X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Siete coches eléctricos para comprar en 2018 con descuentos

La mayoría de las marcas mantienen las rebajas que activaron con el plan Movalt Demandan normas para la implantación de puntos de recarga, la reducción del IVA y planes todo el año

Tesla Model. Según la versión, con una recarga puede superar los 600 km de autonomía y los 450 caballos de potencia.

Mucho ruido y pocas nueces. Es lo que opinan los fabricantes de coches sobre planes como el Movalt, habilitado por el Gobierno para impulsar la venta de coches eléctricos (también de gas licuado y natural e infraestructuras de recarga) y que agotó los recursos (20 millones de euros) en apenas 24 horas.

Planes, sí, pero acompañados de otras medidas, dicen las marcas, que aplican políticas de precios muy agresivas para poder vender vehículos eléctricos. ¿Cómo se explica que en Inglaterra obliguen a las gasolineras a instalar un punto de recarga y aquí no?, se preguntan en Faconauto, la patronal de los concesionarios. Es uno de los lances que frena el despegue del eléctrico en España, y es que en estos momentos “hay 1.500 puntos de recarga públicos frente a los 10.000 que por el parque y la población deberíamos tener”, estiman en Renault.

“Es una utopía pensar que se puede mejorar la calidad del aire de las ciudades solo con la venta de eléctricos, si planes como el Movalt no se mantienen en el tiempo y acompañan de una estrategia más global”, dicen en Faconauto, convencidos de que “hay que tomar medidas desde el punto de vista normativo”.

En otros países, con Noruega a la cabeza, los eléctricos no pagan IVA, y en Francia o Alemania los planes duran todo el año. “Movele, Movea o Movalt son planes muy visuales, casi populistas, pero solo una pieza de un puzle más transversal”, afirma Pablo Frías, director del Observatorio del Vehículo Eléctrico y Movilidad Sostenible creado recientemente por la Universidad Pontificia Comillas ICAI-Icade con el fin de analizar su evolución.

Así y todo, la industria reconoce que incentivan el mercado y, de hecho, “las matriculaciones se concentran en el periodo que duran los planes”, como constatan en Anfac, la asociación de fabricantes. Y es que el ahorro puede llegar a los 10.000 euros, entre las ayudas del Gobierno y las de las marcas.

Pero lo que también es muy relevantes es que actúan como acicate para que las marcas prolonguen en el tiempo los descuentos en los precios, cada vez más cerca del resto de los coches. Según datos de Faconauto, el precio medio de los autos en España (incluidos los SUV, tan de moda) es actualmente de 19.000 euros y ya existen en el mercado eléctricos por poco más.

Smart Fortwo. El urbano por antonomasia. Tiene una autonomía de 160 km. Se puede controlar la recarga a distancia.

Pese a la escasez de recursos, con el último plan Movalt se registraron 1.655 solicitudes para la compra de turismos eléctricos y 329 para adquirir furgonetas ligeras, según datos de IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía). A lo que hay que añadir las motos, cuadriciclos y autobuses eléctricos, que ascendieron a 495 unidades, y los alimentados con gas natural y licuado, que superaron los 1.800 vehículos. Es decir, un total de 4.353.

“El conductor ya está preparado para comprar eléctricos, más ahora con la tendencia a la baja del diésel”, afirman en Nissan Iberia, entre otras cosas por el ahorro en combustible y costes de mantenimiento, que en Mercedes-Benz estiman en un 15%.

Renault Zoe. Un cinco plazas diseñado ya como eléctrico (no adaptado de un convencional), tiene 403 km de autonomía.

Renault es una de las compañías que mantiene descuentos todo el año para la compra de eléctricos haya o no planes. En el caso de su modelo Zoe, 100% eléctrico, el descuento es de 5.500 euros para llegar a un precio de ataque de 17.200 euros, “similar al de un Clio de gasolina de características similares”, aseguran en la marca. Además del Zoe, Renault también comercializa el cuadriciclo eléctrico biplaza Twizy, que se fabrica en Valladolid, y la furgoneta Kangoo ZE, 100% eléctrica.

En diciembre pasado, el grupo PSA duplicó las ayudas del Gobierno y actualmente sigue contando con ventajas para sus eléctricos. Entre sus modelos destacan la E-Berlingo Multiespace, por 230 euros mensuales, el cuatro plazas C-Zero, por 130 euros al mes (hay que añadir el alquiler de la batería).

Citroën Berlingo Multispace. Muy usada en la última milla, tiene 170 km de autonomía y un maletero de 675 litros.

En Mercedes-Benz, los descuentos para el Smart en todas sus versiones se centran en la recarga. Con un precio de partida, en la versión más básica, de 23.302 euros (uno de los más asequibles), esta compañía subvenciona con 1.200 euros la instalación de los puntos de recarga a los compradores, valorada en 1.600 euros. Además, junto a Endesa, ofrece gratis las recargas entre la una y las siete de la mañana.

Los tres modelos eléctricos Ioniq de Hyundai también cuentan con incentivos. En plena campaña Movalt, el ahorro en las tres versiones de Ioniq (Klass, Tecno y Style) era cercano a los 10.000 euros (entre ambos incentivos). Actualmente mantiene el descuento de 4.500 euros.

Hyundai Ioniq. Su batería de litio le proporciona una autonomía de 280 km. Su potencia es de 120 caballos.

Nissan pretende acercar cada vez más los precios de los eléctricos a los de combustible. La nueva versión del Leaf, a punto de salir, se puede comprar por 300 euros en 60 mensualidades, pero es necesaria una fuerte entrada (más de 9.000 euros) y una cuota final de cuantía similar. Una de las ventajas: recarga gratis en todos los concesionarios Nissan.

Es hablar de otro universo si nos referimos al Tesla Model o al BMW i8, que aún no han salido al mercado, por lo que “no pueden hablar de descuentos”, dicen en la firma alemana. De momento, la versión Coupé de BMW cuesta 145.000 euros y el Tesla, 83.440 euros.

Archivado en:

Outbrain