Colonial construirá un megacampus de oficinas y viviendas en el barrio de Méndez Álvaro de Madrid

Presenta cinco nuevas operaciones con valor de 485 millones

Lanza un ambicioso plan de inversiones en medio de la opa sobre Axiare

Recreación del Campus Méndez Álvaro, proyectado por Colonial frente a la sede de Repsol.
Recreación del Campus Méndez Álvaro, proyectado por Colonial frente a la sede de Repsol.

Colonial no deja de pisar el acelerador. En medio de la opa para adquirir su rival Axiare, ayer presentó su nuevo plan de inversiones, llamado Alpha III, por tercer año consecutivo y en el que se recogen cinco nuevas operaciones con un coste de 485 millones de euros, entre la que destaca la promoción del llamado Campus Méndez Álvaro de Madrid, en el que la compañía podría volver al mercado residencial.

Este denominado campus estará frente a la sede de Repsol en la zona de Méndez Álvaro, cerca de la estación de Atocha, en uno de los escasos lugares del centro de Madrid donde todavía existen amplias bolsas de suelo para construir viviendas y oficinas. Este desarrollo tendrá alrededor de 90.000 metros cuadrados en varios edificios y donde la compañía está estudiando un uso mixto en el que además de oficinas se incluya una parte residencial.

En ese barrio de Madrid se han instalado empresas como Repsol, Amazon, CLH o Mahou y, además, Acciona estudia abrir allí su sede corporativa, como avanzó Cinco Días. También se desarrollan proyectos de viviendade obra nueva de Vía Célere, Pryconsa, Amenabar o Neinor Homes.

Sobre si ese operación puede significar la vuelta de Colonial a la promoción de viviendas, Pere Viñolas, consejero delegado de la inmobiliaria, explicó qué la empresa puede acometerla, buscar un socio o incluso vender esa parte: “Todas las opciones están abiertas. La decisión no está tomada aunque no sería normal que lo hiciésemos nosotros”. Esta compañía abandonó la actividad de promoción de viviendas tras la crisis para centrarse en la gestión de patrimonio de oficinas en alquiler en Madrid y Barcelona, y en París a través de su filial SFL.

El inicio de las obras de este megaproyecto comenzará a finales de 2019 y tendrá un coste de alrededor de 3.200 euros por metro cuadrado. En total, Colonial prevé invertir entre 272 y 287 millones en el desarrollo.

También en esa zona de Méndez Álvaro, cerca del proyecto del campus, levantará otro edificio de oficinas de 20.000 metros cuadrados, a escasos metros de la estación de Atocha. En este caso, la inversión prevista alcanza los 68 millones.

Los dos proyectos de Colonial sumarán ahora 110.000 metros cuadrados adicionales de oficinas, pero también de residencial, en la zona de Méndez Álvaro.

Viñolas destacó estas dos operaciones como el ejemplo claro de la estrategia de la inmobiliaria de buscar oportunidades para crecer con operaciones fuera de mercado, es decir, donde no haya competencia y los precios sean más baratos. Por eso, la compañía busca suelos en enclaves con potencial y desarrolla desde cero los inmuebles de oficinas. “España es extremadamente atractiva para los inversores y se alcanzan precios muy agresivos. Buscamos debajo de las piedras para encontrar exclusivas”, apuntó el consejero delegado.

Precisamente otra de las iniciativas anunciadas también pasa por levantar un edificio de oficinas, en este caso en Barcelona, de 4.500 m2 y llamado Gala Placidia. Estará ubicado en el centro de la ciudad, frente al metro de Gracia. En este caso el inquilino será la compañía de coworking Utopic_US, una empresa que Colonial adquirió recientemente. La inmobiliaria pretende entrar así en el mercado de los espacios compartidos de trabajo para pequeñas empresas que buscan nuevas formas de trabajo.

Por último, la compañía ha incluido en Alpha III dos compras de sendos inmuebles adquiridos en los últimas semanas a la socimi Lar España en Madrid. Se trata del edificio Egeo en el Campo de las Naciones por 79 millones, y otro en Arturo Soria por otros 33 millones.

Sobre la capacidad para afrontar esta inversión de 485 millones, la compañía avanzó que tienen caja suficiente, aunque en el futuro pueden volver a emitir bonos.

Adicionalmente a estas inversiones anunciadas, Colonial se encuentra en medio de la opa lanzada por Axiare, una oferta que se resolverá el 29 de enero y por la que valoró a su rival en 1.450 millones. La compañía presidida por Juan José Brugera ya dispone de un 29% del capital de Axiare. Para sufragar la operación, la inmobiliaria ya lanzó con éxito una emisión de bonos por 800 millones y una ampliación de capital de 416 millones.

Tras la adquisición de Axiare, el resultante será un grupo con casi 10.000 millones en propiedades inmobiliarias en Madrid, Barcelona y París, muy cerca del líder, la socimi Merlin Properties. Con Alpha III, la compañía demuestra que sigue interesada en engordar su cartera a un ritmo acelerado aprovechando el ciclo alcista.

En los últimos tres años, la inmobiliaria ha anunciado inversiones de alrededor de 2.000 millones y la opa de Axiare no va a frenar ese ritmo. “En el futuro mantendremos la misma dinámica de inversión”, avanzó Viñolas, es decir, que mantendrán esas recursos de 400 o 500 millones al año en nuevas oportundidades.

Colonial ha sido asesorado por la consultora JLL en las operaciones de Méndez Álvaro y por Cushman & Wakefield para la compra de Gala Placidia en Barcelona.

2.000 millones en inversión

En el barrio de Méndez Álvaro se han instalado empresas como Repsol, Amazon, CLH o Mahou y, además, Acciona estudia abrir allí su sede corporativa, como avanzó CincoDías. También se desarrollan proyectos de vivienda de obra nueva de Vía Célere, Pryconsa, Amenabar o Neinor Homes. Los dos proyectos de Colonial sumarán ahora 110.000 metros cuadrados adicionales de oficinas, pero también de residencial.

Las inversiones de Colonial desde 2015, sin contar la opa sobre Axiare, alcanzan casi los 2.000 millones de euros. 499 millones en adquisiciones, más los tres proyectos Alpha: en 2016 anunció 579 millones, en 2017 fueron 389 millones y otros 485 avanzados ayer, que se invierten en varios años según avance la construcción de los proyectos.

Actualmente, el principal accionista de Colonial es el mexicano Carlos Fernández, expresidente del grupo cervecero Modelo, con el 18,2% del capital. Le sigue el fondo soberano de Catar (10,6%), la familia colombiana Sa

Normas