalmente al cambio gradual de la política del BCE.

Archivado en:

Outbrain