X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Niki Lauda recupera su aerolínea Niki ante la frustración de IAG

El excampeón de Fórmula 1 realiza la mejor oferta frente al holding angloespañol y Ryanair La filial de la quebrada Airberlin cuenta con 21 aviones y un millar de trabajadores

Imagen de Niki Lauda en el año 2009, cuando aún era propietario de la aerolínea Niki.

IAG no ha escondido esta mañana su decepción por la oportunidad perdida para hacerse con la aerolínea austriaca Niki. La filial de la quebrada Air Berlín va a volver a manos de su fundador, el excampeón de Fórmula 1 Niki Lauda, que ha realizado la mejor oferta en pugna con Ryanair y la propia IAG. Lauda puso en pie la compañía en 2003 y la vendió en 2011 a la hoy quebrada Air Berlín.

IAG ha lamentado, a través de un comunicado, que "Niki no podrá desarrollarse, crecer y fortalecerse como parte del grupo". El plan del holding que dirige Willie Walsh pasaba por reforzar a Vueling en el centro de Europa, especialmente en Austria, Alemania y Suiza, una vez que cuenta con fuertes posiciones en España, Francia e Italia. De hecho, la frustrada adquisición iba a realizarse a través de la low cost catalana después de que IAG se alzara con el mejor proyecto para sacar a la compañía de la quiebra en el concurso de acreedores celebrado en Alemania.

El cambio de rumbo en el camino de Niki, con 21 aviones de la familia A320 de Airbus y un millar de empleados, ha sido anunciado esta mañana en Viena por los administradores de la quiebra en Austria, quienes dan a la oferta de Lauda como vencedora sin ofrecer detalle sobre las cuantías económicas puestas sobre la mesa.

El principal valor de Niki está en los derechos de despegue y aterrizaje (slots) en los aeropuertos de Viena, Dusseldorf, Munich, Palma de Mallorca o Zúrich

El proyecto de IAG, presentado en Alemania, pasaba por un pago de 20 millones de euros y una inyección de otros 16,5 millones de liquidez para que Niki siguiera volando. Esta oferta, aceptada por los acreedores, fue recurrida por la defensora de derechos del consumidor Fairplane, con lo que el proceso se trasladó a Austria, donde Niki tenía su base principal. Con ello volvió a abrirse una subasta en la que han vuelto a competir Niki Lauda, Ryanair e IAG, esta vez con victoria del primero siete años después de que decidiera desprenderse de la compañía.

Archivado en:

Outbrain